Highway to Helles!

Hace tiempo por acá hubo una discusión acerca de los estilos cerveceros que mucha gente toma sin saber bien a bien cuáles son, y uno de estos es el delicioso y refrescante Helles, que dicho sea de paso, algunos piensan que es parecido al Stout, pero nel.

En fin, para que no les digan barbaridad y media cuando les hablen de este estilo originario de Alemania, acá les ponemos otra de nuestras infografías, esperemos que les casque.

Prost!
The Beer Daily Dudes

y como siempre, la infografía es creación de los Señores Smith

hellesinfograph_TBD

Flensburger: directita del Norte de Alemania

flensburger_TBD_3

Cervezas Pilsner hay montones en todo el mundo, y casi nadie discute que muchas de las mejores salen del centro de Europa, sin embargo, hay un constante debate entre alemanes y checos sobre cuál de estas dos naciones produce la mejor variedad de esta cerveza de la familia lager; obviamente los cerveceros de la República Checa toman como argumento base el que la cerveza fue creada por ellos en la población de Plzen (de ahí su nombre), mientras que los alemanes mencionan que ellos retomaron la receta de esta cerveza y la mejoraron con ingredientes de mejor calidad, en fin, será difícil que estos dos vecinos se pongan de acuerdo en este tema. Y como ya hace tiempo les hemos presentado por acá algunas cervezas checas de este estilo (Budvar y Pilsner Urquell) estos días quisimos tocó probar una pilsner alemana que últimamente ha dado de que hablar en el ámbito cervecero, se trata de la Flensburegr Pilsener, cerveza producida en Flensburg, población del estado de Schleswig-Holstein, ubicado en el norte de Alemania.

La sobria botella de esta Flensburger PIlsener

La sobria botella de esta Flensburger PIlsener

Esta Flensburger Pilsener es una cerveza -que tiene como particularidad el uso de hermetapa en su botella- que se adhiere a la ley Reinheitsgebot, mejor conocida como la ley de pureza alemana, ya que para su producción solo usa los 4 ingredientes básicos para hacer cerveza, haciendo hincapié en la calidad del agua que usa, ya que esta región de Alemania tiene un agua muy suave, la cual se ve reflejada en la calidad de sus cervezas.

La Flensburger Pilsener es una cerveza de un dorado suave , con cuerpo ligero y carbonatación moderada que genera un excelente nivel de espuma al servirla, la cual se mantiene buen tiempo en el vaso dejando bastantes trazas de esta en las paredes del recipiente. En cuestión de aromas, esta Flensburger es ligerona pero bastante placentera, destacando por ahí aromas cítricos y ligeramente maltosos, que se confirman al momento de darle el primer trago.

La Flensburger PIlsener y su particular hermetapa

La Flensburger PIlsener y su particular hermetapa

En sabores, esta cerveza germana nos pareció muy bien balanceada, percibiendo de inicio sus notas de malta y algunas frutales para luego dar paso a un cierre amarguito, que resultó muy placentero a nuestro paladar, sin nada de azorrillamiento presente , como a veces pasa con este tipo de cervezas, se nota que esta el lote de esta Flensburger  que nos tomamos estaba bastante fresco.

No podemos decir si las Pilsner Alemanas son mejores que las Checas o viceversa -ni quisiéramos hacerlo, para no entrar en polémicas- pero lo que sí decimos acá es que esta cerveza del norte de Alemania nos gustó bastante, sobre todo por su balance de sabores, y si no fuera por el precio tan elevado de ésta (con respecto a otras Pilsners)  y su distribución limitada -al menos en Mx- esta cerveza sería muy bien recibida por el mercado,

Una deliciosa imagen la de esta cerveza alemana en su vaso Pilsner

Una deliciosa imagen,  la de esta cerveza alemana en su vaso Pilsner

hablando en términos de ventas, pero si a ustedes les gustan las cervezas Pilsner, esta Flensburger es una buena opción para darse un gusto, así que si la ven por ahí en tiendas especializadas en cervezas importadas y artesanales, no se la brinquen, inviértanle un poquito y disfruten de un buen producto cervecero alemán,  y como dijo un tío ranchero, “y si no les gusta, pos entons’ no”. Sabiduría práctica, pero sabiduría al fin, ¿no creen?

Esta sabrosa y refrescante Flensburger Pilsner la encontramos en Lúpulo Cerveza Store, The Beer Co. y The Beer Box, al menos hasta hace unas semanas, pero mejor dense la vuelta a una de estas tiendas para que armen de su dotación germana y ya ustedes decidan si les gustan más las Pilsners alemanas o bien las de sus vecinos Checos, así ya podrán ustedes unirse a la legión germana o a la Checo-Eslovaca cuando alguien les hable sobre este estilo de cheve.

