Comer y beber sabroso en Monterrey: El Tinieblo

tinieblocentro_TBD_1

Esta ocasión les platicaremos de un sabroso y ecléctico restaurante/cantina ubicado en Monterrey que tuvimos el gusto de conocer hace unos días, se trata de Mezcalería El Tinieblo, ubicada en una de las céntricas zonas de la Sultana del Norte, la Calzada Madero, casi llegando a Félix U. Gómez.

La barra de El Tinieblo, bien surtida

La barra de El Tinieblo, bien surtida

Ubicado en la esquina de Madero y J.G.Leal, este restaurante es relativamente nuevo en la creciente escena gastronómica Regiomontana, y aunque en un principio la ubicación de éste te hace un poco de ruido -el Tinieblo no está una zona que digamos trendy- la verdad es que al entrar al lugar, algo te dice que estás en un lugar perfecto para comer sabroso y beber igual de rico. De entrada, al abrir la puerta, un ligero pero delicioso aroma a ahumado te da la bienvenida (producto de su cocina), lo cual pone en guardia a tus papilas gustativas.

Además, la decoración ecléctica del lugar le va ideal al nombre de este restaurante; así, te encuentras con que cada mesa tiene diferentes tipos de sillas, algunas bastante antiguas, otras no tanto, pero cada una con su propia personalidad (como por ejemplo las viejas sillas de lámina con la imagen del desaparecido refresco “Spur Cola”), que mezclan bien con la decoración del techo y su iluminación a “medio dormir”.

Una 7 Barrios Blonde y una Tempus Dorada, dos de las cervezas que disfrutamos en este lugar.

Una 7 Barrios Blonde y una Tempus Dorada, dos de las cervezas que disfrutamos en este lugar.

Y aunque por obvias razones la bebida de casa es el mezcal (Tinieblo es una muy buena marca de esa bebida) esta ocasión nos inclinamos por pedir algunas cervezas para abrir boca (cuando hagamos TheMezcalDaily.com ahí si les traemos reseñas de esa bebida ), sugiriéndonos nuestra amable mesera que probáramos algunas artesanales mexicanas que ahí sirven, entre las que destacan las de la casa Cucapá, Minerva y Tempus. Ante la insistencia (not) degustamos unas Coloniales de Minerva, algunas otras de Tempus, así como unas Tripel de Calavera y para cerrar unas Blonde de la potosina Siete Barrios (no se asusten por la cantidad, fuimos varios los que comimos en el Tinieblo), resultando muy buenas compañeras para nuestros alimentos.

Los frijoles Tinieblo, deliciosa mezcla con chicharrón y queso fresco.

Los frijoles Tinieblo, deliciosa mezcla con chicharrón y queso fresco.

Y es que en el tema de la cocina de El Tinieblo, ésta es otro asunto, su sazón es simplemente delicioso, desde las botanas hasta el postre, se nota que en este lugar le ponen mucho cariño a lo que hacen. De entrada, pedimos un queso Tinieblo de Rancho asado, que es un queso estilo panela a las brasas servido sobre una cama de nopales, cebolla y tomate. Para acompañar este queso, nuestra mesera nos sugirió unos frijoles  Tinieblo, que son frijoles negros servidos con chicharrón de res y queso fresco; ambos platillos venían servidos con sendas tortillas de maíz y harina, estas últimas de esas que entran en la categoría “motherless”.

El Sirloin Tinieblo, una delicia.

El Sirloin Tinieblo, una delicia.

De plato fuerte nos devoramos un Sirloin Tinieblo (sí, acá a caso todo le ponen su apellido) el cual es una joyita, no tanto por la calidad de la carne en si (la cual es muy buena, dicho sea de paso), sino por la manera como lo preparan, con una cubierta oscura a base de especias y otros ingredientes como manzanilla, el cual le da un sabor difícil de describir, pero delicioso al paladar, simplemente espectacular. El corte lo acompañan con vegetales  al vapor y papas cambray con una salsa semi picosa que les da un sabor también bastante especial, si van, no dejen de probarlo.  Ya de postre nos echamos un pan de elote con miel de agave que nos resultó bastante bueno, considerando que lo nuestro no son los postres; acá confirmamos que un plato sencillo pero bien hecho, lo lleva a otras alturas. Además, el nivel de servicio de este lugar es muy bueno y eso por supuesto hace que te siente mejor la comida y bebida.

