Lúpulo Cerveza Store, ahora en San Pedro Garza García

lupulovalle-3

Tenemos una grata noticia para todos los amantes de la buena cerveza que viven y se mueven en San Pedro Garza García: Lúpulo Cerveza Store abre una nueva tienda en ese municipio, parte del área metropolitana de Monterrey, concretamente en la colonia del Valle.

Una muy buena selección en la sucursal Valle de Lúpulo Cerveza Store

Una muy buena selección en la sucursal Valle de Lúpulo Cerveza Store

Lúpulo Cerveza Store abrirá oficialmente sus puertas este viernes 4 de octubre en el lugar donde antes existiera la tienda Cheveteca, ofreciendo una amplia selección de cervezas artesanales mexicanas, así como cervezas importadas desde más de 25 países diferentes, esto en todos los estilos, desde suaves Pilsners hasta cervezas Stout y Porter con sabores más complejos y cuerpos más robustos. Además, en Lúpulo Valle puedes encontrar una serie de productos relacionados al arte de tomar buena cerveza, como tarros, vasos y demás, muchos de ellos también de importación.

Cervezas artesanales mexicanas e importadas de más de 25 países en Lúpulo Valle

La buscada “Trooper” disponible en Lúpulo Valle

Con esta segunda tienda, Lúpulo busca llegar a nuevos mercados y contribuir así a que la escena cervecera regiomontana siga creciendo y dando de qué hablar.

Una gran variedad de cervezas en la cucursal Valle de Lúpulo

Una gran variedad de cervezas en la cucursal Valle de Lúpulo

Puedes visitar la sucursal Valle de Lúpulo Cerveza Store de lunes a sábado de 12:00 a 21:00; la tienda está ubicada en la calle Río Mississippi 490 ote, casi esquina con la avenida Gómez Morin, en San Pedro Garza García, su teléfono es el (81) 1968-1053.

Desde acá le mandamos nuestros mejores deseos a nuestros brothers de Lúpulo, esperando que este nueva capítulo de su proyecto sea muy interesante, por ahí pasaremos estos días siguientes para surtir nuestro sampler de cheves.

¡Salud!
TBD Staff

La casa que la cerveza construyó

El pórtico de esta Beer Can House, en Houston. Foto © Andrew Wiseman

El pórtico de esta Beer Can House, en Houston.     Foto © Andrew Wiseman

Houston.- Desde hace algunas décadas, el tema del reciclaje ha tenido -y tiene- muchas vertientes, por ahí está el tema ecológico, el asunto económico, el artístico y el de de construcción, entre algunos otros. Pues bien, como muchos saben, los envases de cerveza a menudo forman parte de este proceso de reciclaje, (muchas de las latas de aluminio en las que envasan cerveza se convierten en piezas de motores automotrices),  ¿pero has escuchado hablar de casas forradas con estos envases? ¿no? Pues existen, siendo quizás  la más famosa la ubicada en el número 222 de la calle Malone, en la ciudad de Houston, Texas, aptamente llamada “The Beer Can House”.

Otro ángulo de esta peculiar casa cervecera Texana. Foto © Andrew Wiseman

Otro ángulo de esta peculiar casa cervecera Texana. Foto © Andrew Wiseman

Esta The Beer Can House es la creación de un excéntrico estadounidense que se llamó John Milkovisch, quien comenzó con este proyecto en 1968, después de darse cuenta que tenía acumuladas miles de latas en el ático de esta casa (según historiadores, este Texano contaba con más de 50,000). Con paciencia, el Sr. Milksovisch fue cortando y aplastando las latas, para así tener material con el que iría forrando algunas paredes de su casa, esto a manera de decoración, pero con el paso del tiempo, esta actividad fue creciendo, hasta llegar no solo a forrar cada pared exterior de la casa, sino incluso a construir cercas perimetrales con las partes superiores de las latas, las cuales le dieron un look aún más particular a esta propiedad, erigida originalmente en la década de los 30’s en esta ciudad Texana.

