Casa Pública.

En los últimos años han estado proliferando muchos establecimientos conocidos como Pubs en varias ciudades alrededor del mundo, incluso en nuestro país han estado surgiendo a diestra y siniestra por las calles de nuestras ciudades.

Un Pub es básicamente un establecimiento donde se sirven bebidas alcohólicas (especialmente diferentes tipos de cerveza), no alcohólicas y platillos típicos de Europa, especialmente del Reino Unido, país cervecero por excelencia; también los hay alemanes e irlandeses, pero hoy nos referiremos a los británicos exclusivamente.

The Ale House Door, de Henry Singleeton.

La historia de estos lugares data desde la llegada de los romanos a las regiones del Reino Unido, cuando algunas personas se dedicaron a dar posada a los viajeros, dándoles techo, comida y cerveza tipo Ale de manera provisional, como una especie de hostal… pero con cheve; posteriormente, después de batallas épicas como de la peli 300, viene la caída del imperio romano y comenzó a formarse el concepto de los pubs que ahora conocemos, dejó de ser caridad y se convirtió en negocio al dar asilo, cerveza y alimentos a viajeros y trabajadores locales por una lana de por medio.

Siempre es agradable asistir a un pub a pasar el rato y probar diversos tipos de cerveza, sin embargo en nuestro país rara vez encontramos cerveza de barril de marcas independientes y sí muchas etiquetas extranjeras en botella; por su parte, las cervecerías inglesas se pueden encontrar hasta más de 40 grifos de distintas productoras regionales y claro, cervezas comerciales de este país… Sí, allá las comerciales son la New Castle, Fuller’s, Wychwood y cosas así. =(

Pero bueno, no todo es la cerveza, también hay que prestarle atención a los platillos que sirven en estos lugares, en especial si eres de los que no se conforman con palomitas o frituras de harina que dan en los bares; claro, cuando corres con suerte.

Fish and Chips en su presentación tradicional.

Aquí lo que comúnmente te topas es platillos típicos de la gastronomía británica, entre estos te encuentras Pies Hojaldrados de res, salmón o pollo, chorizos con puré de papas y especias llamados Bangers and Mash, huevos duros en salmuera (como los de la taberna de Moe), Stews de cordero y verduras y el ya famoso Fish and Chips, pescado con papas, originalmente envueltos en papel periódico o como el de las tortillas y que aquí nos los sirven en presentación de platillo de revista de alta cocina.

Ya lo ven, es bien padre andar en un Pub para echar chelita, convivir y comer a cualquier hora del día, una buena alternativa a los bares, con su música exótica y tragos coquetos o a los antros… con su música exótica y tragos coquetos.

– Herr Playmo von Freuschland

@capitanudillos 

Buena cerveza, buena comida: “La Buena Barra”

De entrada, con nuestras cervezas, en "La Buena Barra" nos sirvieron totopos, con una salsa roja molcajeteada con aguacate y pequeños trozos de queso, bastante buena.

Aprovechando que es mediados de semana, salimos en busca de un nuevo restaurante en el área de San Pedro Garza García -municipio del área metropolitana de Monterrey-  que un buen amigo del Staff de TBD nos había recomendado, se trata del lugar llamado  “La Buena Barra”, de la nueva Plaza Lúa, en las calles de Ricardo Margáin y Río Missouri, en el mero corazón de la colonia Del Valle, lugar que tiene buenos restaurantes, entre los que se encuentra también “La Bodeguita de en Medio”.

Considerado como sus dueños como una “Cantina Contemporánea”, este restaurante sigue la línea que cada vez más se ha popularizado en esta ciudad, que es comida mexicana que mezcla lo habitual con un pequeño twist de ‘sofisticación’, preparado con muy buen sazón, al estilo de los sabores de las viejas cantinas de Monterrey -que reseñaremos en otra ocasión-; además, su decoración va de acuerdo con este concepto gastronómico al mezclar con buen gusto formas y materiales del restaurante clásico regiomontano con la modernidad arquitectónica de nuestros tiempos.

Al ser este un blog dedicado a la cerveza, lo primero que preguntamos fue qué tipo de cervezas manejaban, contestando Antonio, nuestro mesero, de manera cortés que nos recomendaba las de “Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma”, recomendándonos pedir en especial una Indio o bien una Bohemia, acompañada de un caballito de tequila “Tradicional”. Esta ocasión dejamos pasar el tequila, optando por acompañar los alimentos con Dos Equis Lager, Bohemia Clara y por supuesto una nortenísima Carta Blanca, algunas de las cuales acompañamos con una mezcla de Michelada. Las cervezas estaban en su temperatura ideal para nuestros estándares regiomontanos, incluso la Dos Equis venía a punto de hielo, lo cual es algo común para el consumidor de esta norteña y calurosa ciudad.

Para acompañar estas cervecitas, optamos por pedir al centro varias “entradas”: un chicharrón de rib eye con guacamole, una orden de fideo seco, que acá sirven con jocoque y un aceite con chile piquín, así como un queso panela a la parrilla, que se sirve también con chiles piquines rojos tatemados, lo cual le da un sabor bastante bueno a este queso fresco; para estos tres platos, nos sirvieron con tortillas de maíz recién hechas, y una salsa molcajeteada. Los tres platillos estuvieron bastante sabrosos, sin caer pesados, siendo nuestro preferido el queso a la parrilla, por tener una mezcla de sabores bien balanceados, ideales para los tipos de cheve que pedimos. Mención aparte merece el jocoque con aceite y piquín con el que acompañan el fideo seco en este restaurante. Al no traer mucha hambre, decidimos ya no entrarle a los platillos fuertes, máxime que las porciones de estas ‘entradas’ degustadas son generosas, pero sin caer en porciones grotescas, así que tendremos que volver a este lugar a probar algunos otros platillos, que según lo que vimos en el menú y en las mesas contiguas, prometen una buena experiencia al paladar.

Ciertamente este lugar no es para ir todos los días -sus precios no son económicos- pero bien vale la pena darse un gusto de vez en cuando,  sobre todo si alcanzas mesa en su terraza, en una tarde de primavera/verano. En resumen, y sin ser críticos gastronómicos, este lugar nos gustó, por su buena atención, buena sazón en sus platillos y sobre todo por tener la cerveza bien helada, como acá nos gusta tomarla. Si tienes oportunidad, date la vuelta a “La Buena Barra”, creemos que no te va a caer mal tomarte unas cervecitas en este lugar de San Pedro.

¡Salud!

TBD Staff