Kronenbourg 1664, Á votre santé!

Directa del país Galo, probamos la Kronenbourg 1664, una lager bastante buena.

Después de unos días de receso en este blog a causa de nuestras ocupaciones del día a día, regresamos a The Beer Daily para seguir con el delicioso tema de las “cervezas del mundo”, tocando en esta ocasión la reseña de una cerveza bastante consumida en las tierras de Frank Ribery y “Les Bleus”:  la Kronenbourg 1664.

Esta cerveza producida en Obernai Francia,  por la cervecería Kronenbourg, que es parte del  grupo danés Carlsberg (vaya que se ha hecho pequeño este cervecero mundo) es la cerveza de más venta en Francia, contando hasta el 2011, con el 42% de participación de mercado, además de ser producida en otras partes del mundo para mercados locales, tales como Inglaterra y Australia, producida en Manchester y Melbourne respectivamente.

La Kronenbourg 1664 (1664 es el año cuando fue fundada esta cervecera) es una cerveza  tipo lager -Eurolager, según algunos puristas- de 5.5% ABV, la cual probamos  después de que nos habían hecho buenos comentarios, así que  no quisimos quedarnos con la duda, sobre todo cuando nos topamos con una buena dotación en una tienda de Monterrey.

Esta “Biere”, de aroma suave, nos deleitó con un dorado intenso al servirla en el vaso pilsener, una coloración que sobresale de algunas otras cervezas europeas de su tipo, que sin duda te invita a probarla aunque lo tuyo no sea las cervezas de esta categoría; el grado de espuma que generó esta 1664 en el vaso fue muy bueno, con poco más de dos dedos de blancura, la cual permaneció  por buen tiempo, aunque sin dejar muchos trazos de ésta.  En cuestión de cuerpo, esta cerveza presenta un tono medio, con buen grado de carbonatación; en el tema de sabor, esta cerveza no te queda a deber, la deliciosa imagen que ves al servirla es correspondida al 100% cuando le das el primer sorbo a esta  rubia francesa; con entrada no tan amarga, la Kronenbourg 1664 te regala un ligero sabor cítrico al pasar el trago, pero éste de manera muy natural, no artificial o sintetizado como algunas otras cervezas, lo cual la hace una cerveza bastante refrescante, pero sin sacrificar el sabor de una buena lager.

En resumen, esta Kronenbourg 1664 nos gustó y bastante, a pesar de que en un principio teníamos ciertas dudas sobre todo por el origen de ésta, y por haber escuchado recomendaciones demasiado entusiastas (malamente, a veces dudamos de cuando la gente habla demasiado bien de un producto, todo el tiempo). Esta cerveza del país galo nos regaló una muy grata experiencia al paladar, que hizo que la pusiéramos en un buen lugar del ranking personal de las cervezas europeas de su tipo así como también en la lista de compras de cervezas que trataremos de tener siempre en casa. Si la ves por ahí, cómprala, pruébala y date tiempo para disfrutarla, creemos que te va a gustar esta 1664.

Á votre santé!
>>Chuck

fotos ©Carlos Leal Jiménez 

Peroni Nastro Azzurro: el listón azul de los italianos.

Las clásicas líneas de diseño, en la etiqueta de la italiana Peroni Nastro Azzurro

Sin duda, Italia es reconocida mundialmente por su gastronomía, la cual es difícil de que no te guste; ya sea por sus pastas, quesos o cárnicos, el país de la bota se caracteriza por el buen comer y el buen vivir, así como por su buen gusto en cuestiones de moda y diseño (¿qué tal las marcas de autos de esta península europea?),sin embargo cuando pensamos en Italia es difícil que nos brinque en la mente el nombre de alguna marca de cerveza (los italianos tienen una relación muy ‘emocional’ con el vino), a diferencia de algunos otros países europeos como Bélgica, El Reino Unido y por supuesto Alemania.