Hasta la cerca de la casa, hecha con elementos de latas de cerveza.

Hasta la cerca de la casa, hecha con elementos de latas de cerveza.

John Milkovisch falleció en 1987, pero su familia continuó la tradición de esta casa, dándole mantenimiento, reemplazando algunas de las viejas latas oxidadas (en los 60’s y 70’s la mayoría de las latas de cerveza no eran de aluminio)  así como añadiendo nuevas áreas con elementos decorativos hechos a partir de latas y también botellas de vidrio de marcas como Lone Star, Shiner, Bud, Coors y Schlitz entre muchas otras.

Con el fin de mantener vivo esta peculiar forma de arte folk/cervecero, la organización sin fines de lucro “Orange Show Center for Visionary Art” compró la propiedad hace unos 10 años, comenzando una cuidadosa restauración de la casa (desde el punto de vista estructural, ya que la casa fue construida hace ya muchos tiempo)  y la abrió al público como un museo en sitio a la originalidad de un hombre que amaba la cerveza y sobre todo hacer cosas diferentes.

Hoy en día se puede visitar la The Beer Can House en Houston, la cual está abierta sábados, domingos y días festivos de 12:00 del mediodía a 5:00 de la tarde, con un costo de admisión de $2 USD. Para mayor info, dense una vuelta por su sitio web: beercanhouse.org/

El Boom de la Cerveza en Garrafa

growlers_cover-TBD

Fanáticos de la cerveza en grandes cantidades, alégrense: actualmente en varios países se vive un boom de la cerveza en garrafa, el cual seguro lo veremos en México muy pronto. Y es que aunque esta manera de vender cerveza es de las más añejas de la historia “moderna”, ya que las garrafas o Growlers (por su nombre en inglés) fueron la manera de almacenar y  transportar este delicioso líquido  en épocas previas a la Prohibición, ahora está teniendo su revival, esto con el crecimiento de la categoría de cerveza artesanal en el mundo; una garrafa por lo general trae 1.8 lts de cerveza.

¿Una garrafita de estas para el verano?

¿Una garrafita de estas para el verano?

Desde hace relativamente poco (desde hace pocos años hasta meses recientes) , muchos de los estados de la unión americana cambiaron sus leyes en materia cervecera, permitiendo que la cerveza se vendiera en garrafas llenadas en otros lugares que no fueran cervecerías, lo cual abrió puertas a muchas cerveceras artesanales así como a tiendas y bares para hacer llegar productos que normalmente no se consiguen en las tradicionales tiendas de conveniencia. Un ejemplo de ello es la cadena de tiendas Whole Foods, que tiene ya estaciones de llenado de garrafas cerveceras en 40 de sus tiendas en nueve estados, con agresivos planes de expansión para este 2013.

Una garrafa de Grab and Growl

Una garrafa de Grab and Growl

Pero no solo cadenas de súper mercados como Whole Foods se han beneficiado de este boom, tiendas de cervezas indie también han visto crecer sus ventas al ofrecer garrafas de cervezas llenadas en sus establecimientos, las cuales son bastante apreciadas por el consumidor ya que consideran que están adquiriendo cerveza fresca, “casi-casi ordeñada”.  Y lo que es quizás menos común de esta tendencia de cheve en garrafa es que comercios de otros giros, digamos no muy asociados con la cerveza, han comenzado a montar estaciones de llenado, como por ejemplo la cadena neoyorquina de farmacias Duane Read, a las cuales ha bautizado como Brew  York City Growler Bar.

Brew York City Growler Bar, en las farmacias Duane Reade

Brew York City Growler Bar, en las farmacias Duane Reade

El boom de este negocio es tan fuerte, que incluso ya formó una categoría per se, con jugadores de este estilo de business que incluso han comenzado a expandirse a varias ubicaciones, e incluso en diferentes ciudades bajo una misma marca como Beer Growler Nation.

