Una genial idea de Saltwater Brewing

saltwaterediblerings_tbd_4Estos días la verdadera  innovación está en boca de muchos pero en manos de pocos; sí, porque aunque muchos se nos enojen, el hacer un diseño mínimal-retro-futurista para un empaque, lanzar una app o hacer un video para Vimeo con un look hipster no es algo así como el pináculo del pensamiento innovador. Sin embargo, en un mar de ideas con una vida poco útil -salvo para generar imagen-, esta semana la cervecería independiente estadounidense Saltwater Brewery le ha dado al mundo una idea de esas que dejará huella en nuestro mundo, literalmente hablando, hablamos del primer contenedor de latas de cerveza hechos de materia orgánica, que son comestibles para la fauna marina.

saltwaterediblerings_tbd_2¿Comestibles para la fauna marina? Sí, así como lo leen, esta pequeña cervecería de Florida le metió cerebro y agallas en desarrollar y producir este empaque que no daña la vida en el mar. Y es que actualmente un enorme problema para los mares es la basura plástica que tristemente desechamos en éstos, y mucha de esta viene en forma de arillos porta six packs cerveceros que se tiran al mar, ya sea en las playas o bien desde botes pesqueros (no es novedad que ir al mar a pasar un buen rato y beber cerveza van de la mano). Para que se den una idea, la Academia Natural de Ciencias de los Estados Unidos ha encontrado que cerca del 90% de las aves marinas han comido plástico y muchas de éstas no lo eliminan, con efectos desastrosos. Además, el índice de basura marina del Ocean Conservancy, cita que el plástico es el más común residuo comido por las tortugas marinas en el 2015, por ello la relevancia de este desarrollo de Saltwater Brewing.

saltwaterediblerings_tbd_3Los anillos porta six packs de Saltwater están hechos a partir de residuos de cebada y trigo que son usados en la producción de sus cervezas, los cuales pasan un proceso de limpieza, antes de ser mezclados con otros componente naturales para hacer una pasta biodegradable y segura para ingerir, la cual se usa en moldes especiales para crear el empaque que sostiene 6 cervezas. De acuerdo con Saltwater, la rigidez, resistencia y facilidad de transportación de estos ‘holders’ son similares a los plásticos, por lo que el consumidor no sentirá diferencia alguna. El único problema con este empaque es su costo, el cual es más alto, esto por su volumen de producción pequeño, pero se espera que grandes jugadores del mercado cervecero se unan a esta práctica para obtener costos más accesibles y de paso ayudar con el problema actual de basura plástica en el mar y sus terribles efectos a corto y mediano plazo. ojalá y las MBCs se unan a esta práctica. Ah, y mejor aún si los seres humanos dejáramos de ser tan insensibles y no anduviéramos por ahí tirando basura por todos lados, en fin.

saltwaterediblerings_tbd_1

¡Bravo por Saltwater Brewery!
TBD Staff

Con ustedes, los Bee-R Goggles

beergogglesTBD_3¿Qué pasa cuando juntas cerveza, Realidad Virtual y un poco de humor? Sacas absurdos pero divertidos productos como el que les presentamos de manera rápida por acá: los Bee-R Goggles, desarrollo en Beta de unas mentes de creativos publicitarios, que se suben al carrito de moda: la realidad virtual en headsets (como los de Samsung o Google) pero en este caso enfocados a tener una “experiencia de inmersión a la cerveza”.  La idea es simple, beber cerveza y verla de cerca, ¿para qué? no tenemos idea, pero bueno, hay cosas que simplemente existen y ya.

beergogglesTBD_1

beergogglesTBD_2Y aunque por ahí en sus sitio web hay un video y explicación vaga del proyecto, aún no sabemos si estos Bee-R Goggles existen (o existirán) o es simplemente una ‘madreada’ en alusión al término “Beer Goggles”. Y es que en inglés el término Beer Goggles es una expresión usada para referirse al efecto causado por el alcohol en la percepción en torno a otras personas (principalmente sexual); como cuando dices “esa persona se me hace atractiva, pero solo después de unas cinco o seis cheves”. En fin, acá les dejamos este peculiar producto, y si alguien lo ve en operación o mejor aún lo usa, ahí luego nos avisa cómo le fue.