En el mercado de este país donde el fútbol es pasión y Silvio Berlusconi anda de lío en lío, existen varias marcas importantes que poco a poco se han dado a conocer en otras latitudes del planeta, tales como Birra Moretti y Peroni Nastro Azzurro, que es la que tuvimos la oportunidad de probar en días recientes. La Peroni Nastro Azzurro -que significa “Listón Azul”- es la cerveza más vendida en el mercado doméstico italiano y es una marca producida en Roma por la cervecera Birra Peroni, firma fundada en 1846, que a su vez es propiedad del grupo transnacional SAB Miller.

Esta cerveza con una elegante imagen en su etiqueta, es una típica Lager europea de 5.1% ABV, de cuerpo ligero y baja carbonatación, con un agradable color dorado, el cual luce bastante bien sirviéndola en un vaso Pilsen, como el que usamos para degustarla. El nivel de espuma de esta bebida italiana resultó muy bajo, además de que se disipó en menos de un minuto, sin dejar muchas trazas en el vidrio. El aroma de la Peroni Nastro Azzurro es un poco más fuerte que lo que uno se esperaría al ver el clarísimo tono dorado de ésta, pero siendo agradable, para nada lo definiríamos como duro, aunque si un poco genérico o poco distintivo. Ahora bien, su sabor se siente un poco amargo de entrada, pero al pasar el trago deja una sensación dulzona, con un pequeño dejo a miel, que creemos que balancea bien a esta birra, al menos para el estándar de las eurolagers producidas en serie.

En conclusión, esta italiana es buena a secas, digamos que es cumplidora en esos días calurosos que estás buscando una cerveza que sea ligera al paladar sin dejar mucho aftertaste, pero sin llegar a ser sólo agua pintada de dorado. Si lo tuyo son este tipo de bebidas, la “Listón Azul” de Peroni es una buena opción para cambiarle de vez en cuando a tus hábitos cerveceros. Ahora que si la acompañas de una sabrosa focaccia, creemos que te sabrá aún mejor.

Salute!
>>Chuck

fotos ©Carlos Leal Jiménez 

El ‘Pub’ del Sierra Madre Brewing Co.

Sendas jarras de "Fraile" y "Obispado", fueron las que degustamos en nuestra visita.

El viernes pasado, para cerrar bien la semana, y con el calor que se sintió ese día en Monterrey,  varios staffers de The Beer Daily nos dirigimos a comer a uno de los “Pubs” del Sierra Madre Brewing Co. (SMBC) para probar  las cervezas creadas y producidas por esta cadena regiomontana.

El lugar es agradable, pero no esperes el ambiente típico de un "pub"

Una vez decididos a visitar el SMBC para comer y brindar sabroso, nos dirigimos a uno de sus llamados “Pubs” que tiene en Monterrey, optando por visitar el que está ubicado en el mall Paseo San Pedro. Al llegar el lugar estaba semivacío -pero conforme pasó el tiempo se fue llenando-, lo cual nos hizo elegir buena mesa, esperando que al haber poca gente el servicio sería bastante bueno. El lugar, de “Pub” tiene muy poco, si nos apegamos a los estándares de los “Public houses”, sino que es más bien un elemento de mercadotecnia para diferenciar a esta versión más pequeña de los restaurantes del SMBC, así que no esperes sentirte con ambiente de una típica taberna británica.  N la decoración, ni su iluminación y mucho menos el tipo de comida que ofrece este lugar le hace justicia al término.

Esta ocasión decidimos pedir jarras de cerveza en dos de sus variedades: “Fraile” y “Obispado” (los nombres de las cervezas del SMBC son en honor a cerros de la Sierra Madre Oriental). La “Fraile” es una cerveza tipo Porter que es bastante buena, con un sabroso sabor “achocolatado” y cuerpo no tan “heavy”; los que gusten de este tipo de cervezas, no les decepcionará, se nota que el maestro cervecero del SMBC puso buen empeño en producir esta Porter.  Además, probamos la “Obispado”, que es la cerveza tipo Kolsch de esta marca y también es bastante sabrosa, más del tipo refrescante, con un cuerpo ligero y poco aftertaste; una cerveza que es fácil de tomar, pero que no es de esas que son consideradas como ‘agua pintada’. Aunque cabe notar, que acá hay cerevzas en el mercado que fácilmente pudieran susitituir a la “Obispado”, sí es una cerveza que vale la pena pedir, si andas buscando una opción ligerita.