En conclusión, si te gusta comer y beber bien y si estás en Monterrey, el Tinieblo es un lugar que no puedes dejar pasar por alto, date una escapada pronto por esos rumbos de la Calzada Madero y déjate consentir por los sabores de este lugar, créenos, no te arrepentirás. El Tinieblo está ubicado en Calzada Madero #1697 en el Centro de Monterrey, su teléfono es el (81) 83721651, acá puedes checar su fanpage en Facebook.

¡Salud!
The Beer Daily Dudes

Bier Stube, el rincón alemán de Monterrey

La decoración típica alemana en el Bier Stube de San Pedro.

Si bien la comida alemana no es de las más reconocidas del mundo, ni tampoco de las que tengan más variedad, en comparación con la francesa o mexicana por ejemplo, sí es una comida que en casi todos lados que la pruebes le pondrás pocos “peros” y seguramente terminarás satisfecho al comer, puesto que tal y como la misma cultura germana, es de un carácter bien estructurado, simple y práctico, pero eso sí, bastante balanceado.

Una de las cervezas que degustamos, la Hofbräu original

Con esa idea en mente y buscando un lugar donde degustar unas deliciosas cervezas alemanas junto con un poco de la típica gastronomía de Bavaria, el pasado fin de semana pasada nos dimos una vuelta por el “Bier Stube”, restaurante ubicado en la Plaza Trefontane, en San Pedro Garza García (para los que no son de por acá, este municipio es suburbio de Monterrey) lidereado por el chef Diego Ortiz.
Cuando cruzas la puerta de este restaurante auspiciado por el Deutscher Klub de Monterrey sientes inmediatamente que te transportas a un rincón de Alemania, esto por su ambientación típica de una taberna/restaurant de este país europeo, donde predominan los tonos a madera y cerámica en su decoración, así como una serie de banderas de las diferentes provincias alemanas, sin faltar la música folklórica de ese progresista país, por ello no es extraño que cuando visites este lugar de San Pedro, haya gente alemana comiendo bastante a gusto ahí.

Siendo varias personas las que compartimos la mesa, decidimos pedir varios platos al centro para así poder probar varios platillos junto con nuestras cervezas, alemanas por supuesto. La cerveza sugerida por el capitán ese día para acompañar nuestros alimentos fue la Hofbräu Original (Conocida por los alemanes como HB), cerveza clara, tradicional, a base de malta de cebada con un 5.1% ABV. Esta refrescante cerveza rubia producida en Munich presenta un ligero nivel de amargor lo cual resultó ideal para degustar varias creaciones culinarias de Alemania.

El Camembert del Bier Stube, una delicia.

De entrada, nos decidimos por probar un queso Camembert empanizado servido sobre un espejo de arándanos (Panierter Camembert mit Preiselbeeren), el cual es una delicia, y aunque su nombre sea medio apantallador, la realidad es que es un platillo sencillo y que va bastante bien con las HB´s que tomamos.  Después del queso de entrada y viendo que queríamos probar platillos básicos alemanes,  el Capitán nos sirvió un plato mixto de Würstchen (salchichas) en las que combinan las del tipo Nürnberger, Frankfurter y la Weiße Bratwurst (salchicha blanca de ternera); estas salchichas asadas vienen acompañadas con papa estilo Munich y Sauerkraut.