Y aunque en México desde hace años hay lugares que han vendido cerveza comercial en galones (sí, de esos comunes y corrientes), creemos que es cuestión de tiempo para que las tiendas especializadas de cervezas artesanales comiencen con esta tendencia por acá, y es que ¿a quién no le caería bien un a garrafa de cerveza fresca?

Banger’s: cerveza y salchichas en el corazón de Texas

bangersTBD_1

A pesar del frío que se ha sentido en norteamérica en este mes de enero, hace unos días tuvimos la oportunidad de conocer un buen lugar para disfrutar varios tipos de cerveza y deliciosas salchichas estilo alemán en el corazón de Texas, se trata de Banger’s Sausage House and Beer Garden, ubicado en la calle Rainey en el centro de Austin.

101 cervezas de barril en Banger's

101 cervezas de barril en Banger’s

Banger’s es uno de los nuevos bares que han abierto en esta calle de la capital texana que se distingue por sus casas centenarias que han pasado de estar medio que en el abandono a formar una alternativa a la calle 6 en términos de “trenddy bar hopping” como los locales se refieren a esta actividad. El caso es que desde que abrió sus puertas en julio del 2012, este lugar ha sido un hit entre locales y visitantes, por su ecléctico concepto y por la amplia variedad de cervezas de barril que manejan, así como las diferentes salchichas estilo alemán que ahí mismo preparan.

Una Lawnmower de St. Arnold esperándonos en la barra

Una Lawnmower de St. Arnold esperándonos en la barra

El lugar es como una mezcla entre un jardín cervecero alemán y un típico bar de cowboys y al entrar lo que te llama la atención es su barra, donde se aprecian 101 dispensadores de cerveza de barril, identificados con un número, el cual corresponde a la cerveza que anuncian en pequeñas pizarras encima de estos, y las cuales van rotundo continuamente.
En esta ocasión, decidimos probar varias de estas -vaya que es grande el reto de probar las 101 cheves- entre las que destacamos la ligerita Kölsch de St.Arnold llamada “Fancy Lawnmower” (4.1% ABV). Además probamos la la “Lobo Negro” de Pedernales brewing Co., una dunkel lager de (5% ABV), la “Chocolate Indulgence” de Ommegang (7% ABV) y la “Sputnik” (6.5% ABV) una Stout de Austin Beerworks, todas muy buenas.

Los cacahuates hervidos, una de las botanas más populares en este lugar.

Los cacahuates hervidos, una de las botanas más populares en este lugar.

Y como buen lugar cervecero, no podíamos dejar de acompañar nuestras cervezas sin probar alguna de las botanas del Banger’s, inclinándonos esta ocasión por probar los bastante peculiares cacahuates hervidos. Tal y como se lee, esta botana son cacahuates hervidos con todo y su cáscara, a los cuales le agregan diferentes salsas como la tipo inglesa, además de salsa estilo Louisiana; este acompañante de tu cerveza es servido en un bote de vidrio con otro de “repuesto”, para que vayas desechando las mojadas cáscaras. Estos “Boiled Peanuts” son ricos, pero de rato te pueden llegar a fastidiar, uno, por su sabor demasiado salado y dos, porque terminas usando como medio kilo de servilletas por estarte quitando los restos de salsas de las manos, pero como sea, cumplieron su cometido de ser una buena pareja para nuestras pintas de cerveza.

Algunas de las salchichas, exhibiéndose en las vitrinas del Banger's

Algunas de las salchichas, exhibiéndose en las vitrinas del Banger’s

Lo que si está para pedir una y otra vez son sus salchichas, las cuales tienen en muchas variedades, desde las clásicas bratwurst  hasta algunas “exóticas” -como ellos les llaman- como la de pato, higo y tocino, y la de carne de lagarto, e incluso hasta variedades vegetarianas como las de espárragos y champiñones ahumados y las que queso de cabra y betabel. Acá la decisión es igual de difícil que con la elección de las cervezas, ya que manejan más de 30 tipos de salchichas, por lo que está vez nos fuimos por lo más básico, pidiendo una Bratwurst y una Andouille que es una salchicha de cerdo con especias, vino y cebollas; ambas las acompañamos con pan de centeno y estaban deliciosas, sobre todo con un poco de mostaza agria de la casa, la cual tiene bastante kick, por eso si visitas este lugar y pides mostaza, vete con precaución, ya que es de un sabor bastante intenso.

