Visitando al Fat Head’s

fatheads_tbd_1Pues con la novedad que nos dio hambre y sed, y nos dimos una escapada a conocer un BrewPub que en los últimos años ha dado de que hablar en la escena artesanal de los Estados Unidos, nos referimos al Fat Head’s Brewery, en su versión de Portland. Y decimos que en esa versión porque Fat Head’s tiene otros dos en el país del norte, uno en Cleveland y otro en Pittsburgh, que es donde nació esta firma cervecera que tiene en su haber varias medallas y reconocimientos en diversos festivales cerveceros en América y Europa.

fatheads_tbd_5

Así luce el comedor de Fat Head’s en su versión Portland.

Con una mezcla de excelentes birras y comida bastante adhoc a la beberecua, este Fat Head’s le da al clavo a los gustos de los fanáticos de las cervezas que proponen, ya que su lineup incluye ales estilo belgas, cervezas frutales, lagers, stouts, porters, rauchbiers y un montón más, que se hacen in situ y a la vista de los parroquianos; bueno, al menos puedes ver los tanques de fermentación mientras te comes uno sus famosos headwiches, pizzas alitas y otros items de beer food.

fatheads_tbd_4

Esta es la Bavarian Hotbox, una rica chelita de 5% ABV.

fatheads_tbd_3

Los tanques, a la vista de los parroquianos.

Y como dijimos, su lineup cervecero es tan amplio que no da para probar todas en una sentada (salvo que: 1-seas borracho de esos pros o 2-pidas samplercitos ‘moja muelas’)por lo que en esta ocasión probamos dos, la Zeus Juice y la Bavarian Hotbox . Comenzamos con la Zeus Juice (uno de sus clásicos) que es una Belgian Strong con toquecitos a plátano, pera, clavo  y chicle, sí chicle, que aunque suene compleja es bastante agradable al paladar y no tan pesada como se lee, a pesar de su 10% ABV. Por otra parte, la Bavarian Hotbox es una Rauchbier ligera de cuerpo pero en la cual se notan bien claro los ahumados de la la malta alemana (de ahí su nombre) y madera de haya que se usan para su preparación, con un sabroso balance, muy buena en realidad, súper recomendable.

fatheads_tbd_6

El Salmon Reuben, uno de los Melts de su menú. Delicioso y abundante.

Y para acompañar estas chelitas nos inclinamos por un Salmon Reuben Melt que viene siendo una versión del clásico Reuben, pero con salmón del río Columbia en lugar de pastrami, con aderezo mil islas/sriracha en pan de centeno. También probamos su chicken club con cheddar de Tilamook y otras cosas, que aunque rico, no superó al Reuben; ambos platillos vienen en porciones bastante generosas y venían com con media tonelada de chips de papa, así que con hambre no te vas a quedar.

fatheads_tbd_2

Algunas de las medallas y reconocimientos obtenidos por Fat Head’s exhibiéndose en este lugar

fatheads_tbd_7

En la esquina de la 13 y Davis, encuentras a Fat Head’s en Portland

Si de pronto andan por esas latitudes del noroeste de EEUU, les recomendamos que le dediquen un par de horas a visitar al cabezón gordo, eso sí, les recomendamos que vayan con estómago vacío.

¡Salud!
TBD Staff

 

¿Te quieres graduar en la Universidad de la Cerveza?

universityofbeer_TBDHay de todo tipo de universidades en este planeta, hasta la de la hamburguesa, que opera McDonald’s en Illinois, por lo tanto no es de sorprenderse que exista en California la University of Beer, la cual por su puro nombre, se antoja inscribirse a sus cursos. Pero ojo, en esta “universidad” no hay aulas, ni maestros, ni exámenes finales… esta University of Beer es el peculiar nombre que le dieron a un bar en Davis, poblado con mucha vida estudiantil del condado de YOLO, (sí, así se llama) en el área metropolitana de Sacramento.