¡Salud!
TBD Staff

En el día del Pretzel, con ustedes, el Pretzel

Como bien menciona un viejo dicho popular, “Cerveza sin botana, no es cerveza”, y en eso no podemos estar más de acuerdo acá en The Beer Daily, ya que somos fanáticos de la cerveza, pero si está bien acompañada con algo de comer, mucho mejor. Y bueno, en nuestro país el tema de botanas+cerveza es muy extenso, si no, basta darse una vuelta a cualquier cantina o bar en las ciudades mexicanas para ver que al parroquiano nacional le gusta acompañar sabrosamente sus cervezas; de hecho, este tema da para un artículo exclusivo sobre las botanas mexicanas, que prometemos traerles pronto a esta página cervecera.

Pero ahora les queremos platicar un poco más sobre lo que quizás sea la botana más popular en todo el mundo para acompañar la cerveza, nos referimos a los pretzels, ese producto horneado con sal de grano encima que tan bien va con unos tarros y tarros de cerveza helada y que oficialmente celebra su día el 26 de abril de cada año.

La variedad más consumida de Pretzels en América, los estilo galleta salada

Pues bien, el Pretzel nació en Alemania hace ya muchos siglos, y desde sus inicios se le relacionó al consumo de cerveza, costumbre que se exportó del país bávaro al mundo entero, junto con su manera de hacer este líquido que tanto nos gusta. A grandes rasgos, hay dos tipos de pretzels, los suaves estilo pan, -normalmente grandes, del tamaño de una mano-  y los crujientes, estilo galleta, que son los más conocidos y consumidos en los bares, sobre todo en América del Norte y Australia (y con los que una vez estuvo a punto de ahogarse George W. Bush mientras veía un juego de fútbol americano). El nombre de Pretzel es una derivación de la palabra alemana Brezel que a su vez viene del latin “Bracellus” que significa  “pequeño brazo”, esto por la peculiar forma de este bocadillo que asemeja dos brazos cruzados (a nosotros nos parece más un moño o algo por el estilo, pero en fin). De hecho, en la época del Imperio Romano, monjes Benedictinos de Borgoña  los horneaban y daban a los niños como premio  llamándoles brachiola y decían que la figura del pretzel era de los brazos de un niño rezando, en fin, cada quien su historia.

Muy populares en Alemania, los Pretzels suaves de gran tamaño

Lo que si no ha variado mucho desde aquellos años es la manera de elaborar esta salada botana -aunque en los malls estadounidenses ya los venden hasta de chocolate y rellenos de crema pastelera, así son en ese país, a casi todo le ponen azúcar – usando sólo harina de trigo, levadura , leche y un poco de mantequilla. Una vez formados los listones o “brazos” que darán vida al pretzel, estos se remojan en una solución preparada con agua y bicarbonato de sodio para darle la textura ta particular de esta botana. Además, hay algunos lugares que a la receta le añaden un poco de cerveza, normalmente del tipo Ale, para darle un mejor sabor y textura al producto final.

Aunque los principales consumidores del mundo en materia de pretzels son los países europeos con gran influencia germana, además de los Estados Unidos y Canadá, este económico bocadillo cervecero poco a poco ha ido ganando adeptos en otras partes del mundo, incluido México, sobre todo después de la llegada de los Clubs de Precios  (Sam’s, Costco) en la década de los noventa, ya que en estas tiendas casi siempre encuentras bolsas de esta botana a muy bien precio y al tener un sabor seco y salado, se llevan bien con otro tipo de botanas, además de con la cerveza por supuesto, habrá que ir por unos y acompañarlos con algunas buenas cervezas mexicanas.

¡Salud!
The Beer Daily Dudes

¿Qué Pretzel, Bro?

