Sabor de clase mundial: La Chouffe Blonde

Una delicia desde Bélgica: “La Chouffe Blonde”

Aunque para muchos de nuestros lectores no es un dato desconocido, Bélgica es el país más prolífico en términos cerveceros. Con más de 400 diferentes marcas de cerveza, este pequeño país europeo es reconocido también por la calidad de sus bebidas a base de mata y lúpulo, donde además de producir millones de hectolitros de fórmulas bastante conocidas, tienen el carácter creativo para experimentar con muchos ingredientes y procesos, creando en mucho de los casos cervezas de una calidad soberbia.

Algunas de esas cervezas con calidad y sabor de calidad mundial son producidas por la  ‘Brasserie d’ Achouffe’ (Cervecería de Achouffe), cervecería ubicada en la región boscosa de los Ardennes Belgas, que desde su fundación en 1982 (bastante joven considerando la  tradición cervecera de este país) ha creado productos cerveceros que, además de ganar medallas en múltiples festivales, se ha ganado el respeto de los críticos y consumidores no sólo en Europa sino en todo el mundo. Las cervezas de esta casa son fácilmente identificables por la imagen de divertidos gnomos que decoran sus etiquetas y corcholatas, muy al estilo de los mitos de los bosques de esa región europea (los conocidísimos Pitufos nacieron en Bélgica, por ejemplo).

La Chouffe Blonde y sus característicos gnomos belgas en esta botella de 330 ml.

Esta ocasión tuvimos la fortuna de deleitarnos probando uno de sus productos estrella, nos referimos a la ‘La Chouffe Blonde’, una Ale rubia sin filtrar que conseguimos en su presentación de 330 ml (también se ofrece en presentación de botellas de 750ml y de 1.5 l, además de barril, esta última en algunos países europeos). La Chouffe Blonde es una cerveza con un buen contenido alcohólico (8% ABV), que se siente claramente al dar el primer trago, aunque siendo sincero, ya los subsecuentes no los sientes tan duro (increíble como en algunas ocasiones el paladar se adapta tan rápido, ¿no?). Al servirla en un vaso simple (no teníamos un cáliz, como dictan os cánones, shame on us!) puedes apreciar un intenso color naranja/cobrizo, opaco, muy del estilo de estas cervezas, incluso con bastantes residuos, ya que como mencionamos, esta es una cerveza sin filtrar. El nivel de espuma de esta ale belga es excelente, en nuestro caso se formó una nata bastante sólida que duró bastante en el vaso, tanto así que incluso bromeando decíamos que podríamos hacer una escultura ‘espumosa’ mientras hacíamos la prueba.

Excelente el nivel de espuma de esta La Chouffe Blonde, prácticamente una nata.

Su aroma es complejo, pero simplemente delicioso, ya que despide múltiples matices entre los que destacan los afrutados (manzanas, peras) mezclados con los de especias y hierbas (clavo, cilantro) y por supuesto el kick del aroma fermentado.  En cuestión de sabor, esta “rubia” belga es fiel a los aromas que captas de inicio, buenos tonos de frutas como las que mencionamos, (más una pequeña parte cítrica que aparece por ahí) con especias le dan a esta cerveza un buen balance con su contenido alcohólico, que si nos preguntan, sí, si se nota bastante, sobre todo en la primer pasada. De entrada esta cerveza te puede saber un poco amarga, pero la verdad es que ya en el segundo trago esto se te pasa, y comienzas a apreciar la complejidad de su mezcla, la cual va bastante bien con su cuerpo medio y alto nivel de carbonatación.

A nivel general, esta cerveza es de lo mejor que hemos probado este año, podemos decir que esta ‘La Chouffe Blonde’ es una auténtica joya que todo aquel que sea fanático de las buenas cervezas no debe dejar de probar y compartir…y por supuesto, volver a probar.
Si la ven por ahí, inviertan unos pocos pesos extra y cómprense varias, estas ‘La Chouffe Blonde’ merecen estar por ahí en sus gavetas, esperando ser degustadas en ocasiones especiales.

Op uw gezondheid!
>>Chuck 

 fotos ©Carlos Leal Jiménez

De Hoegaarden, Bélgica, llega la “Hoegaarden”

Una delicia con varios siglos de historia: La Hoegaarden de Bélgica.

Apréndase el nombre, la historia y no la botella o su etiqueta ¡pues con los años éstas cambian! Imagínese como sería esta cerveza en el año 1400…

Bueno,  pues esta es una de esas cervezas que llevan el nombre del pueblo que la vio nacer; Hoegaarden, Bélgica, ¡así que simplemente la llamaron “Hoegaarden, la cerveza” ! Resulta muy interesante adentrarse en la historia de esta, en apariencia turbia cerveza, pero de gran sabor, así como conocer sus ingredientes, quienes fueron sus primeros elaboradores, datos de su peculiar historia, como el incendio de la cervecería en tiempos modernos, etc…toda un experiencia.

Este brebaje sabrosamente fermentado,  es herencia de los monjes belgas y data de mediados de 1400, -sí, desde el año 1400-,  la cual estuvo casi extinta en los “modernos” años 60´s  pero que fue revivida por un productor lechero que decide retomar la elaboración de esta cerveza en aquel pueblo ubicado  a 45 km de Bruselas.

El ingrediente principal de la Hoegaarden, o mas bien característico,  es la avena, lo cual la hace diferente a muchas cervezas;  además utilizan en su preparación cáscara de naranja y semilla de cilantro lo cual le da un sabor especial y  un aroma distintivo; sin duda, un sabor único digno de una ocasión especial. Esta Hoegaarden es una cerveza que no es filtrada en su proceso final, por lo que tiene apariencia brumosa y a cualquier no conocedor nos podría resultar extraño este look, así que  no te espantes si le ves algún sedimento a la botella, es normal en esta cerveza.
Además la tradición indica que esta delicia debe ser servida en vaso hexagonal, no en vaso pilsner como otras variedades de cerveza; y esto tiene una razón de ser, no es tan sólo por un simple capricho. El vaso hexagonal permite que cuando lo tomamos en la mano, menor superficie esta en contacto con nosotros, lo que permite que la bebida permanezca mas tiempo fría que es como debe disfrutarse una cerveza de este tipo.

En resumen, esta Hoegaarden es una joyita cervecera, muy recomendada como para abrir el apetito…¡o por que no con un postre de cáscara de naranja en conserva!

¡Salud… cerveza y amor!

>>Colaboración de MAF
    Beer Team

foto ©MAF