Salitos, una de esas extrañas mezclas

salitos_tbd_3

Seguro, el mundo se ha hecho más pequeño, y eso ha causado muchísimas fusiones culturales y comerciales, algunas de muy buena manfufactura y otras simplemente bizarras, por no decir malas. Pues bien, la cerveza no ha sido escenario ajeno a esta tendencia, y con la globalización a todo lo que da, de pronto nos topamos con cervezas de marca holandesa hechas en Brasil, de marcas australianas producidas en Bélgica o ya de plano cervezas con marcas de nombres mexicanos hechas en Vietnam.

Bonito empaque, no tan buen producto.

Bonito empaque, no tan buen producto.

Uno de esos casos extraños es el de los productos llamados “Salitos”, peculiares bebidas  a base de cerveza (esto lo decimos porque no son cerveza al 100%) que tienen una imagen Tex-Mex, pero que son hechos en Alemania pero de origen panameño, sí, leyeron bien, su marca origen se remonta a Panamá, y que ya se pueden conseguir en México en algunas cadenas de súpermercados.

Salitos ofrece cuatro diferentes versiones de su producto, tres con cerveza (Salitos Cerveza, Salitos Mojito y Salitos Tequila)  y una limonada con alcohol llamada simplemente ICE. En esta ocasión nos tocó probar dos (cerveza sola y cerveza con tequila) de las cuatro versiones, de las cuales no hablaremos mucho, pues la verdad no podemos decir grandes cosas sobre este producto, el cual, a pesar de su buena apariencia, es de no muy buen sabor. Y aunque la versión “cerveza” (4.9%ABV) es pasable (si la comparas con algunas cervezas mexicanas de las macrocervecerías), la versiòn “Tequila”(4.9%ABV) es simplemente desafortunada, difícil de pasar el trago, y no por que tenga kick, sino por su nada grato sabor, que es una mezcla de refresco genérico de limón y cerveza azorrillada, con un aftertaste azucarado que resulta terrible al paladar.

Acá un comercial de TV de esta cerveza alemana

Acá un comercial de TV de esta cerveza alemana

Y esto es porque efectivamente este Salitos Tequila tiene un 58% de cerveza y un 42% de “refresco sabor tequila con limón”  en su composición. Vaya, por acá nunca nos hemos topado con un “refresco sabor tequila con limón”, pero no se nos antoja mucho que digamos, esto es algo así como faltarle el respeto a la sabrosa y venerable bebida mexicana de agave, pero bueno, cada quien.

La imagen Tex Mex de estas Salitos

La imagen Tex-Mex de estas Salitos

En resumen, aunque estas botellas de Salitos lucen bien, lo que traen dentro no nos gustaron para nada, quizás en otras partes del mundo estas bebidas les puedan dar una idea de mar, sol y arena latinas (medio erróneas, eso sí), pero teniendo su origen en Alemania, uno de los pilares del mundo cervecero, como que algo no nos cuadra. Si son de paladares aventureros y no les duele dejar una bebida a medias, compren una de estas bebidas, pónganla a enfriar y traten de convencer a sus sentidos que están relajándose en una playa, quizás eso ayude a que no les vaya tan mal.

fotografías ©Carlos Leal Jiménez