Como bien menciona un viejo dicho popular, “Cerveza sin botana, no es cerveza”, y en eso no podemos estar más de acuerdo acá en The Beer Daily, ya que somos fanáticos de la cerveza, pero si está bien acompañada con algo de comer, mucho mejor. Y bueno, en nuestro país el tema de botanas+cerveza es muy extenso, si no, basta darse una vuelta a cualquier cantina o bar en las ciudades mexicanas para ver que al parroquiano nacional le gusta acompañar sabrosamente sus cervezas; de hecho, este tema da para un artículo exclusivo sobre las botanas mexicanas, que prometemos traerles pronto a esta página cervecera.

Pero ahora les queremos platicar un poco más sobre lo que quizás sea la botana más popular en todo el mundo para acompañar la cerveza, nos referimos a los pretzels, ese producto horneado con sal de grano encima que tan bien va con unos tarros y tarros de cerveza helada, seguro ya los han probado por ahí, ¿no?

La variedad más consumida de Pretzels en América, los estilo galleta salada

Pues bien, el Pretzel nació en Alemania hace ya muchos siglos, y desde sus inicios se le relacionó al consumo de cerveza, costumbre que se exportó del país bávaro al mundo entero, junto con su manera de hacer este líquido que tanto nos gusta. A grandes rasgos, hay dos tipos de pretzels, los suaves estilo pan, -normalmente grandes, del tamaño de una mano-  y los crujientes, estilo galleta, que son los más conocidos y consumidos en los bares, sobre todo en América del Norte y Australia (y con los que una vez estuvo a punto de ahogarse George W. Bush mientras veía un juego de fútbol americano). El nombre de Pretzel es una derivación de la palabra alemana Brezel que a su vez viene del latin “Bracellus” que significa  “pequeño brazo”, esto por la peculiar forma de este bocadillo que asemeja dos brazos cruzados (a nosotros nos parece más un moño o algo por el estilo, pero en fin). De hecho, en la época del Imperio Romano, monjes Benedictinos de Borgoña  los horneaban y daban a los niños como premio  llamándoles brachiola y decían que la figura del pretzel era de los brazos de un niño rezando, en fin, cada quien su historia.

Muy populares en Alemania, los Pretzels suaves de gran tamaño

Lo que si no ha variado mucho desde aquellos años es la manera de elaborar esta salada botana -aunque en los malls estadounidenses ya los venden hasta de chocolate y rellenos de crema pastelera, así son en ese país, a casi todo le ponen azúcar – usando sólo harina de trigo, levadura , leche y un poco de mantequilla. Una vez formados los listones o “brazos” que darán vida al pretzel, estos se remojan en una solución preparada con agua y bicarbonato de sodio para darle la textura ta particular de esta botana. Además, hay algunos lugares que a la receta le añaden un poco de cerveza, normalmente del tipo Ale, para darle un mejor sabor y textura al producto final.

Aunque los principales consumidores del mundo en materia de pretzels son los países europeos con gran influencia germana, además de los Estados Unidos y Canadá, este económico bocadillo cervecero poco a poco ha ido ganando adeptos en otras partes del mundo, incluido México, sobre todo después de la llegada de los Clubs de Precios  (Sam’s, Costco) en la década de los noventa, ya que en estas tiendas casi siempre encuentras bolsas de esta botana a muy bien precio y al tener un sabor seco y salado, se llevan bien con otro tipo de botanas, además de con la cerveza por supuesto, habrá que ir por unos y acompañarlos con algunas buenas cervezas mexicanas.

¡Salud!
The Beer Daily Dudes

Correr y beber al mismo tiempo: Beer Mile

beermile_coverPara que no digan que los dudes del Beer Daily no hablamos de ejercicio, estos días seguimos en onda algo así como deportiva, ya que en otro post les hablamos del mundial de fútbol y ahora, del fenómeno “Beer Mile”.

Y es que ahora que en muchas ciudades se ha puesto de moda andar de novedoso queriendo parecer atleta, por el simple hecho de presumir que corres carreras de no se cuantos kilómetros, tomarte selfies y subirlas al Face (para después comerte una orden de grasosos tacos de barbacoa), además de haber carreras temáticas que parecen haber sido fundadas en la hermana república de Ñoñolandia ( de zombies, de colorcitos, con varas fosforescentes, etc.), ¿porqué no habría de existir una carrera que incluya la cerveza en su desarrollo? Sí, hablamos de la Beer Mile.