universityofbeer_TBD_1Esta “Universidad” se ubica en el centro de Davis y ofrece a sus visitantes más de 50 diferentes cervezas de barril, tanto locales como de otras partes del mundo, entre las que se destaca una amplia gama de productos artesanales producidos en el norte de California, que van desde Sidras hasta West Coast IPA’s.

universityofbeer_TBD_2

Y para darle un toque más universitario al asunto, lo que en muchos bares le llaman “hora feliz”, en este lugar le llaman Hora de Estudio, la cual no es solo una hora, sino 5, ya que se ofrece de lunes a viernes de 12 del mediodía a 5 de la tarde (si con cinco horas probando diferentes estilos de chela, no aprendes nada, entonces estás medio lento).

universityofbeer_TBD_3

Además como todo bar de un poblado universitario, en este pintoresco lugar se llevan eventos relacionados a las fraternidades de las universidades, así como fiestas temáticas de todo tipo, como los ‘días perros’, cuando por llevar a tu can al patio de esta universidad chelera, te dan descuentos en la compra de ciertas cervezas.

universityofbeer_TBD_4

universityofbeer_TBD_5

Si quieres darte una escapada a esta Universidad de la Cerveza, vuela a Sacramento y de ahí pídele a un taxi (don’t drink and drive!) que te lleve a Davis, y en el mero centro de este poblado te toparás con esta universidad en la que seguramente querrás pasar varios semestres enrolado.

Cheers!
TBD Staff

Comer y beber sabroso en Monterrey: El Tinieblo

tinieblocentro_TBD_1

Esta ocasión les platicaremos de un sabroso y ecléctico restaurante/cantina ubicado en Monterrey que tuvimos el gusto de conocer hace unos días, se trata de Mezcalería El Tinieblo, ubicada en una de las céntricas zonas de la Sultana del Norte, la Calzada Madero, casi llegando a Félix U. Gómez.

La barra de El Tinieblo, bien surtida

La barra de El Tinieblo, bien surtida

Ubicado en la esquina de Madero y J.G.Leal, este restaurante es relativamente nuevo en la creciente escena gastronómica Regiomontana, y aunque en un principio la ubicación de éste te hace un poco de ruido -el Tinieblo no está una zona que digamos trendy– la verdad es que al entrar al lugar, algo te dice que estás en un lugar perfecto para comer sabroso y beber igual de rico. De entrada, al abrir la puerta, un ligero pero delicioso aroma a ahumado te da la bienvenida (producto de su cocina), lo cual pone en guardia a tus papilas gustativas.

Además, la decoración ecléctica del lugar le va ideal al nombre de este restaurante; así, te encuentras con que cada mesa tiene diferentes tipos de sillas, algunas bastante antiguas, otras no tanto, pero cada una con su propia personalidad (como por ejemplo las viejas sillas de lámina con la imagen del desaparecido refresco “Spur Cola”), que mezclan bien con la decoración del techo y su iluminación a “medio dormir”.

Una 7 Barrios Blonde y una Tempus Dorada, dos de las cervezas que disfrutamos en este lugar.

Una 7 Barrios Blonde y una Tempus Dorada, dos de las cervezas que disfrutamos en este lugar.

Y aunque por obvias razones la bebida de casa es el mezcal (Tinieblo es una muy buena marca de esa bebida) esta ocasión nos inclinamos por pedir algunas cervezas para abrir boca (cuando hagamos TheMezcalDaily.com ahí si les traemos reseñas de esa bebida ), sugiriéndonos nuestra amable mesera que probáramos algunas artesanales mexicanas que ahí sirven, entre las que destacan las de la casa Cucapá, Minerva y Tempus. Ante la insistencia (not) degustamos unas Coloniales de Minerva, algunas otras de Tempus, así como unas Tripel de Calavera y para cerrar unas Blonde de la potosina Siete Barrios (no se asusten por la cantidad, fuimos varios los que comimos en el Tinieblo), resultando muy buenas compañeras para nuestros alimentos.