Un plato de salchichas mixtas, con papa Munich y Sauerkraut

Después de hacer una breve pausa, cambiamos de cerveza, eligiendo ahora una clásica Löwenbräu, cerveza bastante conocida en muchas partes del mundo, la cual es de nuestras favoritas, por su buen balance entre sabor y ligereza, ideal para este tipo de comida.
Con estas Löwenbräu, llegó a nuestra mesa un plato de codornices al horno en salsa de vino tino, con uvas. Este platillo no lo había probado y tenía mis reservas al respecto, pero la verdad es que la recomendación de la casa, fue más que buena; este platillo venía en su punto, dándole la salsa de vino tinto un sabor súper especial a estas pequeñas aves; si llegas a visitar el Bier Stube, vale la pena que las pidas.
Después de esta delicia de platillo, nuestro mesero sugirió servirnos un chamorro de puerco al hornos (Eisbein), invitación que decidimos declinar, puesto que las porciones que nos sirvieron fueron bastante generosas, eso sí, prometiéndole que regresaríamos pronto a probar ese chamorrito, así como otras cervezas de la casa Hofbräu München que tienen ahí como la Weizzen, cerveza de trigo o la Dunkel, la cual es una cerveza oscura de cebada.

Löwenbräu, otra de las cervezas que probamos en el Bier Stube

Sin duda, nuestra visita al Bier Stube fue bastante grata, tanto por la atención de su personal como de la calidad y el sabor de los platillos que ahí preparan, en este lugar se nota la mano del chef Diego Ortiz, leyenda en la gastronomía regiomontana, puesto que cada detalle está en su lugar. Y si bien, la oferta de cervezas alemanas no es tan amplia como uno pudiera esperar (ojo, no es un pub),  las que te ofrecen en este lugar son justo lo que los platillos del Bier Stube necesitan para hacer buena mancuerna.

Si vives en Monterrey, o andas en esta ciudad de visita y quieres probar un poco de la gastronomía alemana, no dudes en visitar este restaurante, créenos, quedarás bastante satisfecho. El Bier Stube está ubicado en Calzada San Pedro 217, dentro de la Plaza Trefontane (contigua a las oficinas de American Express), en la colonia Del Valle; acá puedes ver un poco más de este típico lugar alemán en San Pedro.

Guten Appetit!
>>TBD Staff

London Calling!

Image

Fuller’s Brewery.

Jóvenes ilustres, hoy les voy a contar (o presumir) que la semana pasada visité Wings Army por acá en la sultana del norte, muchos le conocen y los que no, deberían conocerle.

Image

Organic Honey Dew.

Como ya saben tienen una extensa variedad de cervezas de todo el mundo aunque en esta ocasión me encontré con la Organic Honey Dew (en posts anteriores recordarán que la andaba buscando desde hace varias semanas) y decidí a pedir dos, una para mi y otra para Silvia, mi preciosa y adorable acompañante. Le platiqué que tenía un rato buscándola y que me gustaba mucho, me advirtió que si no era de su agrado tendría que beberle yo, lo cual representaría 1 litro de deliciosa Honey Dew para mi solito (dedos cruzados) pero como lo había sospechado desde un principio, le gustó (¡Tin, tin, tin! 100 puntos más).

Estuvimos platicando un rato mientras la bebíamos, cada trago estaba delicioso, tiene un sabor dulce pero fuertesito que no deja a nuestro paladar acostumbrarse o empalagarse, característica bastante buena onda de todas las Fuller’s que he probado.

Image

El orgullo de los londinenses(bueno, algunos): London Pride.

Después de un rato nos terminamos casi a la vez nuestras Honey’s y, como ya andábamos medio británicos (es decir, con ukish mood, no ebrios), pedimos una London Pride. ¡Aaah…! Ese aroma, ese sabor, ese cuerpo tan genial y ese rubio natural (hablo de la London Pride). La servimos en vasos ‘medio Weizen’, termino que deduje burdamente durante de una plática con el buen Chuck. Después del primer trago a Silvia pareció gustarle también (¡Tin, tin, tin! 100 puntos más) y después seguimos hablando, de tener un refri como esos en casa, de música, de soccer (¡Tin, tin, tin!) y de muchas cosas.

