Los frijoles borrachos de HEB y Shiner

Una lata de los Frijoles Borrachos del HEB, preparados con Shiner Bock

Caminando uno por los pasillos de casi cualquier supermercado, a menudo uno se topa con buenas novedades, como recientemente nos pasó en un H.E.B (bueno, a Sir Playmo para ser exacto); mientras buscaba otro producto para hacer un experimento gastronómico, se topó en la misma zona de la tienda unas latas de “Borracho Beans” de la marca propia de la cadena HEB, los cuales además de llevar los tradicionales ingredientes de unos frijoles de este tipo, están preparados con cerveza Shiner Bock.

Estas dos  marcas texanas (H.E.B. tiene su sede en San Antonio y la cervecería Spoetzel en el poblado de Shiner) se unieron para lanzar este producto, que según nos comentaron en la misma tienda, se han vendido bien a pesar de no tener una campaña publicitaria masiva detrás. Y es que como son de orgullosos de sus raíces los Texanos, no es sorpresa que este producto apalancado con dos marcas insignias del estado de la estrella solitaria haya sido bien recibido por allá.

En cuestión de sabor, estos frijoles borrachos (para los amigos que nos leen y no son mexicanos, esta receta es originaria de México y consiste en cocer los frijoles, para luego guisarlos con chile, tomate, cebolla, especias y cerveza), están bien, considerando que es un producto de lata, aunque para ser sinceros, no le llegan a los que se preparan en muchas partes de México en las carnes asadas o simplemente para acompañar otra serie de deliciosos guisos tradicionales mexicanos.

Como sea, siempre es grato ver este tipo de esfuerzos de las cadenas, para llevar productos diferentes a los que normalmente ves en los anaqueles. Si traes antojo de unos frijoles borrachos y no quieres ponerte a cocer frijoles, compra estos, ponles comino, cilantro, más picante y hasta un poquito de chorizo o cueritos y te sabrán mucho mejor, sobre todo si también los acompañas con unas chelitas frías.

Este producto lo encuentras en las tiendas H.E.B. en México y Estados Unidos.

¡Salud!
TBD Staff

¿Ya probaron la Shandy?

Shandy, mezclando cerveza tipo lager con sabores cítricos.

En estos años recientes, y ante la búsqueda de nuevas maneras por incentivar las ventas, muchos empresas han optado por crear nuevas versiones de sus marcas, sobre todo en la industria de los alimentos y bebidas. Esto se da mucho en la categoría de bebidas espiritosas, donde cada vez más vemos extrañas mezclas de licores con jugos de frutas o bebidas saborizadas (¿Alguien gusta un Martini Smirnoff de granada o mango?). Y aunque en el negocio de la cerveza no ha llegado aún a niveles que rayen en lo ridículo en temas de mezclas, si tenemos ya ejemplos de cervezas saborizadas o premezcladas tales como la Sol Clamato y Sol Limón en México, y la Bud Chelada o las Bud Lime en Estados Unidos, lo cual es hasta cierto punto comprensible, debido a la dinámica de lanzamientos que se tienen año tras año en mercados como éstos, donde la gente está ávida de probar nuevos productos.

Un six pack de Bavaria Shandy holandesas

Sin embargo en Europa, que normalmente se le considera más conservadora en ese tema mercadológico,  hay un tipo de bebida a base de cerveza que tiene su nicho y que no es nueva, nos referimos a la “Shandy”, extraño brebaje -al menos para los que vivimos de este lado del mundo- que es popular en los países centro europeos, así como en España y el Reino Unido, sobre todo en los cálidos veranos.

Mezclando Heineken con una bebida cítrica, ¿una buena idea?

La Shandy es una bebida que se prepara mezclando cerveza tipo lager ya con refresco sabor lima-limón. Sí, así como lo leen, esta bebida mezcla (o desaparece) una deliciosa cerveza euro lager, con sabores dulces como los de un azucarado Sprite o Seven Up.  La proporción para prepararla es normalmente 50/50, aunque hay gente que la prefiere más ligera en términos cerveceros y mezcla hasta un 80% de la bebida dulce con sólo un 20% de cerveza, digamos que eso es casi casi como una “Sprite pintada”. Ahora bien, la variante que se prepara con el refresco tipo Ginger Ale, es llamada en el Reino Unido como Shandygaff, mientras que en Alemania, la mezcla de limonada natural con cerveza pilsner es conocida como Radler (o como el experimento que lanzó hace poco Dos Equis en México).

