Una genial idea de Saltwater Brewing

saltwaterediblerings_tbd_4Estos días la verdadera  innovación está en boca de muchos pero en manos de pocos; sí, porque aunque muchos se nos enojen, el hacer un diseño mínimal-retro-futurista para un empaque, lanzar una app o hacer un video para Vimeo con un look hipster no es algo así como el pináculo del pensamiento innovador. Sin embargo, en un mar de ideas con una vida poco útil -salvo para generar imagen-, esta semana la cervecería independiente estadounidense Saltwater Brewery le ha dado al mundo una idea de esas que dejará huella en nuestro mundo, literalmente hablando, hablamos del primer contenedor de latas de cerveza hechos de materia orgánica, que son comestibles para la fauna marina.

saltwaterediblerings_tbd_2¿Comestibles para la fauna marina? Sí, así como lo leen, esta pequeña cervecería de Florida le metió cerebro y agallas en desarrollar y producir este empaque que no daña la vida en el mar. Y es que actualmente un enorme problema para los mares es la basura plástica que tristemente desechamos en éstos, y mucha de esta viene en forma de arillos porta six packs cerveceros que se tiran al mar, ya sea en las playas o bien desde botes pesqueros (no es novedad que ir al mar a pasar un buen rato y beber cerveza van de la mano). Para que se den una idea, la Academia Natural de Ciencias de los Estados Unidos ha encontrado que cerca del 90% de las aves marinas han comido plástico y muchas de éstas no lo eliminan, con efectos desastrosos. Además, el índice de basura marina del Ocean Conservancy, cita que el plástico es el más común residuo comido por las tortugas marinas en el 2015, por ello la relevancia de este desarrollo de Saltwater Brewing.

saltwaterediblerings_tbd_3Los anillos porta six packs de Saltwater están hechos a partir de residuos de cebada y trigo que son usados en la producción de sus cervezas, los cuales pasan un proceso de limpieza, antes de ser mezclados con otros componente naturales para hacer una pasta biodegradable y segura para ingerir, la cual se usa en moldes especiales para crear el empaque que sostiene 6 cervezas. De acuerdo con Saltwater, la rigidez, resistencia y facilidad de transportación de estos ‘holders’ son similares a los plásticos, por lo que el consumidor no sentirá diferencia alguna. El único problema con este empaque es su costo, el cual es más alto, esto por su volumen de producción pequeño, pero se espera que grandes jugadores del mercado cervecero se unan a esta práctica para obtener costos más accesibles y de paso ayudar con el problema actual de basura plástica en el mar y sus terribles efectos a corto y mediano plazo. ojalá y las MBCs se unan a esta práctica. Ah, y mejor aún si los seres humanos dejáramos de ser tan insensibles y no anduviéramos por ahí tirando basura por todos lados, en fin.

saltwaterediblerings_tbd_1

¡Bravo por Saltwater Brewery!
TBD Staff

Una Yucateca que ya se fue: Carta Clara

cartaclara_2TBD

Con una cultura muy particular, Yucatán es un mundo aparte, y eso se demuestra en su comida y bebida. Esta hermosa tierra peninsular le ha dado a México y al mundo joyas gastronómicas, tanto que en años recientes ha llevado a varios top chefs mundiales a conocer de cerca esta cultura con rica herencia maya buscando aplicarla en sus creaciones culinarias. ¿Y es que cómo no reconocerles platillos tan únicos y sabrosos como el relleno negro, la sopa de lima o los papatzules, por ejemplo? Y como comida tan rica siempre va ligada a buena cerveza, Yucatán también ha sido tierra cervecera desde hace muchísimos años, con productos nacidos y producidos en la península, que poco a poco fueron ganando seguidores en otras partes del México, como la cerveza Montejo.

