Y la cerveza…¿con qué se come?

Una introducción al maridaje cervecero en esta entrega de TheBeerDaily.com

En tiempos recientes el tema del maridaje entre comida y bebida se ha incrementado en la cultura del “buen vivir amatéur”, esto debido en gran medida a mayores espacios  dedicados al arte del buen comer (y beber) en los medios de comunicación. Así, cada vez más, escuchamos pláticas sobre que tipo de platillo le va a tal o cual vino tinto, blanco o rosado, o que sabores son los que hacen mejor match con ciertas mezclas de café, mucho de esto también a causa del incremento de tiendas especializadas en estos menesteres gastronómicos.

¿Pero qué hay de la cerveza? ¿porqué no se habla mucho de los maridajes de esta bebida que es la tercer más consumida en el planeta después del agua y el té?. Quizás la causa más común sea que a diferencia del vino, la cerveza es una bebida más “común” (y nótese que acá lo entrecomillamos) y con un aire de menor sofisticación que muchos de sus primos etílicos. Sin embargo, con el advenimiento de nuevas e interesantes variantes de esta deliciosa bebida a base de malta y lúpulo, así como la creciente cultura cervecera independiente -y por ende con mayores contribuciones a la cultura gastronómica- en varias partes del mundo (México no es la excepción), ya se comienza a hablar de guías de maridaje entre la cerveza y diferentes tipos de comida. Ojo, no es que nunca hayan existido guías de maridaje en torno a la cerveza, es sólo que hasta ahora se comienzan a ver más.

Como todo tema de maridaje, siempre habrá ciertos puntos en los cuales no haya un criterio totalmente establecido, porque acá, como casi todo en la vida, entran los gustos de cada quien. Sin embargo, hay ciertas guías de origen químico (por la composición de los sabores de ciertos alimentos, no porque estos sean de origen artificial), que nos permiten definir ciertos puntos de encuentro entre estilos de cerveza y tipos de comida.

La comida mexicana va bien con cervezas ligeras en sabor y cuerpo

Entre estos podemos destacar, de manera general,  que la cerveza se lleva excelente con los tonos ácidos de ciertos ingredientes, como por ejemplo aquellos platillos que contienen encurtidos, salsas picantes (o chiles dentro de sus guisos), tomates verdes y rojos, ya que estos contienen un buen nivel de acidez, vinagretas (por ello muchas ensaladas se complementan a la perfección con una chelita), e incluso platillos que en sus condimentos “laterales” (no parte de la preparación del mismo plato) lleven buenas dosis de mostazas, “relish” y ketchup.  En este tema de la acidez en la comida, la cerveza es la ideal compañera, ya que otras bebidas alcohólicas no la llevan bien con estos tonos, ¿se imaginan acompañar un buen chicharrón en salsa verde o un queso en salsa de chiles de árbol y morita con un Cabernet Sauvignon?  Nosotros tampoco.

¿Qué tal unas costillas a la BBQ con una buena lager?

Otro sabor que va bien con la cerveza es el de origen ahumado, como por ejemplo muchas de las variantes de salchichas y costillas de cerdo ahumadas, esto debido a que la cerveza hace un contrapunto en el sabor “duro” de estos platillos expuestos al humo de diferentes leñas como ingrediente esencial en su preparación.

¿Pero qué hay de los platillos con alta concentraciones de grasa animal y vegetal? Se han puesto a pensar el porqué la cerveza se lleva tan bien con los embutidos, la carne de cerdo, los cortes tipo rib eye, arrachera, etc.,  las papas fritas (y tantas otras botanas de ese tipo)? De hecho, esta es una de las razones del porque los quesos con alta concentración grasa, son los que mejor se llevan con la cerveza.
Bueno, pues acá hay estudiosos del tema gastronómico que en sus teorías acerca de este punto, le confieren a la cerveza una ventaja sobre otro tipo de bebidas; al comer platillos con altas concentraciones grasas (¡colesterol, ahí te hablan!), las papilas gustativas -esos pequeños receptores del sentido del gusto que tenemos en la lengua- son virtualmente tapadas por una película grasa (suena peor de lo que es) que nos impide captar los sabores de bebidas más complejas, como por ejemplo ciertos vinos, algo que no sucede con muchas de los tipos de cerveza que consumimos, sobre todo las de sabores ligeros y con bajo grado de IBU´s, las cuales, al contrario, además de refrescar el paladar, digamos que limpian esa película grasa al momento de pasar el trago. No en balde, los estadounidenses le llaman coloquialmente “wash down” al hecho de darle un trago a la bebida para pasar el bocado (nothin’ like a cold beer to wash down those ribs, cowboy!).

