Directa desde Bulgaria, Schweik Cheshko Pivo

schweik_TBD_2

Para ser sinceros, de Bulgaria conocemos muy poco por estos lares, si acaso recordamos algunas de sus selecciones de fútbol, como la del mundial USA 94 (que eliminó a México en tanda de penaltys) lidereada por el gran Hristo Stoichkov y bueno, algunos productos como la leche búlgara, que viene siendo algo así como un Yogurt. Y es que la exportación a este lado del Atlántico, de productos hechos en ese país ex-comunista es poco común, por ello, cuando vimos una cerveza Búlgara en Lúpulo Cerveza Store, no le dudamos en comprarla, mas que nada por novedad, ya que las referencias sobre ésta Pivo era nulas.

schweik_TBD_1

Originaria de Bulgaria, la Schweik, una cerveza lager

Pues bien, la cerveza en cuestión se llama Schweik (Švejk en su idioma original) y su nombre es en honor a un personaje de la novela “el buen soldado Švejk del escritor checo Jaroslav Hasek. Esta cerveza Schweik es una pale lager de baja graduación alcohólica (4.7% ABV), muy del estilo de las eurolager promedio, y que cuando la probamos nosotros, generó buen nivel de espuma en el vaso, dejando bastantitas trazas en éste. El cuerpo de esta cerveza de Bulgaria es muy ligera, más de lo que esperábamos en realidad, ya que la imagen de la botella de esta Schweik nos remite a un producto más “rudo”. En el aspecto de aroma,  esta Schweik desprendió muy poco, notándose si acaso algo de notas a granos; en sabor, esta cerveza Europea cae en el rango de cervezas dulces, donde apreciamos un poco de notas cítricas, pero nada espectacular, con un cierre de amargor muy ligero, incluso para una cerveza de este estilo y origen.

schweik_TBD_3

Originaria de Bulgaria, la Schweik, una cerveza lager

En si, esta Schweik no es mala, pero desde nuestro punto de vista, no es nada que no puedas encontrar en otras cervezas centroeuropeas de estilos similares. Sin embargo, sí podemos decir que esta Búlgara sí es una de esas cervezas que no comprometen a nadie si la ofreces en una reunión casual, ya que le caerá bien a los bebedores de las típicas adjuntas, y creemos que no le harán el feo los “heavy drinkers”, así que si quieres probar algo de lo que producen en Bulgaria, pues dale una oportunidad a esta Schweik Cheshko Pivo. Esta cerveza la encuentras en Lúpulo y otras tiendas de cervezas importadas.

наздраве!!

The Beer Daily Dudes

fotografías:© Carlos Leal Jiménez

..

Directa desde Bulgaria, Schweik Cheshko Pivo

schweik_TBD_2

Para ser sinceros, de Bulgaria conocemos muy poco por estos lares, si acaso recordamos algunas de sus selecciones de fútbol, como la del mundial USA 94 (que eliminó a México en tanda de penaltys) lidereada por el gran Hristo Stoichkov y bueno, algunos productos como la leche búlgara, que viene siendo algo así como un Yogurt. Y es que la exportación a este lado del Atlántico, de productos hechos en ese país ex-comunista es poco común, por ello, cuando vimos una cerveza Búlgara en Lúpulo Cerveza Store, no le dudamos en comprarla, mas que nada por novedad, ya que las referencias sobre ésta Pivo era nulas.

schweik_TBD_1

Originaria de Bulgaria, la Schweik, una cerveza lager

Pues bien, la cerveza en cuestión se llama Schweik (Švejk en su idioma original) y su nombre es en honor a un personaje de la novela “el buen soldado Švejk del escritor checo Jaroslav Hasek. Esta cerveza Schweik es una pale lager de baja graduación alcohólica (4.7% ABV), muy del estilo de las eurolager promedio, y que cuando la probamos nosotros, generó buen nivel de espuma en el vaso, dejando bastantitas trazas en éste. El cuerpo de esta cerveza de Bulgaria es muy ligera, más de lo que esperábamos en realidad, ya que la imagen de la botella de esta Schweik nos remite a un producto más “rudo”. En el aspecto de aroma,  esta Schweik desprendió muy poco, notándose si acaso algo de notas a granos; en sabor, esta cerveza Europea cae en el rango de cervezas dulces, donde apreciamos un poco de notas cítricas, pero nada espectacular, con un cierre de amargor muy ligero, incluso para una cerveza de este estilo y origen.

schweik_TBD_3

Originaria de Bulgaria, la Schweik, una cerveza lager

En si, esta Schweik no es mala, pero desde nuestro punto de vista, no es nada que no puedas encontrar en otras cervezas centroeuropeas de estilos similares. Sin embargo, sí podemos decir que esta Búlgara sí es una de esas cervezas que no comprometen a nadie si la ofreces en una reunión casual, ya que le caerá bien a los bebedores de las típicas adjuntas, y creemos que no le harán el feo los “heavy drinkers”, así que si quieres probar algo de lo que producen en Bulgaria, pues dale una oportunidad a esta Schweik Cheshko Pivo. Esta cerveza la encuentras en Lúpulo y otras tiendas de cervezas importadas.

наздраве!!

The Beer Daily Dudes

fotografías:© Carlos Leal Jiménez

..

PROHIBIDA LA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DE ESTE ARTÍCULO SIN CONSENTIMIENTO POR ESCRITO DE SUS AUTORES

¿Eres bueno para no hacer nada? Entonces esto te interesa

amstel_pause_TBD_1

¿Recuerdan las típicas frases estilo “si no haces nada,  nada bueno te va a llegar en esta vida”? bueno, ahora esa frase ha quedado un poco fuera de uso, al menos para los dudes de Amstel en Bulgaria, quienes idearon una táctica de mercadotecnia para recompensar a todo aquel que no quiera hacer absolutamente nada por tres minutos. Sí, “buenos para nada” ¡alégrense! pues esta marca de cerveza de origen holandés instaló en Sofía (la capital de Bulgaria) una vending machine idóneamente llamada “Pause” que le da una cerveza Amstel a quien presione uno de sus botones y se quede parado frente a esta durante tres minutos sin hacer absolutamente nada, y cuando decimos nada, esto incluye andar checando mensajes, Twitter o Facebook en sus teléfonos móviles.

Pícale acá. No, no te daremos una cheve, pero podrás ver un video de esta "Pause"

Pícale acá. No, no te daremos una cheve, pero podrás ver un video de esta “Pause”

Esta máquina de ‘no-hacer-nada’, producida por la agencia Next DC, es parte de una campaña publicitaria en Bulgaria, que promociona a Amstel como un producto aliado para darle una pausa al agitado ritmo de vida que llevan los búlgaros, y así puedan disfrutar de una sabrosa cerveza.  En la primer etapa de operación que ha durado 16 días, esta Amstel Pause ha contabilizado ya 67 horas de “no hacer nada”, entregando un total de 1,344 latas de cerveza Amstel.

¿Cómo ven esta maquinita?, deberían de poner una de esta lado del Atlántico, ¿no creen? Acá conocemos a muchos que son buenos para no hacer nada, ¡ja!

Cheers!
TBD Staff