Los frijoles Tinieblo, deliciosa mezcla con chicharrón y queso fresco.

Los frijoles Tinieblo, deliciosa mezcla con chicharrón y queso fresco.

Y es que en el tema de la cocina de El Tinieblo, ésta es otro asunto, su sazón es simplemente delicioso, desde las botanas hasta el postre, se nota que en este lugar le ponen mucho cariño a lo que hacen. De entrada, pedimos un queso Tinieblo de Rancho asado, que es un queso estilo panela a las brasas servido sobre una cama de nopales, cebolla y tomate. Para acompañar este queso, nuestra mesera nos sugirió unos frijoles  Tinieblo, que son frijoles negros servidos con chicharrón de res y queso fresco; ambos platillos venían servidos con sendas tortillas de maíz y harina, estas últimas de esas que entran en la categoría “motherless”.

El Sirloin Tinieblo, una delicia.

El Sirloin Tinieblo, una delicia.

De plato fuerte nos devoramos un Sirloin Tinieblo (sí, acá a caso todo le ponen su apellido) el cual es una joyita, no tanto por la calidad de la carne en si (la cual es muy buena, dicho sea de paso), sino por la manera como lo preparan, con una cubierta oscura a base de especias y otros ingredientes como manzanilla, el cual le da un sabor difícil de describir, pero delicioso al paladar, simplemente espectacular. El corte lo acompañan con vegetales  al vapor y papas cambray con una salsa semi picosa que les da un sabor también bastante especial, si van, no dejen de probarlo.  Ya de postre nos echamos un pan de elote con miel de agave que nos resultó bastante bueno, considerando que lo nuestro no son los postres; acá confirmamos que un plato sencillo pero bien hecho, lo lleva a otras alturas. Además, el nivel de servicio de este lugar es muy bueno y eso por supuesto hace que te siente mejor la comida y bebida.

En conclusión, si te gusta comer y beber bien y si estás en Monterrey, el Tinieblo es un lugar que no puedes dejar pasar por alto, date una escapada pronto por esos rumbos de la Calzada Madero y déjate consentir por los sabores de este lugar, créenos, no te arrepentirás. El Tinieblo está ubicado en Calzada Madero #1697 en el Centro de Monterrey, su teléfono es el (81) 83721651, acá puedes checar su fanpage en Facebook.

¡Salud!
The Beer Daily Dudes

Banger’s: cerveza y salchichas en el corazón de Texas

bangersTBD_1

A pesar del frío que se ha sentido en norteamérica en este mes de enero, hace unos días tuvimos la oportunidad de conocer un buen lugar para disfrutar varios tipos de cerveza y deliciosas salchichas estilo alemán en el corazón de Texas, se trata de Banger’s Sausage House and Beer Garden, ubicado en la calle Rainey en el centro de Austin.

101 cervezas de barril en Banger's

101 cervezas de barril en Banger’s

Banger’s es uno de los nuevos bares que han abierto en esta calle de la capital texana que se distingue por sus casas centenarias que han pasado de estar medio que en el abandono a formar una alternativa a la calle 6 en términos de “trenddy bar hopping” como los locales se refieren a esta actividad. El caso es que desde que abrió sus puertas en julio del 2012, este lugar ha sido un hit entre locales y visitantes, por su ecléctico concepto y por la amplia variedad de cervezas de barril que manejan, así como las diferentes salchichas estilo alemán que ahí mismo preparan.

Una Lawnmower de St. Arnold esperándonos en la barra

Una Lawnmower de St. Arnold esperándonos en la barra

El lugar es como una mezcla entre un jardín cervecero alemán y un típico bar de cowboys y al entrar lo que te llama la atención es su barra, donde se aprecian 101 dispensadores de cerveza de barril, identificados con un número, el cual corresponde a la cerveza que anuncian en pequeñas pizarras encima de estos, y las cuales van rotundo continuamente.
En esta ocasión, decidimos probar varias de estas -vaya que es grande el reto de probar las 101 cheves- entre las que destacamos la ligerita Kölsch de St.Arnold llamada “Fancy Lawnmower” (4.1% ABV). Además probamos la la “Lobo Negro” de Pedernales brewing Co., una dunkel lager de (5% ABV), la “Chocolate Indulgence” de Ommegang (7% ABV) y la “Sputnik” (6.5% ABV) una Stout de Austin Beerworks, todas muy buenas.

