¡Siete Barrios Potosinos!

La imagen de la Siete Barrios Amber Ale, con su etiqueta translúcida.

Después de unos días de descanso, en esta ocasión traemos a The Beer Daily una cerveza independiente producida en el centro de México, se trata de la “Siete Barrios” en su variante “Amber”, la cual tuvimos la oportunidad de probarla en estos días.

Esta cerveza artesanal es obra de la “Cervecería LesNez”, casa ubicada en San Luis Potosí, y es precisamente que de ahí surge el peculiar nombre de la misma, ya que la capital potosina es también conocida como ‘la ciudad de los siete barrios’. Esta empresa cervecera produce varios tipos de cerveza que se comercializan bajo la misma marca Siete Barrios: la American Amber Ale, la English Brown Ale y la Hefe Weizenbier, además de algunas otras de tipo estacional.

sietebarriosCLJ1Para iniciarnos en la prueba de las cervezas Siete Barrios, esta vez nos inclinamos a degustar la American Amber Ale (5.1% ABV) , la cual de entrada presenta una buena imagen en su diseño de etiqueta, diferente a muchas otras cervezas mexicanas que vimos en el anaquel, de hecho ese fue el motivador para llevarnos a casa un par de éstas.
La Siete Barrios Amber la probamos sirviéndola en una vaso tipo Imperial para darle oportunidad de que se ventilara, así como que se mezclaran un poco los residuos que este tipo de cervezas tienen.

sietebarriosCLJ4De buen cuerpo, el aroma que presenta esta cerveza no es muy fuerte considerando su tipo;  de entrada su sabor es un poco amargo, sin embargo conforme la vas tomando,  esta cheve va presentando pequeños destellos de sabor semidulce, con notas acarameladas, las cuales poco a poco van cambiando tu percepción de ser ésta una cerveza ‘dura’, sobre todo al apreciar su color “tamarindo” y poca claridad en el líquido.
Una característica que nos llamó la atención con esta Siete Barios Amber, fue su bastante cantidad de espuma generada al vertirla en el vaso Imperial, la cual se mantuvo con buen nivel durante algunos minutos, aunque sin dejar trazas en el vaso.

sietebarriosCLJ2A nivel general, esta cerveza artesanal potosina nos dejó buen sabor de boca, aunque para ser sinceros, quizás a algunos asiduos bebedores de las cervezas de este tipo les quede a deber…pero a nosotros, nos pareció una buena opción. Además, nos da mucho gusto que poco a poco la cultura cervecera artesanal va ganando terreno en varias partes de nuestro país. Si se topan por ahí con una de estas Siete Barrios, no duden en  comprarla, es una buena opción para tener en casa.

En Monterrey la pueden adquirir en Lúpulo Cerveza Store, The Beer Co y otras tiendas especializadas en cervezas; en otras partes del país la pueden encontrar en The Beer Box y en algunos Wal-Mart. Sí, leyeron bien, esta enorme cadena de súpermercados la vende en algunas de sus tiendas.

¡Salud!
The Beer Daily Dudes

fotos ©Carlos Leal Jiménez

Comer y beber sabroso en Monterrey: El Tinieblo

tinieblocentro_TBD_1

Esta ocasión les platicaremos de un sabroso y ecléctico restaurante/cantina ubicado en Monterrey que tuvimos el gusto de conocer hace unos días, se trata de Mezcalería El Tinieblo, ubicada en una de las céntricas zonas de la Sultana del Norte, la Calzada Madero, casi llegando a Félix U. Gómez.

La barra de El Tinieblo, bien surtida

La barra de El Tinieblo, bien surtida

Ubicado en la esquina de Madero y J.G.Leal, este restaurante es relativamente nuevo en la creciente escena gastronómica Regiomontana, y aunque en un principio la ubicación de éste te hace un poco de ruido -el Tinieblo no está una zona que digamos trendy– la verdad es que al entrar al lugar, algo te dice que estás en un lugar perfecto para comer sabroso y beber igual de rico. De entrada, al abrir la puerta, un ligero pero delicioso aroma a ahumado te da la bienvenida (producto de su cocina), lo cual pone en guardia a tus papilas gustativas.

Además, la decoración ecléctica del lugar le va ideal al nombre de este restaurante; así, te encuentras con que cada mesa tiene diferentes tipos de sillas, algunas bastante antiguas, otras no tanto, pero cada una con su propia personalidad (como por ejemplo las viejas sillas de lámina con la imagen del desaparecido refresco “Spur Cola”), que mezclan bien con la decoración del techo y su iluminación a “medio dormir”.

Una 7 Barrios Blonde y una Tempus Dorada, dos de las cervezas que disfrutamos en este lugar.

Una 7 Barrios Blonde y una Tempus Dorada, dos de las cervezas que disfrutamos en este lugar.

Y aunque por obvias razones la bebida de casa es el mezcal (Tinieblo es una muy buena marca de esa bebida) esta ocasión nos inclinamos por pedir algunas cervezas para abrir boca (cuando hagamos TheMezcalDaily.com ahí si les traemos reseñas de esa bebida ), sugiriéndonos nuestra amable mesera que probáramos algunas artesanales mexicanas que ahí sirven, entre las que destacan las de la casa Cucapá, Minerva y Tempus. Ante la insistencia (not) degustamos unas Coloniales de Minerva, algunas otras de Tempus, así como unas Tripel de Calavera y para cerrar unas Blonde de la potosina Siete Barrios (no se asusten por la cantidad, fuimos varios los que comimos en el Tinieblo), resultando muy buenas compañeras para nuestros alimentos.