Buenas porciones, buena sazón. No podemos decir lo mismo de su servicio.

Para acompañar las cerevzas, pedimos varios sándwiches, tanto del llamado “Brewers Club’ como del “Pulled Pork”, siendo bastante generosas las porciones, con buen sabor y muy buena presentación. Sin ser comida de “Pub”, al menos estos sándwiches se llevaron bien con nuestras cervezas.  Hasta aquí todo iba bien en este lugar, pero lo que si deja mucho que desear es el servicio al cliente; cerca de 20 minutos para que nos sirvieran nuestras bebidas, y más de 40 para que nos trajeran la comida.  La ausencia de meseros en nuestra mesa fue tan notoria, que incluso nosotros mismos tuvimos que pararnos para tomar aderezos -castup, salsas, etc.- de una mesa que recién se había desocupado, ya que nadie nos atendió…y esto fue el común denominador en las mesas contiguas a nosotros. La verdad, lo bueno de la cerveza ahí producida y su buena sazón en la comida, se borró con ese hecho, una pena considerando tan buenos productos cerveceros que cuenta este lugar.

¿Estaríamos dispuestos a regresar en algún tiempo? quizás sí, por dos razones: su Porter y su Kolsch, sólamente por eso. Ojalá y mejoren el aspecto de servicio, les iría aún mucho mejor y regresaríamos pronto.

Cheers!
TBD Staff

La cerveza que nació en Chihuahua: Cruz Blanca.

La imagen de la Cruz Blanca en su última época de existencia. Esta botella aquí retratada data de los años 70´s.

En esta entrega de The Beer Daily les traemos otra de las cervezas mexicanas extintas, que tuvieron bastante popularidad en los paladares cerveceros mexicanos hace ya algunas décadas, se trata de la “Cruz Blanca”, cerveza producida por la desaparecida Compañía Cervecera de Chihuahua, S.A., en sus plantas de ese estado del norte de México.

Una charola de Cruz Blanca, de los 50´s, con su imagen clásica e ilustraciones de sus fábricas en el estado de Chihuahua.

Esta cervecera fue fundada en la capital del estado de Chihuahua en el año de 1896, y con el paso de los años se convertiría en una de las principales compañías del ramo en México, llevando sus productos a varias partes del país, incluso durante los difíciles años de la Revolución Mexicana. Esta compañía que tenía en su portafolio las cervezas  Cruz Blanca, Chihuahua y Austriaca, entre otras, fue adquirida por Cervecería Cuauhtémoc, en 1965, depurando su línea de productos, y estableciendo a Cruz Blanca como una de sus marcas principales producidas en Chihuahua, sobre todo en el norte del país.

Esta cerveza era muy similar en estilo y sabor a la Carta Blanca -marca insignia de la Cuauhtémoc en aquellos años- que incluso en algunas ciudades donde se vendían ambas marcas había confusión, ésta aumentada con el cambio de imagen que sufrió Cruz Blanca, que la hacía parecerse bastante al clásico emblema de Carta Blanca; curiosamente en la última época de esta cerveza, no existía símbolo de una cruz en su imagen, sino más bien la forma estilizada de un símbolo heráldico.

La Cruz Blanca fue una cerveza estilo Lager de poco menos de 5%ABV que se distinguía por su botella de 325ml un poco más estilizada que su contraparte de Monterrey -Carta Blanca- y existió hasta entrados los años 80´s, dejando de ser producida por la gente de Cuauhtémoc cuando esta cervecera adquirió las marcas de Cervecería Moctezuma, reajustando su portafolio de productos.