Los cacahuates hervidos, una de las botanas más populares en este lugar.

Los cacahuates hervidos, una de las botanas más populares en este lugar.

Y como buen lugar cervecero, no podíamos dejar de acompañar nuestras cervezas sin probar alguna de las botanas del Banger’s, inclinándonos esta ocasión por probar los bastante peculiares cacahuates hervidos. Tal y como se lee, esta botana son cacahuates hervidos con todo y su cáscara, a los cuales le agregan diferentes salsas como la tipo inglesa, además de salsa estilo Louisiana; este acompañante de tu cerveza es servido en un bote de vidrio con otro de “repuesto”, para que vayas desechando las mojadas cáscaras. Estos “Boiled Peanuts” son ricos, pero de rato te pueden llegar a fastidiar, uno, por su sabor demasiado salado y dos, porque terminas usando como medio kilo de servilletas por estarte quitando los restos de salsas de las manos, pero como sea, cumplieron su cometido de ser una buena pareja para nuestras pintas de cerveza.

Algunas de las salchichas, exhibiéndose en las vitrinas del Banger's

Algunas de las salchichas, exhibiéndose en las vitrinas del Banger’s

Lo que si está para pedir una y otra vez son sus salchichas, las cuales tienen en muchas variedades, desde las clásicas bratwurst  hasta algunas “exóticas” -como ellos les llaman- como la de pato, higo y tocino, y la de carne de lagarto, e incluso hasta variedades vegetarianas como las de espárragos y champiñones ahumados y las que queso de cabra y betabel. Acá la decisión es igual de difícil que con la elección de las cervezas, ya que manejan más de 30 tipos de salchichas, por lo que está vez nos fuimos por lo más básico, pidiendo una Bratwurst y una Andouille que es una salchicha de cerdo con especias, vino y cebollas; ambas las acompañamos con pan de centeno y estaban deliciosas, sobre todo con un poco de mostaza agria de la casa, la cual tiene bastante kick, por eso si visitas este lugar y pides mostaza, vete con precaución, ya que es de un sabor bastante intenso.

En fin, este lugar es un must para los amantes de la cerveza y las salchichas estilo alemán,  si visitas la capital de Texas, no dejes de darte una escapada al Banger’s, eso sí, ve con mucha hambre y sed porque allá adentro te esperan muchas sensaciones al paladar que no debes dejar pasar, además de buena música en vivo en algunos días de la semana. Banger’s está ubicado en el 79 de la calle Rainey, en el centro de Austin y abren de lunes a domingo.

Cheers!
The Beer Daily Dudes

Bier Stube, el rincón alemán de Monterrey

La decoración típica alemana en el Bier Stube de San Pedro.

Si bien la comida alemana no es de las más reconocidas del mundo, ni tampoco de las que tengan más variedad, en comparación con la francesa o mexicana por ejemplo, sí es una comida que en casi todos lados que la pruebes le pondrás pocos “peros” y seguramente terminarás satisfecho al comer, puesto que tal y como la misma cultura germana, es de un carácter bien estructurado, simple y práctico, pero eso sí, bastante balanceado.