Los frijoles Tinieblo, deliciosa mezcla con chicharrón y queso fresco.

Los frijoles Tinieblo, deliciosa mezcla con chicharrón y queso fresco.

Y es que en el tema de la cocina de El Tinieblo, ésta es otro asunto, su sazón es simplemente delicioso, desde las botanas hasta el postre, se nota que en este lugar le ponen mucho cariño a lo que hacen. De entrada, pedimos un queso Tinieblo de Rancho asado, que es un queso estilo panela a las brasas servido sobre una cama de nopales, cebolla y tomate. Para acompañar este queso, nuestra mesera nos sugirió unos frijoles  Tinieblo, que son frijoles negros servidos con chicharrón de res y queso fresco; ambos platillos venían servidos con sendas tortillas de maíz y harina, estas últimas de esas que entran en la categoría “motherless”.

El Sirloin Tinieblo, una delicia.

El Sirloin Tinieblo, una delicia.

De plato fuerte nos devoramos un Sirloin Tinieblo (sí, acá a caso todo le ponen su apellido) el cual es una joyita, no tanto por la calidad de la carne en si (la cual es muy buena, dicho sea de paso), sino por la manera como lo preparan, con una cubierta oscura a base de especias y otros ingredientes como manzanilla, el cual le da un sabor difícil de describir, pero delicioso al paladar, simplemente espectacular. El corte lo acompañan con vegetales  al vapor y papas cambray con una salsa semi picosa que les da un sabor también bastante especial, si van, no dejen de probarlo.  Ya de postre nos echamos un pan de elote con miel de agave que nos resultó bastante bueno, considerando que lo nuestro no son los postres; acá confirmamos que un plato sencillo pero bien hecho, lo lleva a otras alturas. Además, el nivel de servicio de este lugar es muy bueno y eso por supuesto hace que te siente mejor la comida y bebida.

En conclusión, si te gusta comer y beber bien y si estás en Monterrey, el Tinieblo es un lugar que no puedes dejar pasar por alto, date una escapada pronto por esos rumbos de la Calzada Madero y déjate consentir por los sabores de este lugar, créenos, no te arrepentirás. El Tinieblo está ubicado en Calzada Madero #1697 en el Centro de Monterrey, su teléfono es el (81) 83721651, acá puedes checar su fanpage en Facebook.

¡Salud!
The Beer Daily Dudes

La Amber Ale Potosina.

La imagen de la Siete Barrios Amber Ale, con su etiqueta translúcida.

Después de unos días de descanso, en esta ocasión traemos a The Beer Daily una cerveza independiente producida en el centro de México, se trata de la “Siete Barrios” en su variante “Amber”, la cual tuvimos la oportunidad de probarla en estos días vacacionales.
Esta cerveza artesanal es obra de la “Cervecería LesNez”, casa ubicada en San Luis Potosí, y es precisamente que de ahí surge el peculiar nombre de la misma, ya que la capital potosina es también conocida como ‘la ciudad de los siete barrios’. Esta empresa cervecera produce varios tipos de cerveza que se comercializan bajo la misma marca Siete Barrios: la American Amber Ale, la English Brown Ale y la Hefe Weizenbier, además de algunas otras de tipo estacional.

Para iniciarnos en la prueba de las cervezas Siete Barrios, esta vez nos inclinamos a degustar la American Amber Ale (5.1% ABV) , la cual de entrada presenta una buena imagen en su diseño de etiqueta, diferente a muchas otras cervezas mexicanas que vimos en el anaquel, de hecho ese fue el motivador para llevarnos a casa un par de éstas.
La Siete Barrios Amber la probamos sirviéndola en una vaso tipo Imperial para darle oportunidad de que se ventilara, así como que se mezclaran un poco los residuos que este tipo de cervezas tienen.

De buen cuerpo, el aroma que presenta esta cerveza no es muy fuerte considerando su tipo;  de entrada su sabor es un poco amargo, sin embargo conforme la vas tomando,  esta cheve va presentando pequeños destellos de sabor semidulce, con notas acarameladas, las cuales poco a poco van cambiando tu percepción de ser ésta una cerveza ‘dura’, sobre todo al apreciar su color “tamarindo” y poca claridad en el líquido.
Una característica que nos llamó la atención con esta Siete Barios Amber, fue su bastante cantidad de espuma generada al vertirla en el vaso Imperial, la cual se mantuvo con buen nivel durante algunos minutos, aunque sin dejar trazas en el vaso.

A nivel general, esta cerveza artesanal potosina nos dejó buen sabor de boca, aunque para ser sinceros, quizás a algunos asiduos bebedores de las cervezas de este tipo les quede a deber…pero a nosotros, nos pareció una buena opción. Además, nos da mucho gusto que poco a poco la cultura cervecera artesanal va ganando terreno en varias partes de nuestro país. Si se topan por ahí con una de estas Siete Barrios, no duden en  comprarla, es una buena opción para tener en casa.
En Monterrey la pueden adquirir en The Brewers´ Gallery y otras tiendas especializadas en cervezas; en otras partes del país la pueden encontrar en The Beer Box y en algunos Wal-Mart. Sí, leyeron bien, esta enorme cadena de súpermercados la vende en algunas de sus tiendas.

¡Salud!
>>Chuck 

fotos ©Carlos Leal Jiménez