Select 55, agua mineral disfrazada de cerveza

La imagen de la Select 55, quizás la cerveza con menos sabor del planeta.

Hace poco nos habían sugerido que habláramos un poco más acerca de las cervezas ligeras, y aunque ya habíamos tocado este tema en el post de la cerveza Brisa, ahora decidimos platicarles sobre la tendencia creciente de las cervezas llamadas “Ultra Ligeras”, concretamente sobre una de estas, la Budweiser Select 55.

Esta cerveza es de los más recientes esfuerzos por las grandes cerveceras estadounidenses en la llamada “Carrera de las Calorías”, buscando capturar al gran número de consumidores que están eternamente siguiendo dietas o contando calorías.  Esta tendencia la comenzó hace diez años la marca Michelob, con su producto Ultra, -conteniendo sólo 73 calorías por botella- el cual ahora es el líder en esta categoría de cervezas, lanzando incluso extensiones de esta marca, con diversos sabores; tiempo después, la carrera se acrecentó cuando MillerCoors lanzó la MGD 64, ahora llamada simplemente Miller 64 -con 64 calorías-, la cual le comió parte del mercado a Anheuser Busch (productora de la Michelob Ultra). Ante ello, hace tres años esta cervecera, lanzó la Select 55, la cual como su nombre lo indica, sólo contiene 55 calorías por botella, lo cual en el papel no resulta tan malo, desafortunadamente en la realidad, sí lo es.

Esta cerveza que ha tenido éxito moderado, es prácticamente agua mineral disfrazada de cerveza, y es que desde su apariencia así nos lo hace saber: su color es de un débil amarillo, cosa que no le ayuda al ser embotellada en vidrio transparente, quizás si usaran vidrio verde o ámbar pudieramos percibir otra cosa. En cuestión de sabor, la Select 55 (ABV 2.8%)  es quizás la más débil del mundo, sin sabores claramente identificables, quizás por la simple razón de que esta cerveza es básicamete ‘agua pintada’ , con un cuerpo que además de aguado está exageradamente gasificado. Si se sirven esta ‘cerveza’ en un vaso, olvídense de esperar espuma, o trazas de ésta, esto es implemente inexistente, de hecho, servida en un vaso simple, pareciera que lo que te vas a tomar es un vaso de sidra.

La verdad es que si eres fanático de la cerveza y estás a dieta rigurosa, deja pasar este producto creado para otro tipo de mercado que no le importa mucho el tema cervecero  y mejor cómprate algunas de otra marca y evítate la experiencia de tomar agua a precio de cerveza, la verdad no vale la pena. Quizás como negocio, para Anheuser Busch  el lanzar este producto fue un acierto, pero como embajadores cerveceros, fallaron en grande.

Cheers!
>>Chuck  

fotos ©Carlos Leal Jiménez