Esta bebida se ha venido disfrutando en el viejo continente desde hace tiempo, pero fue recientemente que varias empresas cerveceras decidieron subirse a la ola para ofrecer sus productos ya previamente mezclados. Cruzcampo en España, por ejemplo, lanza en verano su propia versión de esta bebida tanto en botella como en lata. En Holanda, Bavaria también tiene este producto, mientras que en Inglaterra, marcas tradicionales como Bass, llegan a los anaqueles con sus Shandy.

Con imagen más sobria, esta Shandy Bass inglesa.

Aunque menos popular de este lado del Atlántico, en Estados Unidos hay lugares en el medio oeste donde mezclas similares de refresco lima-limón y cerveza son llamadas Cincinnati, o el Brass Monkey, sólo que acá el refresco es sustituido por jugo de naranja. En México, nos han comentado que desde hace tiempo en algunas partes del sureste del país, suelen disfrutar de la limonada con cerveza, y aunque este concepto no ha ganado popularidad masiva en el resto de la república, se espera que este hábito vaya cambiando con la llegada de productos como la Dos Equis Radler, a la venta desde hace tiempo en México.

En fin, si les gustan las mezclas a partir de la cerveza esta Shandy quizás les guste, sobre todo en días muy calurosos.

¡Salud!
>>TBD Staff 

Impala, la cerveza africana con yuca

impala_tbd_1Cada día el mundo va cambiando, algunas veces para bien y otras para no tanto, y mucho de los productos que consumimos en este pequeño gran planeta se tienen que ir adecuando a los nuevos gustos del público o bien, a asuntos relacionados con la disponibilidad de recursos naturales. Un caso cervecero de este último es la cerveza Impala, producto con orígenes en la nación africana de Mozambique, la cual encontró en la yuca un sustituto para la malta en su fórmula (como muchas adjuntas en el mundo que usan granos como maíz y arroz).

Esta es la Yuca, ingrediente de la cerveza Impala de Mozambique

Esta es la Yuca, ingrediente de la cerveza Impala de Mozambique

Y es que en esa región de África es particularmente difícil poder producir una cerveza con mata de cebada u otros granos, en parte por la situación económica de la región, la cual hace poco rentable formular una cerveza como en muchos otros países. Ante ello, la gente de SAB Miller, a través de su subsidiaria Cervejas de Moçambique creó hace tiempo Impala, cerveza Mozambiqueña que sustituye la malta de cebada con a yuca, la cual se encuentra en abundancia en ese país de África, generando a la vez un proyecto de sustentabilidad, haciendo uso de materia prima local, cultivada por cooperativas manejadas por gente del propio Mozambique.

Esta cerveza africana toma el nombre de uno de los símbolos nacionales de Mozambique.

Esta cerveza africana toma el nombre de uno de los símbolos nacionales de Mozambique.

Sin embargo, el echar andar este proyecto no le fue tan fácil a la gente de SAB Miller, ya que la Yuca (también conocida como Cassava) tiene un inconveniente: una vez extraído del suelo (es una raíz) este producto se pudre rápidamente, complicando la logística del proceso. Para ello, SABMiller se asoció con DADTCO (Dutch Agricultural Development and Trade Company), firma pionera en el tema de procesamiento móvil de materias primas, que traslada unidades móviles a las regiones de cultivo y procesa la raíz in situ, preservando la integridad de los almidones obtenidos para así trasladarlos a las plantas cerveceras.

Y aunque habría que probar esta cerveza Impala para ver el resultado de esta fórmula, siempre es grato leer sobre proyectos preocupados y ocupados en apoyar el tema de sustentabilidad local, sobre todo en estos tiempos donde la globalización ha acabado con muchos de los círculos de producción de índole local.

Saúde!
TBD Staff

Correr y beber al mismo tiempo: Beer Mile

beermile_coverPara que no digan que los dudes del Beer Daily no hablamos de ejercicio, estos días seguimos en onda algo así como deportiva, ya que en otro post les hablamos del mundial de fútbol y ahora, del fenómeno “Beer Mile”.