Un sándwich de salmón, con una buena Stout

En otras entregas de The Beer Daily les hablaremos con más detalle sobre maridajes específicos según el origen de los platillos (carnes, pescados, vegetales, etc.), pero acá les damos un avance sobre algunos platos y las cervezas que mejor se llevan con éstos, simplificado en dos grandes grupos:

Cervezas Ligeras, de cuerpo suave a medio

  • Platillos con encurtidos, escabeches y vinagres
  • Platos orientales cocinados con salsas de soya y agridulces
  • Comida mexicana (acá chambonamente simplificamos, ya que nuestra cocina es muuuy extensa, prometemos ampliar este tema específico)
  • Platillos con buena contracción de pimienta y ajo.
  • Ensaladas preparadas con vinagretas

Cervezas con cuerpo medio y sabores más robustos

  • Embutidos de cerdo de sabores sólidos
  • Pescados ahumados (arenques, por ejemplo)
  • Platillos a base de vegetales ácidos (espárragos, alcachofas, calabacitas)
  • Carnero guisado o asado
  • Platos a base de curry o especias como gengibre
  • Quesos de sabores intensos

En fin, esta fue una pequeña introducción al tema del maridaje de la cerveza, esperamos muy pronto ampliar este interesante tema, que como ustedes se imaginan, da para muchas páginas. Por lo pronto, hacemos una pausa, destapamos una buena cervecita  y la acompañamos con un buen queso Gouda, a ver si nos va bien con ese maridaje.

¡Salud!
TBD Staff 

Banger’s: cerveza y salchichas en el corazón de Texas

bangersTBD_1

A pesar del frío que se ha sentido en norteamérica en este mes de enero, hace unos días tuvimos la oportunidad de conocer un buen lugar para disfrutar varios tipos de cerveza y deliciosas salchichas estilo alemán en el corazón de Texas, se trata de Banger’s Sausage House and Beer Garden, ubicado en la calle Rainey en el centro de Austin.

101 cervezas de barril en Banger's

101 cervezas de barril en Banger’s

Banger’s es uno de los nuevos bares que han abierto en esta calle de la capital texana que se distingue por sus casas centenarias que han pasado de estar medio que en el abandono a formar una alternativa a la calle 6 en términos de “trenddy bar hopping” como los locales se refieren a esta actividad. El caso es que desde que abrió sus puertas en julio del 2012, este lugar ha sido un hit entre locales y visitantes, por su ecléctico concepto y por la amplia variedad de cervezas de barril que manejan, así como las diferentes salchichas estilo alemán que ahí mismo preparan.

Una Lawnmower de St. Arnold esperándonos en la barra

Una Lawnmower de St. Arnold esperándonos en la barra

El lugar es como una mezcla entre un jardín cervecero alemán y un típico bar de cowboys y al entrar lo que te llama la atención es su barra, donde se aprecian 101 dispensadores de cerveza de barril, identificados con un número, el cual corresponde a la cerveza que anuncian en pequeñas pizarras encima de estos, y las cuales van rotundo continuamente.
En esta ocasión, decidimos probar varias de estas -vaya que es grande el reto de probar las 101 cheves- entre las que destacamos la ligerita Kölsch de St.Arnold llamada “Fancy Lawnmower” (4.1% ABV). Además probamos la la “Lobo Negro” de Pedernales brewing Co., una dunkel lager de (5% ABV), la “Chocolate Indulgence” de Ommegang (7% ABV) y la “Sputnik” (6.5% ABV) una Stout de Austin Beerworks, todas muy buenas.

Los cacahuates hervidos, una de las botanas más populares en este lugar.

Los cacahuates hervidos, una de las botanas más populares en este lugar.

Y como buen lugar cervecero, no podíamos dejar de acompañar nuestras cervezas sin probar alguna de las botanas del Banger’s, inclinándonos esta ocasión por probar los bastante peculiares cacahuates hervidos. Tal y como se lee, esta botana son cacahuates hervidos con todo y su cáscara, a los cuales le agregan diferentes salsas como la tipo inglesa, además de salsa estilo Louisiana; este acompañante de tu cerveza es servido en un bote de vidrio con otro de “repuesto”, para que vayas desechando las mojadas cáscaras. Estos “Boiled Peanuts” son ricos, pero de rato te pueden llegar a fastidiar, uno, por su sabor demasiado salado y dos, porque terminas usando como medio kilo de servilletas por estarte quitando los restos de salsas de las manos, pero como sea, cumplieron su cometido de ser una buena pareja para nuestras pintas de cerveza.