Esta botella que ves aquí de esta cerveza orgullosamente Chihuahuense,forma parte de la colección de cervezas mexicanas del staff de The Beer Daily, que dejaron de existir; en otras entregas de este blog les presentaremos algunas otras joyitas que permanecen bien guardadas en nuestros “cuarteles”.

¡Salud por la Cruz Blanca!
>>TBD Staff

pd.:Si alguien tiene más información de esta cerveza y quiera compartirla con el mundo, escríbanos a: thebeerdaily@gmail.com

Fotos: ©Carlos Leal Jiménez

Bastarda con gloria.

Hoy me dijeron: ‘¡Ps escríbete algo mi Play!’, y yo dije: ‘¡Ps bueeeno!’.

Y para ser honestos habíamos planeado que este artículo fuera sobre la Honey Dew de Fuller’s pero no la encontré por ningún lado… Bueno, sólo la busqué en el Beer Box que quedaba de pasada pero no estaba y ¡Oh, sorpresa! Me dice mi amigo Isaac ‘¡Ándele!’, apuntando a la Oaked Arrogant Bastard Ale, hermanita de la Arrogant Bastard y me decidí a comprarla… Pero como no está fría, la meteré a la nevera un rato y ahorita le sigo, porque pienso probarla mientras escribo.

[Más tarde, el mismo día…]

Ahora sí, después de algunas actividades, como ver el partido y comer un poco de cereal según mi dieta… Heme aquí, frente a la Oaked Arrogant Bastard Ale (coro celestial).

La verdad, desde que vi esa marca he tenido curiosidad por probarla, por el empaque, por lo que dice la gente y pues, la neta por el demonio ese que tiene serigrafiado en la botella.

Ya la serví en un vaso, la espuma tarda bastante en disolverse y el color está bien padre, es cobrizo, rojo cafesón y nada turbio. Huele delicioso. Según la botella tiene lúpulo, cebada y mucha arrogancia… La verdad, aun no la pruebo, sigo viéndola y leyendo todo lo que dice su etiqueta, una verborrea bastante arrogante por cierto.

¡El primer trago fue bastante fuerte! Pero sabe bien, es realmente fuerte. Tiene unos toques frutales, salta el sabor agregado por las virutas de roble durante la fermentación y hasta sabe un poco a tabaco, de repente.

[Después de un rato, ese mismo día…]

El segundo trago también es rudo, queda el sabor a malta y algo de vainilla bien impregnado en la boca, es muy buena realmente, pero sí está bien ruda… Su etiqueta dice, en mi personal traducción al español, ‘Esta cerveza es agresiva. Lo más probable es que no te vaya a gustar'; descubrirlo se los dejo de tarea, mis queridos lectores.

Si son amantes de las IPA, esta cerveza es un capítulo aparte, superará sus expectativas porque va mucho más allá de lo amargo y lo fuerte, porque es MUY amarga y MUY fuerte, han de disculpar que he dicho mil veces fuerte pero… realmente lo es, como cuando comemos una cereza con chocolate y licor o un chocolate envinado, pero a la 50a potencia.

Por estas características que he notado, dudo de enamorarme de esta 7.2%, porque yo le tiro más al charco de las oscuras y esas cosas chocolatosas-cafesosas, pero no descarto volver a tomarla y probar toda la familia de la casa Stone Brew.

Ya para los 4 tragos, estoy viendo zombies montando mi vaso… y la verdad no me arrepiento de no haber encontrado la Honey Dew, ya ni me acordaba de ella, después escribiré su artículo ya que un amigo le ha tomado fotos bastante buenas a su botella.

Si ustedes quieren probar algo realmente fuera de lo convencional, pues denle un llegue a la Oaked Arrogant Bastard Ale, las demás no las he probado pero sigo sobre la idea, al tener esta me despertó aun más la curiosidad de saber que se traen las otras en el morral.

¡Ah, maldita bastarda arrogante! No me has decepcionado en lo absoluto… Ya hasta se me antojó otra. u_u

- Herr Playmo von Freuschland

@capitanudillos