Y es que ahora que en muchas ciudades se ha puesto de moda andar de novedoso queriendo parecer atleta, por el simple hecho de presumir que corres carreras de no se cuantos kilómetros, tomarte selfies y subirlas al Face (para después comerte una orden de grasosos tacos de barbacoa), además de haber carreras temáticas que parecen haber sido fundadas en la hermana república de Ñoñolandia ( de zombies, de colorcitos, con varas fosforescentes, etc.), ¿porqué no habría de existir una carrera que incluya la cerveza en su desarrollo? Sí, hablamos de la Beer Mile.

Con todo el atuendo de corredor. Y unas chelas “para el camino”

Pues bien, esta Beer Mile, aunque no es nada nuevo -comenzó a finales de los 80’s en varias universidades estadounidenses- en años recientes ha ganado popularidad en otros países, algunos de ellos incluso teniendo ya un organismo rector de este “chevedeporte”. Si ya llegaste hasta acá, seguro te estás preguntando “¿pero qué es el Beer Mile?” Sencillo, esta actividad que entra en la categoría de las pruebas atléticas digestivas (así lo nombran, no es invento nuestro) consiste en correr una milla y beber cerveza, así, plano y seco, siendo el formato más común el de beber una cerveza de 325 ml, para enseguida correr un cuarto de milla, luego repetir el proceso (beber cheve/correr) tres veces más, para así completar la milla chelera, habiendo tomado cuatro cervezas enteras. ¿Y quién gana? Pues simple, al ser esta una carrera, gana quien haga el menor tiempo.

¡Fondo! Antes de iniciar la carrera

Y para que vean que tan popular se ha vuelto este deporte chelero, la página beermile.com tiene en su historia registrados más de 12,000 participantes en 1,773 carreras avaladas por ellos, aunque ellos mismos señalan que no todos aquellos que participan en alguna Beer Mile (ellos dicen que 1 de 8 solo lo hace) recuerdan ingresar a esta web y publicar sus datos (seguro muchos después de terminar la carrera, lo que menos desean es pegarse a una computadora). Y justo como en las carreras de distancia comunes y corrientes, acá también existen categorías, basadas en edad y peso, destacando la de Masters (40 años para arriba) y Percherones (de 35 años en adelante y pesando más de 100 kilos).

Al ser este “deporte” no algo así como dentro del programa del olimpismo, es difícil poder llevar control sobre los récords mundiales, aunque según se dice, el récord actual es de 4 minutos con 57 segundos, obtenido por un bebedor/corredor que se hace llamar James “La Bestia” Nielsen, quien a raíz de esto -y el más de millón de visitas en YouTube- ha sido tentado por varias compañías cerveceras para patrocinarlo y usarlo como vocero de sus marcas para eventos de este tipo.

¿Y ustedes, se aventarían a participar en una carrerita de estas?

TBD Staff

Las granadas de Session Lager

session_duo

Cada vez vemos más dinámica en el ámbito cervecero, ya sea en fórmulas de cervezas, como en sus empaques, y es que con tantas opciones en el mercado, el tema de innovación tiene cada vez más peso en las actividades de las empresas productoras y comercializadoras de cerveza, ya sean macrocervecerías o productoras independientes.

Con todo y espoleta, estas 'granadas' cerveceras

Con todo y espoleta, estas ‘granadas’ cerveceras

Uno de los desarrollos de empaques que nos han llamado la atención es el que realizó la cervecería de Oregon  Full Sail Brewing Co., este para su producto estrella, la Session Lager, cerveza que ha sido premiada en varios festivales. Buscando crear un empaque específico para el nicho de mercado de los Snowboarders, la cervecera fue agresiva -y para algunos americanos políticamente incorrecta- al crear una lata extruida con corcholata, que emula una granada de fragmentación, esto con todo y su espoleta.  Además, el diseño de estos empaques incluye en su versión de Six Pack, un ‘holder’ de madera muy al estilo de los usados para transportar las pequeñas bombas portátiles.