Algunas de las salchichas, exhibiéndose en las vitrinas del Banger's

Algunas de las salchichas, exhibiéndose en las vitrinas del Banger’s

Lo que si está para pedir una y otra vez son sus salchichas, las cuales tienen en muchas variedades, desde las clásicas bratwurst  hasta algunas “exóticas” -como ellos les llaman- como la de pato, higo y tocino, y la de carne de lagarto, e incluso hasta variedades vegetarianas como las de espárragos y champiñones ahumados y las que queso de cabra y betabel. Acá la decisión es igual de difícil que con la elección de las cervezas, ya que manejan más de 30 tipos de salchichas, por lo que está vez nos fuimos por lo más básico, pidiendo una Bratwurst y una Andouille que es una salchicha de cerdo con especias, vino y cebollas; ambas las acompañamos con pan de centeno y estaban deliciosas, sobre todo con un poco de mostaza agria de la casa, la cual tiene bastante kick, por eso si visitas este lugar y pides mostaza, vete con precaución, ya que es de un sabor bastante intenso.

En fin, este lugar es un must para los amantes de la cerveza y las salchichas estilo alemán,  si visitas la capital de Texas, no dejes de darte una escapada al Banger’s, eso sí, ve con mucha hambre y sed porque allá adentro te esperan muchas sensaciones al paladar que no debes dejar pasar, además de buena música en vivo en algunos días de la semana. Banger’s está ubicado en el 79 de la calle Rainey, en el centro de Austin y abren de lunes a domingo.

Cheers!
The Beer Daily Dudes

Y la cerveza…¿con qué se come?

Una introducción al maridaje cervecero en esta entrega de TheBeerDaily.com

En tiempos recientes el tema del maridaje entre comida y bebida se ha incrementado en la cultura del “buen vivir amatéur”, esto debido en gran medida a mayores espacios  dedicados al arte del buen comer (y beber) en los medios de comunicación. Así, cada vez más, escuchamos pláticas sobre que tipo de platillo le va a tal o cual vino tinto, blanco o rosado, o que sabores son los que hacen mejor match con ciertas mezclas de café, mucho de esto también a causa del incremento de tiendas especializadas en estos menesteres gastronómicos.

¿Pero qué hay de la cerveza? ¿porqué no se habla mucho de los maridajes de esta bebida que es la tercer más consumida en el planeta después del agua y el té?. Quizás la causa más común sea que a diferencia del vino, la cerveza es una bebida más “común” (y nótese que acá lo entrecomillamos) y con un aire de menor sofisticación que muchos de sus primos etílicos. Sin embargo, con el advenimiento de nuevas e interesantes variantes de esta deliciosa bebida a base de malta y lúpulo, así como la creciente cultura cervecera independiente -y por ende con mayores contribuciones a la cultura gastronómica- en varias partes del mundo (México no es la excepción), ya se comienza a hablar de guías de maridaje entre la cerveza y diferentes tipos de comida. Ojo, no es que nunca hayan existido guías de maridaje en torno a la cerveza, es sólo que hasta ahora se comienzan a ver más.

Como todo tema de maridaje, siempre habrá ciertos puntos en los cuales no haya un criterio totalmente establecido, porque acá, como casi todo en la vida, entran los gustos de cada quien. Sin embargo, hay ciertas guías de origen químico (por la composición de los sabores de ciertos alimentos, no porque estos sean de origen artificial), que nos permiten definir ciertos puntos de encuentro entre estilos de cerveza y tipos de comida.

La comida mexicana va bien con cervezas ligeras en sabor y cuerpo

Entre estos podemos destacar, de manera general,  que la cerveza se lleva excelente con los tonos ácidos de ciertos ingredientes, como por ejemplo aquellos platillos que contienen encurtidos, salsas picantes (o chiles dentro de sus guisos), tomates verdes y rojos, ya que estos contienen un buen nivel de acidez, vinagretas (por ello muchas ensaladas se complementan a la perfección con una chelita), e incluso platillos que en sus condimentos “laterales” (no parte de la preparación del mismo plato) lleven buenas dosis de mostazas, “relish” y ketchup.  En este tema de la acidez en la comida, la cerveza es la ideal compañera, ya que otras bebidas alcohólicas no la llevan bien con estos tonos, ¿se imaginan acompañar un buen chicharrón en salsa verde o un queso en salsa de chiles de árbol y morita con un Cabernet Sauvignon?  Nosotros tampoco.