La botella de litro de Carta Clara que tenemos en la colección de TheBeerDaily.com

La botella de litro de Carta Clara que tenemos en la colección de TheBeerDaily.com

Pero hoy les platicaremos un poco sobre una desaparecida cerveza yucateca, se trata de “Carta Clara”, producto que nació en aquellos rumbos a inicios del siglo XX, y que fue producida por Cervecería Yucateca, S.A. ,empresa fundada en Mérida por el Sr. José Ma. Ponce en 1886 y que además produciría la cerveza “León Negra” (luego su nombre mutaría a “Cerveza Negra León” y después a simplemente “Cerveza León”).

La Carta Clara era una cerveza ligerita estilo Pilsen, y fue una de las cartas fuertes de esta cervecería, alcanzando buenos niveles de popularidad y ventas en las décadas de los 40´s, 50´s y 60’s. La Carta Clara era particularmente apreciada por los turistas extranjeros ya que tenía fuerte presencia en centros turísticos de la península tales como en Chichén Itzá, donde se servía en los restaurantes aledaños a la zona arqueológica. Además, durante el apogeo de esta cerveza, el estadio de baseball donde jugaban los Leones de Yucatán (el equipo se llama así en honor a la cerveza oscura de Cervecería Yucateca, quienes eran propietarios del equipo) se llamaba “Parque Carta Clara”.

Aún llena y en buenas condiciones esta Carta Clara de nuestra colección

Aún llena y en buenas condiciones esta Carta Clara de nuestra colección

Aunque en la colección de TheBeerDaily.com contamos con una botella llena de Carta Clara en su versión “caguama”  (que data de principios de los setentas), esta cerveza yucateca fue más popular en su tradicional envase “chaparrito” que era más ancho y bajito que las botellas típicas de la época, por lo cual uno de los slogans publicitarios más recordados de Carta Clara era “la chaparrita que a todos conquista”.

Y como en esta vida nada es eterno incluso para muchos productos en el ámbito cervecero que desaparecen al cambiar generaciones, Carta Clara fue dejando de ser la favorita del bebedor de cerveza yucateco, que ante la llegada de Cerveza Montejo en la década de los sesenta fue cambiándola por esta última, relegándola a ciertos centros de consumo sólamente. Para mediados de la década de los setenta, Cervecería Yucateca decide cesar la producción de esta cerveza, para dedicarle todos sus esfuerzos a la Montejo y a la León. Años después, esta empresa yucateca sería adquirida por Grupo Modelo, impulsando ésta sus marcas como Corona y Victoria, matando toda esperanza de volver a ver la Carta Clara de nuevo en los anaqueles.

Al día de hoy, aunque las marcas Montejo y León permanecen en el mercado -ahora son marcas que Modelo distribuye en todo México-, ya no se producen en Mérida, ya que Modelo se llevó toda la producción a su planta de Tuxtepec, Oaxaca, cerrando definitivamente en el año 2002 las instalaciones de la Cervecería Yucateca; tiempo después estas serían demolidas para erigir ahí un centro comercial (irónico que en ese centro comercial haya ahora un súpermercado que vende productos de la competencia de Modelo).

En fin, esperemos que esta breve artículo sobre la yucateca Carta Clara les haya gustado y si tienen más información sobre esta extinta cerveza mexicana, pueden contactarnos a thebeerdaily@gmail.com

¡Salud!
TBD

fotos ©Carlos Leal Jiménez

Estrellas por todos lados

 

 

starscoverTBDEstrellas por aquí, estrellas por allá, vaya, por todos lados…y no hablamos acá de astronomía, sino del tema cervecero. ¿Porqué les decimos esto? pues porque hoy les presentamos algunas cervezas que hacen uso de la palabra “estrella” en sus nombres, esto en varios continentes de esta canica azul que llamamos casa. Y es que desde inicios de los tiempos, el hombre se ha fascinado por el tema de mirar hacia arriba -a las estrellas, constelaciones, planetas- para tratar de encontrarle lógica a lo que pasa acá abajo, o bien simplemente para ponerle un poco de romanticismo a la vida, y desde luego a cosas de uso diario, como la cheve. Por ejemplo, una de las primeras cervezas hechas en México llevaba el nombre de Saturno (producida en Monterrey por Cervecería Cuauhtémoc  en el siglo XIX), y bueno, ¿cómo olvidar a la cerveza Sol que sigue entre nosotros estos días?