Con todo el atuendo de corredor. Y unas chelas “para el camino”

Pues bien, esta Beer Mile, aunque no es nada nuevo -comenzó a finales de los 80’s en varias universidades estadounidenses- en años recientes ha ganado popularidad en otros países, algunos de ellos incluso teniendo ya un organismo rector de este “chevedeporte”. Si ya llegaste hasta acá, seguro te estás preguntando “¿pero qué es el Beer Mile?” Sencillo, esta actividad que entra en la categoría de las pruebas atléticas digestivas (así lo nombran, no es invento nuestro) consiste en correr una milla y beber cerveza, así, plano y seco, siendo el formato más común el de beber una cerveza de 325 ml, para enseguida correr un cuarto de milla, luego repetir el proceso (beber cheve/correr) tres veces más, para así completar la milla chelera, habiendo tomado cuatro cervezas enteras. ¿Y quién gana? Pues simple, al ser esta una carrera, gana quien haga el menor tiempo.

¡Fondo! Antes de iniciar la carrera

Y para que vean que tan popular se ha vuelto este deporte chelero, la página beermile.com tiene en su historia registrados más de 12,000 participantes en 1,773 carreras avaladas por ellos, aunque ellos mismos señalan que no todos aquellos que participan en alguna Beer Mile (ellos dicen que 1 de 8 solo lo hace) recuerdan ingresar a esta web y publicar sus datos (seguro muchos después de terminar la carrera, lo que menos desean es pegarse a una computadora). Y justo como en las carreras de distancia comunes y corrientes, acá también existen categorías, basadas en edad y peso, destacando la de Masters (40 años para arriba) y Percherones (de 35 años en adelante y pesando más de 100 kilos).

Al ser este “deporte” no algo así como dentro del programa del olimpismo, es difícil poder llevar control sobre los récords mundiales, aunque según se dice, el récord actual es de 4 minutos con 57 segundos, obtenido por un bebedor/corredor que se hace llamar James “La Bestia” Nielsen, quien a raíz de esto -y el más de millón de visitas en YouTube- ha sido tentado por varias compañías cerveceras para patrocinarlo y usarlo como vocero de sus marcas para eventos de este tipo.

¿Y ustedes, se aventarían a participar en una carrerita de estas?

TBD Staff

Hablando al Chillsner

chillsnercoverTBDSi son visitantes asiduos a esta web, ya se habrán dado cuenta que el Staff de TheBeerDaily le gusta andar de novedoso, buscando cheves y productos relacionados a esta sabrosa bebida para publicarlos por acá (hasta destapadores de luchadores les hemos puesto). Y hoy no es excepción, ya que les presentamos un innovador producto que permite mantener fría la cerveza en botella por un buen rato, se trata del Chillsner, dispositivo creado por la marca Corkcicle.

chillsner2TBDHechas en acero inoxidable, estas Chillsner son algo así como estacas que después de dejarsa en el congelador por 45 minutos, insertas en tu botella de cerveza, y que debido a su cuello plástico, embona perfecto con la boca de la botella, permitiendo el flujo de cerveza fría hacia ti. Y bueno, aunque la idea en si, es muy sencilla (hablamos de un asunto de transferencia de temperatura) este producto le va bien a aquellos que les gusta tomar su cheve directo de la botella, sobre todo en regiones donde la temperatura cálida es casi permanente (¡saludos brothers de Mexicali!

chillsnerdetailTBDEstas Chillsner no las hemos visto en México, pero seguramente para cuando llegue la temporada de primavera/verano las veremos por estas latitudes, y no les extrañe que incluso vengan de la mano de alguna marca de cerveza, esto como estrategia promocional. Ahí les dejamos un tip para sus activaciones, mercadólogos de las cervecerías que gastan lana sponsoreando de todo, ¡de nada!

Y bueno, nos daremos a la tarea de encontrar unas de estas herramientas cerveceras estas fechas y ya cuando las usemos, les diremos qué tal funcionan

¡Salud!
TBD Staff

Free Beer!!