En fin, este lugar es un must para los amantes de la cerveza y las salchichas estilo alemán,  si visitas la capital de Texas, no dejes de darte una escapada al Banger’s, eso sí, ve con mucha hambre y sed porque allá adentro te esperan muchas sensaciones al paladar que no debes dejar pasar, además de buena música en vivo en algunos días de la semana. Banger’s está ubicado en el 79 de la calle Rainey, en el centro de Austin y abren de lunes a domingo.

Cheers!
The Beer Daily Dudes

La Piedra del Sol, ¿en Indianapolis?

sunkingcoverTBD

En estos días nos topamos con una cervecería de Indiana que hace uso de uno de los símbolos Aztecas más reconocidos -y cuyo uso para fines promocionales requiere de un permiso del Instituto Nacional de Antropología e Historia- esto con pequeñas modificaciones, se trata de la Sun King Brewery, de Indianapolis, quien usa la imagen de la “Piedra del Sol” o calendario Azteca como muchos lo conocen.

Las instalaciones de la Sun King Brewery, con su logo basado en el calendario azteca o correctamente dicho "la Piedra del Sol"

Las instalaciones de la Sun King Brewery, con su logo basado en el calendario azteca o correctamente dicho “la Piedra del Sol”

Ya antes nos habían mencionado sobre esta joven cervecería y sus buenos productos, así que nos dimos a la tarea de investigar un poco más sobre esta firma que de alguna u otra manera usa un símbolo mexicano pero no tiene nada que ver con la cultura de este país.  La Sun King abrió sus puertas en 2009 y se caracteriza por sus cervezas con buen nivel de amargor, tal como la Wee Mac (5.3% ABV) , que es una cerveza ale estilo escocés que ha obtenido varios premios nacionales en los Estados Unidos. En su imagen, esta cerveza tiene una extraña mezcla entre elementos escoceses, alemanes y algo así como una variante de grafismos aztecas, ¿raro?, sí.

La lata de la Sunlight, con un gráfico basado en la Piedra del Sol Azteca.

La lata de la Sunlight, con un gráfico basado en la Piedra del Sol.

Además tiene en su portafolio de cervezas permanentes la Sunlight (5.3% ABV) que es una ale cremosa, ligera (para los estándares de esta cervecería) que obtuvo en el 2010 la medalla de plata en la World Beer Cup, así como la Osiris (5.6% ABV), una pale ale con mucho énfasis en su contenido de lúpulo (al menos así clama esta firma en su comunicación oficial). Adicionalmente a estas tres cervezas de línea, la Sun King lanza productos estacionales que van desde las Pilsner, como la “Popcorn” hasta las Stouts como la “Ring of Dingle”, las cuales se venden en barril así como latas de una pinta, estas con distribución limitada al estado de Indiana principalmente.

En fin, tendremos que buscar algunas de estas cervezas estadounidenses con imagen azteca, a ver que tal están, ojalá y en la comunicación de esta cervecería hagan alusión de que su imagen está tomada del arte de los aztecas, porque seguramente muchos estadounidenses que beben esta cerveza, no idea tienen del origen del símbolo que “decora” las latas de esta compañía de Indianapolis.

¡Salud!
The Beer Daily Dudes

Bienvenidos a Alcatraz. La cervecería, no la prisión.

Hace unos días tuvimos la oportunidad de conocer un restaurante/ microcervecería que nos habían recomendado durante nuestra estancia en el condado de Orange, esto en el sur de California, se trata de “Alcatraz Brewing Co”, ubicado en la población californiana con el mismo nombre del condado: Orange.

Una réplica del Golden Gate en la Alcatraz Brewing Co.