Prost! The Beer Daily Dudes

.

fotografías ©Carlos Leal Jiménez

.

.

¿Alguien dijo Dunkel?

¡Saludos terrícolas, bebedores de cerveza y seguidores de este blog!
Seguimos con las infografías acerca de la cerveza, para que la lean y guarden por ahí en su Pinterest, y así cuando algún intento de sabelotodo o listillo por ahí quiera tirarles un rollote sobre estilos de chelas, no los agarre con cara de WTF.

En esta ocasión les presentamos un poco sobre las Dunkel, ojalá y sea del agrado de sus majestades cheléricas.

¡Sobres!
The Beer Daily Dudes

y como siempre, la infografía es creación de los Señores Smith

dunkelinfigraph_TBD

Prost Mein Engel!

engelpremiumTBD_3

El título de este post está en alemán (aunque nuestro conocimiento de este lengua germana es muuuy básico, nos hacemos entender) por dos razones: hablamos de una cerveza del país de Bastian Schweinsteiger y otra, porque es el slogan que utiliza esta cerveza en su país de origen, y que significa literalmente “¡Salud mi Ángel!”. Sí, hoy les presentamos en TheBeerDaily a la cerveza germana Engel Premium Pils.

La sobria imagen de esta Engel Premium Pils

La sobria imagen de esta Engel Premium Pils

Esta cerveza estilo pilsner está hecha por la compañía Crailsheimer Engelbräu en la población de Crailsheim, al sur de Alemania,  cervecería que también produce las cervezas Engel Volskfestbier (una Märzen) y la Engel Bock Hell, esta última un poco más conocida de este lado del Atlántico. La Premium PIls  de Engel es una cerveza de 4.9% ABV de cuerpo muy ligero y color dorado que tiene como particularidad su envase con taparosca metálica, muy al estilo de baratos algunos licores de malta que se venden en Estados Unidos, lo cual a pesar de que le resta a su imagen, es útil para beber un vaso de esta alemana y guardar el resto en el refrigerador (dudamos que esto suceda con muchos de los que conocemos, pero bueno…).

Con taparosca metálica, esta cerveza germana

Con taparosca metálica, esta cerveza germana

A nuestro gusto, esta Pilsner no es la mejor cerveza de su estilo, porque a pesar de su buena apariencia los aromas que desprende son digamos que debilones, y en cuestión de sabores tampoco presenta algo que sea extraordinario. Sin embargo, esta Premium Pils no es una mala cerveza, ya que su cuerpo ligero y poco amargor la hacen una bebida adecuada para acompañar algunas salchichas por ahí  o bien algún buen corte de carne.

En resumen, si buscas una pilsner europea con más fuerza y complejidad, esta Engel no te va a llenar el ojo, pero si lo tuyo son cheves menos comprometedoras pero refrescantes, este angelito alemán te va a later. Finalmente, en cerveza y muchas otras cosas, no hay mejor juez que uno mismo.

Esta Engel la compramos en Lúpulo Cerveza Store, ahí la puedes encontrar o bien en tiendas como The Beer Company o The Beer Box.

Prost!
The Beer Daily Dudes

.fotografías ©Carlos Leal Jiménez

.

Directita del Norte de Alemania

flensburger_TBD_3

Cervezas Pilsner hay montones en todo el mundo, y casi nadie discute que muchas de las mejores salen del centro de Europa, sin embargo, hay un constante debate entre alemanes y checos sobre cuál de estas dos naciones produce la mejor variedad de esta cerveza de la familia lager; obviamente los cerveceros de la República Checa toman como argumento base el que la cerveza fue creada por ellos en la población de Plzen (de ahí su nombre), mientras que los alemanes mencionan que ellos retomaron la receta de esta cerveza y la mejoraron con ingredientes de mejor calidad, en fin, será difícil que estos dos vecinos se pongan de acuerdo en este tema. Y como ya hace tiempo les hemos presentado por acá algunas cervezas checas de este estilo (Budvar y Pilsner Urquell) estos días quisimos tocó probar una pilsner alemana que últimamente ha dado de que hablar en el ámbito cervecero, se trata de la Flensburegr Pilsener, cerveza producida en Flensburg, población del estado de Schleswig-Holstein, ubicado en el norte de Alemania.