Una de las cervezas que degustamos, la Hofbräu original

Con esa idea en mente y buscando un lugar donde degustar unas deliciosas cervezas alemanas junto con un poco de la típica gastronomía de Bavaria, el pasado fin de semana pasada nos dimos una vuelta por el “Bier Stube”, restaurante ubicado en la Plaza Trefontane, en San Pedro Garza García (para los que no son de por acá, este municipio es suburbio de Monterrey) lidereado por el chef Diego Ortiz.
Cuando cruzas la puerta de este restaurante auspiciado por el Deutscher Klub de Monterrey sientes inmediatamente que te transportas a un rincón de Alemania, esto por su ambientación típica de una taberna/restaurant de este país europeo, donde predominan los tonos a madera y cerámica en su decoración, así como una serie de banderas de las diferentes provincias alemanas, sin faltar la música folklórica de ese progresista país, por ello no es extraño que cuando visites este lugar de San Pedro, haya gente alemana comiendo bastante a gusto ahí.

Siendo varias personas las que compartimos la mesa, decidimos pedir varios platos al centro para así poder probar varios platillos junto con nuestras cervezas, alemanas por supuesto. La cerveza sugerida por el capitán ese día para acompañar nuestros alimentos fue la Hofbräu Original (Conocida por los alemanes como HB), cerveza clara, tradicional, a base de malta de cebada con un 5.1% ABV. Esta refrescante cerveza rubia producida en Munich presenta un ligero nivel de amargor lo cual resultó ideal para degustar varias creaciones culinarias de Alemania.

El Camembert del Bier Stube, una delicia.

De entrada, nos decidimos por probar un queso Camembert empanizado servido sobre un espejo de arándanos (Panierter Camembert mit Preiselbeeren), el cual es una delicia, y aunque su nombre sea medio apantallador, la realidad es que es un platillo sencillo y que va bastante bien con las HB´s que tomamos.  Después del queso de entrada y viendo que queríamos probar platillos básicos alemanes,  el Capitán nos sirvió un plato mixto de Würstchen (salchichas) en las que combinan las del tipo Nürnberger, Frankfurter y la Weiße Bratwurst (salchicha blanca de ternera); estas salchichas asadas vienen acompañadas con papa estilo Munich y Sauerkraut.

Un plato de salchichas mixtas, con papa Munich y Sauerkraut

Después de hacer una breve pausa, cambiamos de cerveza, eligiendo ahora una clásica Löwenbräu, cerveza bastante conocida en muchas partes del mundo, la cual es de nuestras favoritas, por su buen balance entre sabor y ligereza, ideal para este tipo de comida.
Con estas Löwenbräu, llegó a nuestra mesa un plato de codornices al horno en salsa de vino tino, con uvas. Este platillo no lo había probado y tenía mis reservas al respecto, pero la verdad es que la recomendación de la casa, fue más que buena; este platillo venía en su punto, dándole la salsa de vino tinto un sabor súper especial a estas pequeñas aves; si llegas a visitar el Bier Stube, vale la pena que las pidas.
Después de esta delicia de platillo, nuestro mesero sugirió servirnos un chamorro de puerco al hornos (Eisbein), invitación que decidimos declinar, puesto que las porciones que nos sirvieron fueron bastante generosas, eso sí, prometiéndole que regresaríamos pronto a probar ese chamorrito, así como otras cervezas de la casa Hofbräu München que tienen ahí como la Weizzen, cerveza de trigo o la Dunkel, la cual es una cerveza oscura de cebada.

Löwenbräu, otra de las cervezas que probamos en el Bier Stube

Sin duda, nuestra visita al Bier Stube fue bastante grata, tanto por la atención de su personal como de la calidad y el sabor de los platillos que ahí preparan, en este lugar se nota la mano del chef Diego Ortiz, leyenda en la gastronomía regiomontana, puesto que cada detalle está en su lugar. Y si bien, la oferta de cervezas alemanas no es tan amplia como uno pudiera esperar (ojo, no es un pub),  las que te ofrecen en este lugar son justo lo que los platillos del Bier Stube necesitan para hacer buena mancuerna.

Si vives en Monterrey, o andas en esta ciudad de visita y quieres probar un poco de la gastronomía alemana, no dudes en visitar este restaurante, créenos, quedarás bastante satisfecho. El Bier Stube está ubicado en Calzada San Pedro 217, dentro de la Plaza Trefontane (contigua a las oficinas de American Express), en la colonia Del Valle; acá puedes ver un poco más de este típico lugar alemán en San Pedro.