Pues bien, para ya no tirarles mucho rollo, acá les presentamos de manera rápida unas de las cervezas ‘estrelladas’ que son medio homónimas:


Stella Artois.
Esta conocidísima cerveza de origen belga toma su nombre al mezclar la palabra “Stella” que en latín significa ‘Estrella’  con el del apellido del maestro cervecero de la cervecería Den Hoorn (Sebastian Artois). Lanzada en 1926, la Stella Artois fue una cerveza navideña, de ahí el uso de la estrella. Debido al éxito de este producto, la cervecería Artois decidió dejarla como un producto permanente que hoy tiene presencia en casi todo el planeta.

stellaartoisTBD


Strela.
Esta es una cerveza lager que se produce y vende en la pequeña nación insular de Cabo Verde (África) y algunos países de ese continente como Gambia . Relativamente joven, ya que su producción comenzó apenas en 2006, esta cerveza que lleva en su etiqueta una estrella roja, toma su nombre de la palabra portuguesa que significa ‘estrella’, ya que el idioma oficial de esta nación es el portugués.

estrelaTBD


Estrella.
En México también tenemos una cerveza con este nombre, se trata de la lager adjunta jalisciense que comenzó a producirse en 1890 en Guadalajara y que desde 1954 forma parte del portafolio de Grupo Modelo. Recientemente se lanzó en los Estados Unidos bajo el nombre de “Estrella Jalisco”.

estrellajalTBD


Estrella Damm.
Esta popular cerveza con origen en Barcelona  se produjo por vez primera en 1876 y es hoy una de las cervezas ibéricas más conocidas en el continente americano. Producida por la cervecería Damm, esta cheve es también bastante popular en algunas partes del Reino Unido.

estrelladammTBD


Star.
Portando también una estrena en su etiqueta, esta cerveza lager adjunta de 5% ABV es la más popular en Ghana y países vecinos. Propiedad de Guinness, esta marca también se produce en Nigeria para consumo local, con una imagen prácticamente igual a la hecha en Accra , capital de Ghana.

starghanaTBD


Stella.
Sí, adivinaron, esta chelita también trae una estrella en su etiqueta. ¿Su origen? El norte de África, Egipto para ser exactos, donde es producida por la cervecería Al Ahram, casa cervecera propiedad de Heineken. Esta “estrella” es una lager adjunta de 4.5% ABV.

stellaegyptTBD


Lone Star.
Esta cerveza texana que tuvo sus días de gloria allá por las décadas de los 70’s y 80’s se sigue produciendo y vendiendo en el estado de la estrella solitaria (sí, de ahí su nombre) , así como en otros estados sureños de la unión americana y en varias ciudades de México, sobre todo en el norte del país, donde por lo general se comercializa a precios muy accesibles. Esta estrella solitaria tiene su versión light y en temporadas, una estilo Bock (o eso dicen ellos).

lonestarTBD


En fin, estas son solo algunas de las cervezas “estrelladas” que hay en el mundo, ¿ustedes cuáles otras conocen?