La sobria botella de esta Flensburger PIlsener

La sobria botella de esta Flensburger PIlsener

Esta Flensburger Pilsener es una cerveza -que tiene como particularidad el uso de hermetapa en su botella- que se adhiere a la ley Reinheitsgebot, mejor conocida como la ley de pureza alemana, ya que para su producción solo usa los 4 ingredientes básicos para hacer cerveza, haciendo hincapié en la calidad del agua que usa, ya que esta región de Alemania tiene un agua muy suave, la cual se ve reflejada en la calidad de sus cervezas.

La Flensburger Pilsener es una cerveza de un dorado suave , con cuerpo ligero y carbonatación moderada que genera un excelente nivel de espuma al servirla, la cual se mantiene buen tiempo en el vaso dejando bastantes trazas de esta en las paredes del recipiente. En cuestión de aromas, esta Flensburger es ligerona pero bastante placentera, destacando por ahí aromas cítricos y ligeramente maltosos, que se confirman al momento de darle el primer trago.

La Flensburger PIlsener y su particular hermetapa

La Flensburger PIlsener y su particular hermetapa

En sabores, esta cerveza germana nos pareció muy bien balanceada, percibiendo de inicio sus notas de malta y algunas frutales para luego dar paso a un cierre amarguito, que resultó muy placentero a nuestro paladar, sin nada de azorrillamiento presente , como a veces pasa con este tipo de cervezas, se nota que esta el lote de esta Flensburger  que nos tomamos estaba bastante fresco.

No podemos decir si las Pilsner Alemanas son mejores que las Checas o viceversa -ni quisiéramos hacerlo, para no entrar en polémicas- pero lo que sí decimos acá es que esta cerveza del norte de Alemania nos gustó bastante, sobre todo por su balance de sabores, y si no fuera por el precio tan elevado de ésta (con respecto a otras Pilsners)  y su distribución limitada -al menos en Mx- esta cerveza sería muy bien recibida por el mercado,

Una deliciosa imagen la de esta cerveza alemana en su vaso Pilsner

Una deliciosa imagen,  la de esta cerveza alemana en su vaso Pilsner

hablando en términos de ventas, pero si a ustedes les gustan las cervezas Pilsner, esta Flensburger es una buena opción para darse un gusto, así que si la ven por ahí en tiendas especializadas en cervezas importadas y artesanales, no se la brinquen, inviértanle un poquito y disfruten de un buen producto cervecero alemán,  y como dijo un tío ranchero, “y si no les gusta, pos entons’ no”. Sabiduría práctica, pero sabiduría al fin, ¿no creen?

Esta sabrosa y refrescante Flensburger Pilsner la encontramos en Lúpulo Cerveza Store, The Beer Co. y The Beer Box, al menos hasta hace unas semanas, pero mejor dense la vuelta a una de estas tiendas para que armen de su dotación germana y ya ustedes decidan si les gustan más las Pilsners alemanas o bien las de sus vecinos Checos, así ya podrán ustedes unirse a la legión germana o a la Checo-Eslovaca cuando alguien les hable sobre este estilo de cheve.

Prost!
The Beer Daily Dudes

.

fotografías ©Carlos Leal Jiménez

.

.

Reinheitsgebot, la ley de pureza alemana

ReinheitsgebotTBD

¿Sabían ustedes que en Alemania hay una ley de pureza en torno a la cerveza que se produce en algunas regiones de ese país?  Pues sí existe, y se llama Reinheitsgebot y también se le conoce como la ley de pureza 1516, esto por haber sido proclamada en ese año (1516), por el Duque Wilhelm IV en el poblado de Ingolstadt.

Este es el decreto original de 1516

Este es el decreto original de 1516

Esta “ley” proclama que las cervezas hechas en la región de Bavaria (en 1516 esta región era un reino independiente de Alemania) no deben de contener ingredientes adicionales a los cuatro básicos que son agua, malta, levadura  y lúpulo, es decir, la cerveza que se adhiera a este Reinheitsgebot no debe de tener ningún otro ingrediente adjunto en su fórmula. Con el paso del tiempo, y ante la unificación Alemana (hablamos de la antigua donde varios reinos y regiones se unieron, no confundir con la generada por la de la caída del Muro de Berlín en 1989) la Reinheitsgebot fue poco a poco siendo adoptada si no como ley, si como buena práctica de calidad por cerveceros de otras regiones de Alemania, siendo esta ley de pureza parte de la legislación alemana hasta el año de 1987, convirtiéndose en la regulación de la calidad de alimentos más antigua del mundo.