Guten Appetit!
>>TBD Staff

El ‘Pub’ del Sierra Madre Brewing Co.

Sendas jarras de "Fraile" y "Obispado", fueron las que degustamos en nuestra visita.

El viernes pasado, para cerrar bien la semana, y con el calor que se sintió ese día en Monterrey,  varios staffers de The Beer Daily nos dirigimos a comer a uno de los “Pubs” del Sierra Madre Brewing Co. (SMBC) para probar  las cervezas creadas y producidas por esta cadena regiomontana.

El lugar es agradable, pero no esperes el ambiente típico de un "pub"

Una vez decididos a visitar el SMBC para comer y brindar sabroso, nos dirigimos a uno de sus llamados “Pubs” que tiene en Monterrey, optando por visitar el que está ubicado en el mall Paseo San Pedro. Al llegar el lugar estaba semivacío -pero conforme pasó el tiempo se fue llenando-, lo cual nos hizo elegir buena mesa, esperando que al haber poca gente el servicio sería bastante bueno. El lugar, de “Pub” tiene muy poco, si nos apegamos a los estándares de los “Public houses”, sino que es más bien un elemento de mercadotecnia para diferenciar a esta versión más pequeña de los restaurantes del SMBC, así que no esperes sentirte con ambiente de una típica taberna británica.  N la decoración, ni su iluminación y mucho menos el tipo de comida que ofrece este lugar le hace justicia al término.

Esta ocasión decidimos pedir jarras de cerveza en dos de sus variedades: “Fraile” y “Obispado” (los nombres de las cervezas del SMBC son en honor a cerros de la Sierra Madre Oriental). La “Fraile” es una cerveza tipo Porter que es bastante buena, con un sabroso sabor “achocolatado” y cuerpo no tan “heavy”; los que gusten de este tipo de cervezas, no les decepcionará, se nota que el maestro cervecero del SMBC puso buen empeño en producir esta Porter.  Además, probamos la “Obispado”, que es la cerveza tipo Kolsch de esta marca y también es bastante sabrosa, más del tipo refrescante, con un cuerpo ligero y poco aftertaste; una cerveza que es fácil de tomar, pero que no es de esas que son consideradas como ‘agua pintada’. Aunque cabe notar, que acá hay cerevzas en el mercado que fácilmente pudieran susitituir a la “Obispado”, sí es una cerveza que vale la pena pedir, si andas buscando una opción ligerita.

Buenas porciones, buena sazón. No podemos decir lo mismo de su servicio.

Para acompañar las cerevzas, pedimos varios sándwiches, tanto del llamado “Brewers Club’ como del “Pulled Pork”, siendo bastante generosas las porciones, con buen sabor y muy buena presentación. Sin ser comida de “Pub”, al menos estos sándwiches se llevaron bien con nuestras cervezas.  Hasta aquí todo iba bien en este lugar, pero lo que si deja mucho que desear es el servicio al cliente; cerca de 20 minutos para que nos sirvieran nuestras bebidas, y más de 40 para que nos trajeran la comida.  La ausencia de meseros en nuestra mesa fue tan notoria, que incluso nosotros mismos tuvimos que pararnos para tomar aderezos -castup, salsas, etc.- de una mesa que recién se había desocupado, ya que nadie nos atendió…y esto fue el común denominador en las mesas contiguas a nosotros. La verdad, lo bueno de la cerveza ahí producida y su buena sazón en la comida, se borró con ese hecho, una pena considerando tan buenos productos cerveceros que cuenta este lugar.

¿Estaríamos dispuestos a regresar en algún tiempo? quizás sí, por dos razones: su Porter y su Kolsch, sólamente por eso. Ojalá y mejoren el aspecto de servicio, les iría aún mucho mejor y regresaríamos pronto.