Como su nombre lo indica, esta microcervecería es semi-temática, basada en la hermosa ciudad de San Francisco -o ‘Frisco’ como acá cariñosamente le llaman- y ofrece una serie de productos cerveceros que son totalmente preparados ahí, a la vista de los comensales, y que llevan nombres basados en elementos que encuentras en la mítica isla frente a San Francisco, que sirviera como prisión de temidos criminales hace algunas décadas; algunos de estos nombres: “Searchlight”, “Pelican”, “BigHouse” y “Weiss Guy”, siendo esta última la que probamos en nuestra estancia en este peculiar lugar.

La “Weiss Guy”, una refrescante cerveza de trigo, sin filtrar

La Weiss Guy (con un nombre a base de juego de palabras, ya que suena similar a “Tipo inteligente”) con todo y la imagen de un gángster a la Al Capone, es una cerveza de trigo, ligera de cuerpo mediano y no tan opaca como otros productos de su estilo.  En palabras de su creador, el maestro cervecero Robb Macleod -a quien tuvimos la fortuna de conocer personalmente y charlar con él mientras supervisaba las mezclas- “es una cerveza ligera, refrescante, sin tantas pretensiones como otras weissbier, que te sirve como introducción a otros de los productos de Alcatraz, si es tu primera vez por acá, es bueno comenzar con esta”.Y como somos bastante obedientes (not) decidimos tomarnos un par de pintas de esta cerveza, la cual no nos decepcionó. Quizás fue basado en la honestidad de Robb, pero esta Weiss Guy nos resultó muy sabrosa, sobre todo al acompañarla con un dip de espinacas y alcachofa y unas brochetas de pollo al jengibre.

Los tanques de fermentación en Alcatraz Brewing Co.

Después de probar esta Weiss Guy nos ofrecieron un par de samplers de la Searchlight , que es una golden ale y de la Pelican, la pale ale de este lugar, las cuales estaban buenas, pero decidimos dejar para otra ocasión el tomarnos unas pintas de estos brebajes californianos.

El lugar en si es bastante estándar para un restaurante/cervecería de este tipo, aunque el que esté tematizado con elementos de la ciudad de los 49ers como una réplica del Golden Gate y una pagoda china, además de posters de la época hippie en Haight-Ashbury, incluidos algunos affiches clásicos de The Grateful Dead pintados por Peter Max, lo hacen un lugar interesante para ir a tomar una buena cerveza acompañada de buena música.

Algunas de las cervezas estacionales en Alcatraz

Si andas de pronto por estos rumbos californianos, date una escapada para conocer este pedazo de San Francisco en medio del condado de Orange; eso sí, si llegas  después de las 5:00 de la tarde, ten paciencia, porque a esas horas el lugar se llena bastante, pero vale la pena esperar,el ambiente se pone bastante bueno, y así la cerveza te sabrá mejor, sobre todo si la acompañas con algunos platillos de su menú.

Cheers!
@thebeerdaily

¡La mezcla que vino del mar!

El legendario clamato.

Olvidémonos un momento de marcas, etiquetas internacionales, pubs, cervezas con granos de café, toronja o hasta cervezas sabor fresa, concentrémonos ahora en los maravillosos Clamatos, cuyo origen desconozco pero se rumora que nacieron entre Mexicali y el Sur del estado de California.

A través del tiempo, me he topado con varias mezclas de bebidas con cerveza, unas agradables, otras no tanto y algunas más bastante exóticas y nada antojables. En lo personal, la que más me agrada es el clasiquísimo Clamato con cheve. Ni la michelada, ni la chelada, ni otros derivados de estas mezclas me agradan tanto. Sobre todo, los sábados o domingos por la mañana, supongo que saben a lo que me refiero…

Un clamato y la mano de Silvia.