Un sello postal de 1983 conmemorando el Reinheitsgebot

Un sello postal alemán de 1983 conmemorando el Reinheitsgebot

Sin embargo, al ser Alemania un miembro de la Unión Europea (UE), se vio obligada por una decisión judicial a cambiar la ley para permitir el libre comercio de mercancías en la UE (Cerveceros no alemanes no veían el Reinheitsgebot como una forma de proteccionismo para cervecerías alemanas) lo que modificó la rigidez de esta ley. A partir de 1993, una nueva ley de cerveza alemana más relajada, ha estado en vigor, aunque la Reinheitsgebot sigue vigente como práctica por muchas cerveceras alemanas, que lo utilizan incluso como una herramienta de mercadotecnia. De hecho, cerveceras de otras partes del mundo (sobre todo en la categoría artesanal), usan esa práctica de pureza y la promueven en su publicidad, mandando el mensaje al consumidor de sus productos son de calidad superior al de muchas grandes cervecerías.

Y aunque como mencionamos anteriormente, muchas cervecerías alemanas se apegan al Reinheitsgebot, éstas no están obligadas a adherirse a este protocolo para las cervezas que exportan a otras partes del mundo. Es decir, una marca que se elabora para el mercado alemán es producida de acuerdo a la ley de pureza, mientras que la misma marca para un mercado como el estadounidense no necesariamente usa la misma fórmula, añadiendo otros ingredientes a su mezcla, esto ya sea por razones de paladar en el mercado objetivo o bien para darle más vida de anaquel a su producto, por ello muchas veces hay grandes variaciones en el sabor de una misma marca, cuando consumida en Alemania que cuando se bebe en otros países.
Interesante esto del Reinheitsgebot, ¿no?

Prost!
The Beer Daily Dudes

Salitos, una de esas extrañas mezclas

salitos_tbd_3

Seguro, el mundo se ha hecho más pequeño, y eso ha causado muchísimas fusiones culturales y comerciales, algunas de muy buena manfufactura y otras simplemente bizarras, por no decir malas. Pues bien, la cerveza no ha sido escenario ajeno a esta tendencia, y con la globalización a todo lo que da, de pronto nos topamos con cervezas de marca holandesa hechas en Brasil, de marcas australianas producidas en Bélgica o ya de plano cervezas con marcas de nombres mexicanos hechas en Vietnam.

Bonito empaque, no tan buen producto.

Bonito empaque, no tan buen producto.

Uno de esos casos extraños es el de los productos llamados “Salitos”, peculiares bebidas  a base de cerveza (esto lo decimos porque no son cerveza al 100%) que tienen una imagen Tex-Mex, pero que son hechos en Alemania pero de origen panameño, sí, leyeron bien, su marca origen se remonta a Panamá, y que ya se pueden conseguir en México en algunas cadenas de súpermercados.

Salitos ofrece cuatro diferentes versiones de su producto, tres con cerveza (Salitos Cerveza, Salitos Mojito y Salitos Tequila)  y una limonada con alcohol llamada simplemente ICE. En esta ocasión nos tocó probar dos (cerveza sola y cerveza con tequila) de las cuatro versiones, de las cuales no hablaremos mucho, pues la verdad no podemos decir grandes cosas sobre este producto, el cual, a pesar de su buena apariencia, es de no muy buen sabor. Y aunque la versión “cerveza” (4.9%ABV) es pasable (si la comparas con algunas cervezas mexicanas de las macrocervecerías), la versiòn “Tequila”(4.9%ABV) es simplemente desafortunada, difícil de pasar el trago, y no por que tenga kick, sino por su nada grato sabor, que es una mezcla de refresco genérico de limón y cerveza azorrillada, con un aftertaste azucarado que resulta terrible al paladar.

Acá un comercial de TV de esta cerveza alemana

Acá un comercial de TV de esta cerveza alemana

Y esto es porque efectivamente este Salitos Tequila tiene un 58% de cerveza y un 42% de “refresco sabor tequila con limón”  en su composición. Vaya, por acá nunca nos hemos topado con un “refresco sabor tequila con limón”, pero no se nos antoja mucho que digamos, esto es algo así como faltarle el respeto a la sabrosa y venerable bebida mexicana de agave, pero bueno, cada quien.

La imagen Tex Mex de estas Salitos

La imagen Tex-Mex de estas Salitos

En resumen, aunque estas botellas de Salitos lucen bien, lo que traen dentro no nos gustaron para nada, quizás en otras partes del mundo estas bebidas les puedan dar una idea de mar, sol y arena latinas (medio erróneas, eso sí), pero teniendo su origen en Alemania, uno de los pilares del mundo cervecero, como que algo no nos cuadra. Si son de paladares aventureros y no les duele dejar una bebida a medias, compren una de estas bebidas, pónganla a enfriar y traten de convencer a sus sentidos que están relajándose en una playa, quizás eso ayude a que no les vaya tan mal.

fotografías ©Carlos Leal Jiménez