Cheers!
TBD Staff

La buena “Compañía Cervecera” de San Miguel Allende

Un sencillo letrero fue señal clara de que debíamos de visitar este lugar en San Miguel de Allende, Guanajuato.

En el pasado receso laboral visitamos en el centro del país, uno de los lugares históricos recientemente nombrado Patrimonio Cultural de la Humanidad por su aporte cultural y arquitectónico al Barroco mexicano y a su importancia en la lucha de la Independencia de México. Hablamos de San Miguel de Allende, donde además pudimos apreciar el fervor con el cual, nacionales y extranjeros viven las actividades religiosas llevadas a cabo en esta Semana Santa.

Al llegar al viernes santo, después de caminar todo el día y estar presentes en la proseción del silencio, decidimos finalizar nuestro día con una deliciosa y refrescante bebida. Habíamos visto por las transitadas calles un lugar donde en su fachada, conservando la tradición del lugar, mostraba un logotipo en lámina, sin más detalle, mostraba el nombre que nos invitaba a pasar: The Beer Company.

Algunas de las cervezas que tenían disponibles ese día.

Situado en el centro de la ciudad a unas calles del Centro Histórico,  llegamos directo a su   barra -de capacidad más o menos para 20 personas-  pidiendo un par de cervezas. Al ver que contaban con amplia variedad,  pedimos una “japonesa” Sapporo Premium (que es producida en Canadá) y la otra fue sugerida por el dueño del lugar, una “Házmela Rusa”, de la compañía cervecera “La Chin.gon.ería” (sí, así se llama). La Sapporo es una bebida muy ligera, con apenas 4,5 % ABV y la segunda es una Stout elaborada a base de maltas tostadas, chiles y chocolate, con un sabor al paladar entre amarga y fuerte.

La estética botella de la Delirium Tremens

Conforme la plática avanzaba, nuestro amable anfitrión nos fue sugiriendo la siguiente y la siguiente…y la siguiente, llegando a probar la Delirium Tremens de Bélgica, elegida por su estética botella con una capa de cerámica y tonos celestes en su etiqueta y tapa, más o menos ‘clara’ y de sabor suave,  mas no baja en alcohol:  8,5 % Alc. Vol. Esta cervecita la deleitamos “como debe de ser”: en copa, o mas bien, en un cáliz cervecero.

También probamos una "Házmela Rusa" mexicana.

Por cortesía de la casa corrió una de esas joyitas de la industria cervecera, Toro K’Atuun una cerveza de 6% ABV, producida celebrando un cierre de periodo y temporada invernal como un tributo a la cultura prehispánica; de cuerpo robusto con malta tostada y granos de cacao, esta bebida es llamada una “Mayan Stout” elaborada en Querétaro por la cervecería artesanal Toro. Después de esta cerveza mexicana, procedimos a probar la Bombardier, un clásico inglés, cerveza de 5,2 % ABV.

Y como capricho y para finalizar (ya que hace varios años conocimos a un colombiano que nos presumió esta cerveza) Águila, con un diseño peculiar en la textura de su botella, formas hexagonales y pentagonales, con forma de balón de fútbol, la cual es una cerveza clara, muy ligera, elaborada por Bavaria en Colombia de tan sólo 4% ABV, ligerita para cerrar la noche viajando a través del mundo cervecero en este grato lugar de San Miguel de Allende, Guanajuato.

La Bombardier británica y sus colores del "Union Jack"

Así fue como pasamos una bohemia velada en este hermoso e histórico punto de la  República Mexicana; si tienen oportunidad de conocer esta ciudad, no la dejen pasar, y si ya están en ella, denle una visitada a The Beer Company.

Agradecemos a Toño Cabrera de The Beer Company por sus atenciones durante nuestra visita, esperamos volver al festival de la cerveza, muy pronto.

>>M & A
PD: Y si quieren contactar a The Beer Company de San Miguel de Allende: thebeercompanysma@yahoo.com