Free Beer, en el concepto de libertad, no de cerveza gratis… desgraciadamente.

En estos tiempos, donde todo es internet, capitalismo, globalización y donde las fronteras culturales y del lenguaje parecen haber desaparecido, estamos a acostumbrados a ver, escuchar y conocer más sobre todos los temas que nos interesan, compartirlos y a veces hasta tomarlos por las buenas (o por las malas), como una buena película, un disco que nos trae recuerdos pero que ya no lo encontramos (por desgracia todos lo hacemos, no digan que no) o algún ‘diseñito padre’, para hacer las invitaciones para una fiesta, mandarle un dibujito a la novia o hasta para colgarlo por ahi en la casa.

Bajo esta búsqueda de reglamentaciones tan universales y casi imposibles de catalogar, por las casi nulas barreras del internet, surgió Creative Commons (CC), una corporación internacional sin fines de lucro, orientada a darle al autor el poder de decidir los límites de uso y explotación de su trabajo en Internet. Ahora sí que uno da permiso de hasta donde se puede usar su chamba, sin que afecte nuestros propios intereses.

No es tan complicado como suena, pero llegando a este renglón se preguntarán muchos de ustedes ‘Y porqué diantres el Playmo está hablando de tanta cosa legal y no de chelas’; ¡Oh, ps’ pérense!, porque resulta que en Copenhagen, allá en las europas del 2004, un colectivo de artistas visuales llamado Superflex, tuvo la maravillosa idea de hacer una receta de cerveza, publicarla bajo el manifiesto de CC y, entre otras razones, romper más fronteras industriales, políticas y sociológicas, ofreciendo al mundo la ahora popular mezcla llamada Free Beer, que es un juego de palabras en inglés que bien podría significar Cerveza Gratis, pero que en realidad se refiere a la libertad del término, es decir, Cerveza Libre.

Originalmente llamada Vores Øl (Nuestra Cerveza, en danés), ha sido una mezcla básica y tradicional cervecera con un ingrediente especial, ¡Guaraná!, que logra catalogar a esta cerveza como cerveza energetizante, quesque pa’ activarnos…

Free Beer hecha en Sapporo, Japón.

El punto es, que ellos mismos regalan etiquetas (bueno, el diseño) y la receta original en su página web para que todos podamos hacer nuestra propia Free Beer, bajo la licencia respectiva de CC, dentro de la cual se manifiesta el hecho de que todo aquel que haga uso de esta receta básica tiene que poner la etiqueta de Free Beer y publicar de alguna u otra manera la receta, ya sea fiel a la de Superflex o con alguna modificación, así esta cerveza se va extendiendo a lo largo y ancho del mundo, donde tal vez en Alemania le pondrían algunos ingredientes para preparar pretzels y aquí en México, probablemente, chile o xocolatl.

Munny.

Eso es lo que hace libre a esta cerveza, porque da la libertad de hacer lo que nos venga en gana, siempre respetando la parte básica, como los Munnies y Dunnies de Kid Robot, esos juguetes que se pueden personalizar o que ya vienen diseñados por otros artistas, nada más que esto pues, te pone más alegre, con los con los que empieza la receta básica.

Esta es la Cerveza Libre, logrando lo que ninguna otra bebida o brebaje ha hecho en la historia, generar un movimiento internacional involucrando a cientos o miles de personas con un mismo fin, disfrutar la cerveza.

Visiten su página lml, ahi podrán encontrar recetas destacadas, elegidas por los mismísimos Superflex, fotos que les envían las personas al rededor del mundo que ya han hecho sus mezclas e información más detallada del proyecto.

Ya si alguno de ustedes se anima a hacer la receta, a modo de agradecimiento, mándenles una fotillo de su obra para colaborar con el proyecto y, si no es mucha molestia, regálenme una para probarla.

Free Beer hecha en Münster, Alemania; creación de una tal Katharina.

Free Beer BBQ de Los Angeles, California.

¡Salud!

 – Herr Playmo von Freuschland

@capitanudillos