Nada tan agradable después de una noche intensa o simplemente para complementar el calorcito del medio día a solas o con los cuates, que una buena chelita con todos los componentes que conforman esta deliciosa preparación (cerveza, jugo de tomate con almeja, sal, limón, pimienta, salsa inglesa, el mítico jugo Magii, entre otros ingredientes); tiene la cualidad y la magia de levantarle el ánimo a cualquiera, además, saborear ese primer trago es… ¡Ufff!, de esas pequeñas cosas que tanto se disfrutan en la vida.

Vista desde el auto, del Servicar de Los Pelones.

En Aguascalientes les llaman ‘Gringas’ (no confundir con el taco regiomontano hecho con trompo, aunque no estaría nada mal pedir ‘una gringa y una gringa, joven’), en Torreón los conocen como ‘Clamacheves’ y un amigo del buen Pepe Chuy, dice que en la Plaza de Toros del DF les llaman ‘Chelatos’. La cuestión aquí es que todos llevan jugo de tomate con almeja y cheve, como ingredientes principales, y los más deliciosos que he probado son los de El Pit-Sin, en Fresnillo, Zacatecas y los de Los Pelones, en la pintoresca y peculiar colonia Independencia de Monterrey, Nuevo León, acá en México, donde los llaman simplemente ‘Clamatos’; ¡Ah! y bueno, los de mi amigo Gochi, pero es más probable que puedan probar los dos anteriores, si son más micheleros, les recomiendo las Micheladas de Mariscos El Rocky, en la ciudad de Zacatecas, bastante buenas y eso que no me inclino tanto por las micheladas… Pero bueno, no nos desviemos del tema, en Centrito, allá en San Pedro, existe un sitio más pop llamado La Clamatería, para toda la gente pop de la zona que quiera disfrutar una de sus tantas opciones con clamato; ahí no los he probado, así que no me hago responsable de los resultados.

Un auténtico clamato de Los Pelones, con camarones vivos.

No se a ustedes, pero en lo personal ¡No me salen! Años intentándolo y por más que le he movido, ¡Nada! Nunca llego al toque de otros lugares, creo que cada quien le pone ese ingrediente especial que los diferencía, como los camarones vivos de Los Pelones, según mi amiga Dee.

Para la cruz, para la plática, para el calor o por el simple hecho de disfrutarlo, un buen clamato nunca le cae mal a nadie (salvo a aquellos que tengan alergia a los productos marinos o definitivamente no les guste consumirlos). También los considero bastante efectivos si es que se quiere tomar tranqui, porque llevan una cantidad moderada de cerveza, que ya mezclada con todo el menjurje, es mínima.

Con un litro ya estás bien servido, por lo que hasta podría considerarlo hasta como alimento… ¡Mentir! Haha, una cosa es la beberecua y otra comer, así que por favor, aliméntense bien y acompañen un delicioso clamato con los platillos adecuados, con mariscos por ejemplo (Si fueran yo, lo acompañarían con ceviche… ¡Uff!) o los incluirían en su repertorio de bebidas en una tarde/noche de carne asada, como mis amigos regios y fresnillenses.

Si se sienten exóticos de repente, apliquen la de el Green del DF, el que está en la colonia Nápoles, porque ahí si piden un clamato, es necesario pedir también un deliciosísimo Tory Roll, un rollo de sushi exclusivo del lugar preparado con pollo,camarón, chiles toreados y queso manchego, un gran invento del hombre mexicano, bastante bueno.

¡Caramba, carambita, carambola! De tanto escribir y pensar en esto, ya se me antojó… Habrá que hacer algo al respecto.  Mientras tanto ustedes no se olviden de mi y preparen unos clamatillos el fin de semana; o si viven en Monterrey o Fresnillo, vayan a los lugares que les mencioné, una verdadera delicia. Y si están disfrutando de estas maravillas y se acuerdan de mi, el viejo y sucio Playmo, pues invitan, no sean mala onda.

PD. Si tienen alguna receta básica de preparación de clamatos, con algún ingrediente especial o poco convencional, no duden en hacérnosla llegar a nuestra página de Facebook o por Twitter, con gusto haremos esas mezclas a ver qué tal.

- Herr Playmo von Freuschland

@capitanudillos