¿Qué tal unas costillas a la BBQ con una buena lager?

Otro sabor que va bien con la cerveza es el de origen ahumado, como por ejemplo muchas de las variantes de salchichas y costillas de cerdo ahumadas, esto debido a que la cerveza hace un contrapunto en el sabor “duro” de estos platillos expuestos al humo de diferentes leñas como ingrediente esencial en su preparación.

¿Pero qué hay de los platillos con alta concentraciones de grasa animal y vegetal? Se han puesto a pensar el porqué la cerveza se lleva tan bien con los embutidos, la carne de cerdo, los cortes tipo rib eye, arrachera, etc.,  las papas fritas (y tantas otras botanas de ese tipo)? De hecho, esta es una de las razones del porque los quesos con alta concentración grasa, son los que mejor se llevan con la cerveza.
Bueno, pues acá hay estudiosos del tema gastronómico que en sus teorías acerca de este punto, le confieren a la cerveza una ventaja sobre otro tipo de bebidas; al comer platillos con altas concentraciones grasas (¡colesterol, ahí te hablan!), las papilas gustativas -esos pequeños receptores del sentido del gusto que tenemos en la lengua- son virtualmente tapadas por una película grasa (suena peor de lo que es) que nos impide captar los sabores de bebidas más complejas, como por ejemplo ciertos vinos, algo que no sucede con muchas de los tipos de cerveza que consumimos, sobre todo las de sabores ligeros y con bajo grado de IBU´s, las cuales, al contrario, además de refrescar el paladar, digamos que limpian esa película grasa al momento de pasar el trago. No en balde, los estadounidenses le llaman coloquialmente “wash down” al hecho de darle un trago a la bebida para pasar el bocado (nothin’ like a cold beer to wash down those ribs, cowboy!).

Un sándwich de salmón, con una buena Stout

En otras entregas de The Beer Daily les hablaremos con más detalle sobre maridajes específicos según el origen de los platillos (carnes, pescados, vegetales, etc.), pero acá les damos un avance sobre algunos platos y las cervezas que mejor se llevan con éstos, simplificado en dos grandes grupos:

Cervezas Ligeras, de cuerpo suave a medio

  • Platillos con encurtidos, escabeches y vinagres
  • Platos orientales cocinados con salsas de soya y agridulces
  • Comida mexicana (acá chambonamente simplificamos, ya que nuestra cocina es muuuy extensa, prometemos ampliar este tema específico)
  • Platillos con buena contracción de pimienta y ajo.
  • Ensaladas preparadas con vinagretas

Cervezas con cuerpo medio y sabores más robustos

  • Embutidos de cerdo de sabores sólidos
  • Pescados ahumados (arenques, por ejemplo)
  • Platillos a base de vegetales ácidos (espárragos, alcachofas, calabacitas)
  • Carnero guisado o asado
  • Platos a base de curry o especias como gengibre
  • Quesos de sabores intensos

En fin, esta fue una pequeña introducción al tema del maridaje de la cerveza, esperamos muy pronto ampliar este interesante tema, que como ustedes se imaginan, da para muchas páginas. Por lo pronto, hacemos una pausa, destapamos una buena cervecita  y la acompañamos con un buen queso Gouda, a ver si nos va bien con ese maridaje.

¡Salud!
TBD Staff 

Bier Stube, el rincón alemán de Monterrey

La decoración típica alemana en el Bier Stube de San Pedro.

Si bien la comida alemana no es de las más reconocidas del mundo, ni tampoco de las que tengan más variedad, en comparación con la francesa o mexicana por ejemplo, sí es una comida que en casi todos lados que la pruebes le pondrás pocos “peros” y seguramente terminarás satisfecho al comer, puesto que tal y como la misma cultura germana, es de un carácter bien estructurado, simple y práctico, pero eso sí, bastante balanceado.