La sabrosa London Porter de Fuller’s

La verdad estuvo muy padre compartir esa London Pride con ella pero en algún momento tenía que terminar y para mi sorpresa, al voltear al refri… ¡Aaaah! (coros celestiales), London Porter, también de Fuller’s y como ya ándabamos doblemente británicos pues pedimos un par de esas. Yo no la conocía, ciertamente debo aceptar que no sabía que existía pero, como ya deben saber que me gustan las chocolatosas cafesosas, deben saber que para mi fue una delicia esa etiqueta y se convirtió rápidamente en una de mis porter favoritas, esa la servimos en un vaso ‘medio pilsner’ (sí, también lo deduje burdamente durante esa plática con mi amigo Chuck) y desgraciadamente también llegó a su fin. :(

Después de esa me acordé de la Past Masters, otra delicia de la casa Fuller’s, pero no estaba y me quedé con las ganas.

Y ya para rematar, unas ricas mazatlecas Pacífico.

Al final rematamos la noche con unas buenas Pacífico, de las normalitas, para que no se atoraran los Boneless tan deliciosos que cenamos y, dicho sea de paso, para no hacerle el feo a la cerveza mexicana.

La platica siguió, las chelitas se fueron terminando poco a poco y fue ahi donde me dieron una grandiosa sorpresa, de esas que te tienen la sonrisa todo el día y toda la noche, pero eso ya es personal y aquí nos dedicamos a hablar de cerveza.

Gracias por leerme de vez en cuando, prometo no desaparecerme tanto.

PS. Les recomiendo cualquier etiqueta de la casa londinense Fuller’s, no se arrepentirán.

¡Beban cerveza!

Tranqui y con medida, pero ¡Beban cerveza, dije!

- Herr Playmo von Freuschland

@capitanudillos

Casa Pública.

En los últimos años han estado proliferando muchos establecimientos conocidos como Pubs en varias ciudades alrededor del mundo, incluso en nuestro país han estado surgiendo a diestra y siniestra por las calles de nuestras ciudades.

Un Pub es básicamente un establecimiento donde se sirven bebidas alcohólicas (especialmente diferentes tipos de cerveza), no alcohólicas y platillos típicos de Europa, especialmente del Reino Unido, país cervecero por excelencia; también los hay alemanes e irlandeses, pero hoy nos referiremos a los británicos exclusivamente.

The Ale House Door, de Henry Singleeton.

La historia de estos lugares data desde la llegada de los romanos a las regiones del Reino Unido, cuando algunas personas se dedicaron a dar posada a los viajeros, dándoles techo, comida y cerveza tipo Ale de manera provisional, como una especie de hostal… pero con cheve; posteriormente, después de batallas épicas como de la peli 300, viene la caída del imperio romano y comenzó a formarse el concepto de los pubs que ahora conocemos, dejó de ser caridad y se convirtió en negocio al dar asilo, cerveza y alimentos a viajeros y trabajadores locales por una lana de por medio.

Siempre es agradable asistir a un pub a pasar el rato y probar diversos tipos de cerveza, sin embargo en nuestro país rara vez encontramos cerveza de barril de marcas independientes y sí muchas etiquetas extranjeras en botella; por su parte, las cervecerías inglesas se pueden encontrar hasta más de 40 grifos de distintas productoras regionales y claro, cervezas comerciales de este país… Sí, allá las comerciales son la New Castle, Fuller’s, Wychwood y cosas así. =(

Pero bueno, no todo es la cerveza, también hay que prestarle atención a los platillos que sirven en estos lugares, en especial si eres de los que no se conforman con palomitas o frituras de harina que dan en los bares; claro, cuando corres con suerte.

Fish and Chips en su presentación tradicional.

Aquí lo que comúnmente te topas es platillos típicos de la gastronomía británica, entre estos te encuentras Pies Hojaldrados de res, salmón o pollo, chorizos con puré de papas y especias llamados Bangers and Mash, huevos duros en salmuera (como los de la taberna de Moe), Stews de cordero y verduras y el ya famoso Fish and Chips, pescado con papas, originalmente envueltos en papel periódico o como el de las tortillas y que aquí nos los sirven en presentación de platillo de revista de alta cocina.

Ya lo ven, es bien padre andar en un Pub para echar chelita, convivir y comer a cualquier hora del día, una buena alternativa a los bares, con su música exótica y tragos coquetos o a los antros… con su música exótica y tragos coquetos.

- Herr Playmo von Freuschland

@capitanudillos