La cerveza como alimento.

Monjes, a ellos les debemos mucho de la actual cerveza.

La cerveza en sus orígenes fue elaborada para acompañar otros alimentos en lugar de preparar pan por una simple razón, con la misma cantidad de grano se hacía menos pan y más cerveza.

Monje Franciscano.

En determinado momento de la historia, la cerveza también fue hecha con pan ya fermentado, no comestible, cocido en agua con otros ingredientes y dejándose fermentar nuevamente para conseguir el ‘pan líquido’, término que se le dio en la edad media por los monjes europeos encargados de refinar el proceso de elaboración de esta nutritiva bebida durante los ayunos de cuaresma, posteriormente como parte de la dieta diaria de estos hombres religiosos y finalmente, con el paso del tiempo y muchos procesos de ‘control de calidad’ haciéndose más preciada en las altas esferas religiosas; es decir, ahora no cualquier monje por más autoflagelación propinada o penitencia purgada, tenía derecho a beber cerveza (les hablo del siglo XIII).

En estos tiempos, diferentes casas cerveceras ofrecen ancestrales recetas provenientes de las abadías europeas, reconociendo a los monjes Paulinos de Alemania, los Franciscanos de la orden de San Francisco en Italia y hasta los monjes Trepenses de Bélgica, a quienes les debemos el placer de disfrutar las Abbey Ale o la muy obscura Doppelbock alemana.

Hoy en día en ciertos países, como en Irlanda, la cerveza aún es considerada parte de la alimentación diaria e incluso algunos trabajadores optan por llevar cerveza en lugar de pan u otros complementos para la hora de comida o como un tentempié.

¿Qué dicen, nos vamos a Irlanda?

Sir Playmo de Yorkshire

Las siempre amables pony de Miller High Life

Dos  deliciosas Ponies de Miller High Life, esperando refrescar a unos sedientos parroquianos.

Siempre ha existido el debate entre los amantes de la cerveza, sobre la calidad en general de las cervezas ‘mainstream’ estadounidenses, hay quienes les gustan y existen otros tantos (muchos-muchos tantos, para ser sincero) que tomarían otro tipo de bebida si en la mesa solo hubiera cervezas de ese país norteamericano.

La High Life Girl de toda la vida, y su slogan "The Champagne of Beers"

Una de las cervezas de este país que normalmente son bien recibidas en casi cualquier reunion son las Pony de Miller High Life, quizas por su peculiar envase. Sin embargo, el sabor y textura de esta cerveza resulta bastante refrescante, sobre todo en los largos días de verano.

La Miller High Life es la más antigua de la Miller Brewing Co. lanzada en 1903 y es considerada técnicamente como una Pilsner, con 4.7 grados de alcohol -contenido menor que sus primas europeas- con un ligero sabor afrutado. Aunque esta cerveza se vende en diferentes presentaciones, definitivamente sabe mucho mejor en su medida “Pony”, quizás por el truco mental que sucede al ver su pequeña botella transparente.

Personalmente es una cervecita que disfruto bastante, y que trato de tener siempre en el refrigerador de casa.

>>Chuck

Foto ©Carlos Leal Jiménez

La cerveza de Noche de Brujas.

Wychwood Brewery, ubicada en las antiguas instalaciones de Eagle Brewery.

Cuenta la leyenda, que desde finales del siglo pasado, la cerveza británica ha sufrido duros golpes provocando que las pequeñas y tradicionales cervecerías cierren sus puertas, mermadas por el inminente arribo de grandes marcas trasnacionales, atentando principalmente a las cervezas Ale, dando paso a galones y galones de cerveza Lager proveniente, incluso, hasta de otras latitudes y dirigida en su mayoría, con publicidad y posicionamiento, a generaciones de jóvenes bebedores.

Sin embargo, gracias a a la demanda de algunos grupos en busca de cerveza de calidad, nuevas pequeñas fábricas surgen para abastecerlos de deliciosa e inigualable Ale, Pale y Porter.

Aguantando los embates de cualquier tipo y situada en la antigua residencia de Eagle Brewery (1811), y fundada por Paddy Glenny en 1983, se mantiene Wychwood Brewery, entre los bosques medievales del centro de Reino Unido, envueltos entre magia y brujería, duendes, hadas y elfos de dicha región.

Wychwood Brewery, la creadora de cervezas místicas empapadas de misterio y leyendas, incluso de historias propias y ‘lo que se dice por ahi’ de cada una de sus mezclas, sobresaliendo de entre todas la famosa Hobgoblin y la King Goblin, producida únicamente en las noches de luna llena para obtener ese misticismo que caracteriza a esta gran casas cervecera, ayudando a renovar la confianza y el ideal británico por mantener los estilos tradicionales y de calidad.

Disfruta cualquiera de los robustos sabores las etiquetas de Wychwood Brewery y, ¿Por qué no? Pide un deseo.

       

– Sir Playmo de Yorkshire

¡Jodeh! Una San Miguel pero de la tierra de Pacquiao.

Una sabrosa San Mike, pero la versión filipina, no la española

La cerveza San Miguel es muy famosa en España, y en otras partes de Europa, pero esta es de las Filipinas. Aunque comparten nombre, imagen y receta, esta marca de cerveza está hecha en Filipinas desde 1890 -ahí clarito dice en la etiqueta, por si no nos creen- cuando un español avecindado en ese país asiático recibió la autorización de la corona española -los reyes pues, no la cheve del DF- para producir este delicioso líquido.

De sabor no tan robusto, esta cerveza se vende bastante en poblaciones de la costa oeste de los Estados Unidos, donde vive mucho paisano de Pacquiao.

En Monterrey a veces la puedes encontrar en The Beer Box, aunque  es más fácil que tengan su edición de la madre patria.

>>Chuck

Foto ©Carlos Leal Jiménez