Una de las cervezas que degustamos, la Hofbräu original

Con esa idea en mente y buscando un lugar donde degustar unas deliciosas cervezas alemanas junto con un poco de la típica gastronomía de Bavaria, el pasado fin de semana pasada nos dimos una vuelta por el “Bier Stube”, restaurante ubicado en la Plaza Trefontane, en San Pedro Garza García (para los que no son de por acá, este municipio es suburbio de Monterrey) lidereado por el chef Diego Ortiz.
Cuando cruzas la puerta de este restaurante auspiciado por el Deutscher Klub de Monterrey sientes inmediatamente que te transportas a un rincón de Alemania, esto por su ambientación típica de una taberna/restaurant de este país europeo, donde predominan los tonos a madera y cerámica en su decoración, así como una serie de banderas de las diferentes provincias alemanas, sin faltar la música folklórica de ese progresista país, por ello no es extraño que cuando visites este lugar de San Pedro, haya gente alemana comiendo bastante a gusto ahí.

Siendo varias personas las que compartimos la mesa, decidimos pedir varios platos al centro para así poder probar varios platillos junto con nuestras cervezas, alemanas por supuesto. La cerveza sugerida por el capitán ese día para acompañar nuestros alimentos fue la Hofbräu Original (Conocida por los alemanes como HB), cerveza clara, tradicional, a base de malta de cebada con un 5.1% ABV. Esta refrescante cerveza rubia producida en Munich presenta un ligero nivel de amargor lo cual resultó ideal para degustar varias creaciones culinarias de Alemania.

El Camembert del Bier Stube, una delicia.

De entrada, nos decidimos por probar un queso Camembert empanizado servido sobre un espejo de arándanos (Panierter Camembert mit Preiselbeeren), el cual es una delicia, y aunque su nombre sea medio apantallador, la realidad es que es un platillo sencillo y que va bastante bien con las HB´s que tomamos.  Después del queso de entrada y viendo que queríamos probar platillos básicos alemanes,  el Capitán nos sirvió un plato mixto de Würstchen (salchichas) en las que combinan las del tipo Nürnberger, Frankfurter y la Weiße Bratwurst (salchicha blanca de ternera); estas salchichas asadas vienen acompañadas con papa estilo Munich y Sauerkraut.

Un plato de salchichas mixtas, con papa Munich y Sauerkraut

Después de hacer una breve pausa, cambiamos de cerveza, eligiendo ahora una clásica Löwenbräu, cerveza bastante conocida en muchas partes del mundo, la cual es de nuestras favoritas, por su buen balance entre sabor y ligereza, ideal para este tipo de comida.
Con estas Löwenbräu, llegó a nuestra mesa un plato de codornices al horno en salsa de vino tino, con uvas. Este platillo no lo había probado y tenía mis reservas al respecto, pero la verdad es que la recomendación de la casa, fue más que buena; este platillo venía en su punto, dándole la salsa de vino tinto un sabor súper especial a estas pequeñas aves; si llegas a visitar el Bier Stube, vale la pena que las pidas.
Después de esta delicia de platillo, nuestro mesero sugirió servirnos un chamorro de puerco al hornos (Eisbein), invitación que decidimos declinar, puesto que las porciones que nos sirvieron fueron bastante generosas, eso sí, prometiéndole que regresaríamos pronto a probar ese chamorrito, así como otras cervezas de la casa Hofbräu München que tienen ahí como la Weizzen, cerveza de trigo o la Dunkel, la cual es una cerveza oscura de cebada.

Löwenbräu, otra de las cervezas que probamos en el Bier Stube

Sin duda, nuestra visita al Bier Stube fue bastante grata, tanto por la atención de su personal como de la calidad y el sabor de los platillos que ahí preparan, en este lugar se nota la mano del chef Diego Ortiz, leyenda en la gastronomía regiomontana, puesto que cada detalle está en su lugar. Y si bien, la oferta de cervezas alemanas no es tan amplia como uno pudiera esperar (ojo, no es un pub),  las que te ofrecen en este lugar son justo lo que los platillos del Bier Stube necesitan para hacer buena mancuerna.

Si vives en Monterrey, o andas en esta ciudad de visita y quieres probar un poco de la gastronomía alemana, no dudes en visitar este restaurante, créenos, quedarás bastante satisfecho. El Bier Stube está ubicado en Calzada San Pedro 217, dentro de la Plaza Trefontane (contigua a las oficinas de American Express), en la colonia Del Valle; acá puedes ver un poco más de este típico lugar alemán en San Pedro.

Guten Appetit!
>>TBD Staff