¡Salud!
TBD Staff

Con ustedes, los Bee-R Goggles

beergogglesTBD_3¿Qué pasa cuando juntas cerveza, Realidad Virtual y un poco de humor? Sacas absurdos pero divertidos productos como el que les presentamos de manera rápida por acá: los Bee-R Goggles, desarrollo en Beta de unas mentes de creativos publicitarios, que se suben al carrito de moda: la realidad virtual en headsets (como los de Samsung o Google) pero en este caso enfocados a tener una “experiencia de inmersión a la cerveza”.  La idea es simple, beber cerveza y verla de cerca, ¿para qué? no tenemos idea, pero bueno, hay cosas que simplemente existen y ya.

beergogglesTBD_1

beergogglesTBD_2Y aunque por ahí en sus sitio web hay un video y explicación vaga del proyecto, aún no sabemos si estos Bee-R Goggles existen (o existirán) o es simplemente una ‘madreada’ en alusión al término “Beer Goggles”. Y es que en inglés el término Beer Goggles es una expresión usada para referirse al efecto causado por el alcohol en la percepción en torno a otras personas (principalmente sexual); como cuando dices “esa persona se me hace atractiva, pero solo después de unas cinco o seis cheves”. En fin, acá les dejamos este peculiar producto, y si alguien lo ve en operación o mejor aún lo usa, ahí luego nos avisa cómo le fue.

¡Salud!
TBD Staff

Sierra Nevada…¡Otra Vez!

otravez_tbd_1No, el título de este post no es queja ni nada por el estilo, sino que se refiere al nombre de una nueva cerveza de esta marca californiana, sí, este producto cervecero lleva el curioso nombre “Otra Vez”, así en español (aunque se enoje el Donaldo Trumpadas).

otravez_tbd_2 “Otra Vez” (lo pondremos entre comillas en este post para que no se nos confundan, chatos) es una cerveza estilo Gose -luego les ampliaremos sobre este estilo basado en trigo, en este su humilde blog- que fue diseñada por la cervecera de Chico, California, para los largos y cálidos días de verano, ya que su composición la hace una cerveza ligera, tanto en cuerpo, amargor (solo 5 IBUs) y contenido alcohólico (4.5% ABV).

otravez_tbd_4¿Pero qué es lo que hace diferente a esta refrescante cerveza estadounidense? Simple, la experimentación que hicieron sus creadores agregando a la mezcla dos frutas que se dan en el estado de California,  toronja y la mexicanísima tuna (higo chumbo para nuestros amigos españoles), ingredientes que le brindan a esta chelita un sabor acidito muy peculiar, que no habíamos probado por acá.  Y bueno, incluso en estos días donde hay cervezas de todo y con cada cosa extraña en ellas, la verdad no es tan común toparse con productos que mezclen esas frutas, y bueno, para nuestro gusto, los maestros de Sierra Nevada le dieron al clavo con la fórmula de esta “Otra Vez”.

otravez_tbd_3En resumen, “Otra Vez” es una cerveza muy refrescante con un twist interesante que vale la pena probar, ¿la recomendamos? Sin duda. SI la ven en tiendas como The Beer Co y Lúpulo, no la dejen pasar, nosotros la vamos a ir a buscar otra vez.

¡Salud!
The Beer Daily Dudes

fotografias ©Carlos Leal Jiménez

¿Qué tan amarga es tu cerveza? los IBU’s te lo dicen

IBU, tres siglas que nos indican el grado de amargor en nuestra cerveza.

Cuando se habla de cerveza, lo que la mayoría de la gente pregunta además de sí está sabrosa tal o cual marca, es el porcentaje de contenido alcohólico en ésta, pero pocas veces se cuestiona que tan amarga es. Y es que este tema de amargor cervecero va ligado al sabor del producto en cuestión, lo cual como ustedes saben es un tema muy relativo, ya que como dicen por ahí en gustos se rompen géneros; hay gente que prefiere los sabores robustos y con “kick” ante lo cual una cerveza tipo Kolsch o Lager americana se le hará una cerveza débil e incluso la calificará como mala. A la inversa, aquellos que prefieren las cervezas de sabores más dulces, el probar una Guinness por ejemplo, le hará cuestionar su gusto por esta deliciosa bebida a base de malta y lúpulo “se me hace que esto de la cerveceada no es para mi” dirán después de echarse una pinta de esta delicia irlandesa.