¿Granadas doradas? No, sabrosa cerveza de Oregon

¿Granadas doradas? No, sabrosa cerveza de Oregon

Este desarrollo de empaque fue diseñado por JP Design a manera de prototipo, del cual fueron desarrollados varios kits reales, es decir, con cerveza dentro, pero al parecer por el alto costo que este diseño tenía al ser producido para un nicho limitado de consumidores, se puso en pausa, esperando lanzarlo en el futuro próximo, a ver si se nos hace verlo en alguna tienda por ahí.
Eso sí, si lo lanzan y compran unas de estas granadas de Session Lager, no se les ocurra ir a un aeropuerto, no sea que los vayan a guardar un rato por andar de ‘cheveterrosistas’.

¡Salud!
TBD Staff

¡Lucharán a dos de tres cervezas….!

luchadoropenerTBD_1

Les presentamos el nuevo destapador de botellas del staff de The Beer Daily, un fornido luchador de plástico que le aplicará una llave matona a las botellas de cerveza que reseñamos.

luchadoropenerTBD_2Este destapador de luchador es uno de tres diferentes que la marca Kikkerland lanzó a la venta hace tiempo (las tres figuras presentan diferentes llaves de lucha libre mexicana), y que fueron obra del  diseñador Andrés Lihma, como parte del proyecto Mexico Design Challenge, que fue organizado por Kikkerland, en colaboración con Ariel Rojo, Gava Design y la UNAM.

luchadoropenerTBD_3Estos “Luchador Bottle Opener” que están a la venta en varios países , los encontramos en el área de cocina de las tiendas Liverpool a un precio de $179 pesos casa uno, así que si lo tuyo son las luchas y las cheves, pues entonces ya tienes excusa para ir por uno de estos enmascarados destapabotellas.

¡Salud!
TBD Staff

¡¡¡Las baratijas del súper!!!

IMG-20140213-WA0012~2

No se si les ha pasado, de esas veces que andan por los pasillos Walmart, o el supermercado de su preferencia, y dentro de tanta vuelta entre revistas, legumbres, posibles fritangas en congelados y calzoncillos para dama y caballero, siempre dicen ‘‘Mmmh, pos’ una chelita pa’l rato’’. ¿No?, bueno a mi me pasa muy seguido… Y más con eso de que quiero mantener el refri con variedad de chelitas para cuando llego de mis deberes laborales, si hay visitas y para que mi morrita pruebe una que otra cerveza de manzana o con algún cráneo en la etiqueta.

Total, corría un día de febrero de este año, la semana pasada creo, cuando me acerqué al área de cerveza de dicha tienda (la cual está bastante, bastaaaante bien surtida) y de entre todas las etiquetas que había estaba la Pecan Pie de Propaganda (sí, aun hay Pecan Pie) la cual conocí gracias a mi amigo Chuck, Heart of Darkness de la Magic Hat, esa ideal para mi morrita y que según versa su etiqueta, es una stout demoniacamente deliciosa (y sí) y para rellenar el refri hay de todo lo comercial, hasta unas Heineken de tamaño bebé que no había visto.

Se preguntarán a estas alturas del escrito, y a nosotros ¿Qué carajos nos importa lo que meta el Play a su refri? Pues bueno, resulta que dentro de la variedá’ que vi en los pasillos de Walmart, estaba mi adorada Black Lager de Samuel Adams (algunos recordarán que las chelas me gustan cafesosas chocolatosas) y pues me llevé un par, junto con otras cosillas para preparar la cena del 14 de febrero (sí, estoy enamorao’, tenía que ponerme ad hoc a la temporada *-*).

La sorpresa y la razón de este artículo, fue cuando le eché un vistazo al ticket de compra, cerveza Samuel Adams Black Lager a 1 centavo. ¡Sí! ¡Tenía 99.99% de descuento! Y estaba a sólo $0.01

¿Error del sistema? ¿Cerveza echada a perder que se tiene que vender a la fuerza? ¿Una señal de Dios nuestro señor todo poderoso creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible? Quizás, nunca lo sabremos.

¿Qué no es posible? Pff! Todo es posible en el reinado de la cerveza, todo es posible en la… dimensión desconocida.

PD. Les recomiendo ir a los checadores de precios, quizás haya otras sorpresillas por ahí enfriándose.

- Sir Playmo de Yorkshire.

@capitanudillos

003004001002