Pues bien, para romper con ese tema de los gustos, hace ya muchos años la “Convención Cervecera Europea” en conjunto con la “Asociación Americana de Químicos Cerveceros” (sí, así se llama ese gremio) creó la escala IBU, (International Bitterness Units) que es la métrica con la cual se evalúan las cervezas de acuerdo a su grado de amargor , siendo el referente en todo el mundo en este tema, -aunque en Europa de pronto algunos usan también el EBU, que es el estándar que marcó en un principio la Convención Cervecera Europea, el cual dicho sea de paso es muy parecido al IBU-. El IBU de cada cerveza es medido con un espectómetro y los maestros cerveceros tienen una fórmula para definir el grado de amargor de una cerveza cuando hacen sus recetas.

Esta Ephraim de la Hill Farmstead Brewery cuenta con 280 IBU’s

Quizás te preguntes ¿cómo se produce este amargor en la cerveza? Bueno, éste va directamente ligado a la cantidad de lúpulo que lleve ésta en su preparación, pero esto en relación con los niveles de malta que se usen en la mezcla; a mayor “desbalanceo” de la relación lúpulo/malta a favor del primero en la fórmula, la bebida se tornará más amarga, sin embargo estas notas pueden llegar a ser engañosas en bebidas más pesadas como algunas del tipo Stout, esto por su formulación específica, donde éstas llevan menos carga de malta. Además, en estos años recientes, muchos productores han roto un poco el protocolo cervecero, añadiéndole a las fórmulas de algunos de sus productos, esencias o saborizantes ajenos al proceso -algunos bastante artificiales por cierto- lo cual afecta directamente el grado de amargor de la cerveza en cuestión.

Alpha Fornication, con 2,500 IBU’s es de las cervezas con mayor grado de amargor

El rango de la escala IBU va de 0 a 100 unidades, aunque en realidad hay cervezas en varias partes del mundo que sobrepasan por mucho este límite, como por ejemplo la “Alpha Fornication” de la casa Flying Monkeys que se jacta de tener 2,500 unidades IBU en su mezcla. Otras de estas cervezas que se vuelan la barda en el tema de amargor son la danesa Mikkeller 1000, con 1000 unidades. La también danesa Raasted Festival IPA, es más bajita, pero potente en ese tema, con 335 unidades IBU mientras que la la Hill Farmstead Ephrain tiene 280 unidades de amargor. Para que se den una idea de que tan amargas son estas bebidas,  pongamos  a la Dos Equis Lager como punto referencial: esta cerveza mexicana tiene 23 unidades IBU, que es más o menos el estándar para las cervezas de su tipo. Otra referencia es la Bud Light que cuenta con un nivel  IBU de entre 8 y 11 unidades (por algo muchos se refieren a las cervezas comerciales estadounidenses como “agua”), nada que hacer al lado de las amarguísimas cervezas que les mencionamos anteriormente.

1000 IBU’s tiene esta MIkkeller 1000

En general, las cervezas del tipo Porter tienen entre 20 y 40 IBU´s , las Brown Ale estilo Americano entre 25 y 45 IBU´s, las IPA van de 40 unidades para arriba (muchas sobrepasando las 100 unidades) mientras que las Stout irlandesas van de 25 a 60 unidades.
Pero ojo, el que una cerveza tenga un número alto de unidades IBU no significa que ésta sea imposible de beber, esto depende del balance en su mezcla. Por ejemplo, una cerveza Guinness que tiene un buen nivel de IBU’s es bastante digerible -y deliciosa- debido a su buen balance al momento de formularla. Obvio que a si a una cerveza más ligera como la Landshark (Lager americana) le metiéramos un IBU mayor, ésta sería básicamente imposible de pasar.

En fin, esperamos que esta breve descripción del tema de las unidades de amargor les haya  aclarado un poco ese punto del porqué de pronto algunas cervezas en sus descripciones ponen esas tres siglas; esperamos ampliar sobre el tema en futuras entregas de The Beer Daily.

Por lo pronto, ustedes abran una cerveza y a disfrutar…

¡Salud!
>>TBD Staff 

En el día del Pretzel, con ustedes, el Pretzel

Como bien menciona un viejo dicho popular, “Cerveza sin botana, no es cerveza”, y en eso no podemos estar más de acuerdo acá en The Beer Daily, ya que somos fanáticos de la cerveza, pero si está bien acompañada con algo de comer, mucho mejor. Y bueno, en nuestro país el tema de botanas+cerveza es muy extenso, si no, basta darse una vuelta a cualquier cantina o bar en las ciudades mexicanas para ver que al parroquiano nacional le gusta acompañar sabrosamente sus cervezas; de hecho, este tema da para un artículo exclusivo sobre las botanas mexicanas, que prometemos traerles pronto a esta página cervecera.

Pero ahora les queremos platicar un poco más sobre lo que quizás sea la botana más popular en todo el mundo para acompañar la cerveza, nos referimos a los pretzels, ese producto horneado con sal de grano encima que tan bien va con unos tarros y tarros de cerveza helada y que oficialmente celebra su día el 26 de abril de cada año.

La variedad más consumida de Pretzels en América, los estilo galleta salada

Pues bien, el Pretzel nació en Alemania hace ya muchos siglos, y desde sus inicios se le relacionó al consumo de cerveza, costumbre que se exportó del país bávaro al mundo entero, junto con su manera de hacer este líquido que tanto nos gusta. A grandes rasgos, hay dos tipos de pretzels, los suaves estilo pan, -normalmente grandes, del tamaño de una mano-  y los crujientes, estilo galleta, que son los más conocidos y consumidos en los bares, sobre todo en América del Norte y Australia (y con los que una vez estuvo a punto de ahogarse George W. Bush mientras veía un juego de fútbol americano). El nombre de Pretzel es una derivación de la palabra alemana Brezel que a su vez viene del latin “Bracellus” que significa  “pequeño brazo”, esto por la peculiar forma de este bocadillo que asemeja dos brazos cruzados (a nosotros nos parece más un moño o algo por el estilo, pero en fin). De hecho, en la época del Imperio Romano, monjes Benedictinos de Borgoña  los horneaban y daban a los niños como premio  llamándoles brachiola y decían que la figura del pretzel era de los brazos de un niño rezando, en fin, cada quien su historia.

Muy populares en Alemania, los Pretzels suaves de gran tamaño

Lo que si no ha variado mucho desde aquellos años es la manera de elaborar esta salada botana -aunque en los malls estadounidenses ya los venden hasta de chocolate y rellenos de crema pastelera, así son en ese país, a casi todo le ponen azúcar – usando sólo harina de trigo, levadura , leche y un poco de mantequilla. Una vez formados los listones o “brazos” que darán vida al pretzel, estos se remojan en una solución preparada con agua y bicarbonato de sodio para darle la textura ta particular de esta botana. Además, hay algunos lugares que a la receta le añaden un poco de cerveza, normalmente del tipo Ale, para darle un mejor sabor y textura al producto final.

Aunque los principales consumidores del mundo en materia de pretzels son los países europeos con gran influencia germana, además de los Estados Unidos y Canadá, este económico bocadillo cervecero poco a poco ha ido ganando adeptos en otras partes del mundo, incluido México, sobre todo después de la llegada de los Clubs de Precios  (Sam’s, Costco) en la década de los noventa, ya que en estas tiendas casi siempre encuentras bolsas de esta botana a muy bien precio y al tener un sabor seco y salado, se llevan bien con otro tipo de botanas, además de con la cerveza por supuesto, habrá que ir por unos y acompañarlos con algunas buenas cervezas mexicanas.

¡Salud!
The Beer Daily Dudes