Querido Sam:

Tal vez ya lo he mencionado con anterioridad, pero unas de mis cervezas favoritas de todos los tiempos son las bostonianas Samuel Adams. ¿Por qué esas en específico? No lo se con exactitud, bueno sí, porque me saben muy bien, supongo.

Boston Lager

La primera vez que probé una, fue por ahi del 2009, en Wings Army creo que iba con el tal Belial Navejas y Chihiro, probé la normalita, la Boston Lager y me sentí como una niña en verano, sentada en un jardín lleno de flores comiendo de una cestita de melocotones… Ok, no tanto así u__u, pero sí. La neta, la neta, me fascinó esa marca desde la primera y con ese gusto, cada que iba pedía una. Para mi sorpresa, cuando no estaba tan clavado en esto de la cervezología, en el mismo menú del lugar vi que tenían también la Black Lager, que posteriormente se convertiría en una de mis cervezas favoritas *-*, junto con la Minerva Imperial Stout (mexican power, ese!), la London Pride y la Fraile, del Sierra (mexican power también, ese!).

Cherry Wheat

Total, en el Wings después probé la Cherry Wheat, que para mi sorpresa también estaba bieeeen deliciosa y así me la llevé, en Bomart, encontré la Honey Porter, la ‘lais’, como le dice mi amiga Dee a las Light, que digo amiga… ¡Hermana!; bueno ella, les dice lais. He visto dos que tres por ahi en tiendas especializadas o en súpers. El Bely dijo haber visto la Irish Red, también en Bomart y alguna vez probé la Cream Stout.

 

 

Un día por azares del destino, vi en Discovery Channel un documental de Samuel Adams, y no es una casa ‘tan grande’; es una industria, claro, pero no tiene las dimensiones de Grupo Modelo o Cuauhtémoc. Es ‘artesanal’ industrializada, pero en medidas no industriales. Por eso aquí en México de repente hay escasés, no se si en otros países. En ese documental, el heredero de la dinastía Adams revisa todos los días las mezclas y prueba a diario el batch que va de salida, una pinta de cada barril y decide si se embotella o no… Sí, yo también quiero ese trabajo.

La revista de Chuck

En fin, la razón de este artículo, es porque hace unos días ojeaba una revista de Chuck y me topé con la Samuel Adams Tasman Red y con la Hazel Brown, al ver esta última me dije ‘Híjolessss, debe saber bien rica’ y después, me dije ‘Te maldigo Samuel Adams, por tener tantas y tantas etiquetas que no se consiguen tan fácilmente en mi país’. Vi en otra publicación un sampler de Sam y venían cosas que ni me imaginaba, en internet, en la propia página de Samuel Adams, hay tantas y tantas sorpresas que tal vez no pueda probar nunca, pero tendré la esperanza; porque como saben, la esperanza muere después del afro.

This is Halloween

En estos días, por la temporada de brujas, me topé con la Fat Jack, que tiene ingredientes típicos de un pay de calabaza, como canela, nuez moscada, maltas ahumadas y otras cosillas. Lo cual me deja pensando en ‘Mmmmh! Paaay!’.

 

 

Belial ¬¬

Todas las mezclas de Samuel Adams, se caracterizan por tener un grado de complejidad alto en su preparación y receta, con sabores fuertes, acaramelados y agradables. Hasta hoy no he probado una Ale de Sam, pero la hay, como la veraniega Summer Ale y escribiendo esto, me acuerdo que el maldito Belial en su viaje a LA con Changualita, probó la Winter Lager y me la restregó en la cara con una foto ¬¬, haha.

Para Navidad

Hay para toda ocasión. Para el Oktoberfest, navidad, para veranear, halloween, para el lunes, para el martes, para el miércoles… y sus maestros cerveceros sieeeempre buscan la innovación, lo cual me agrada porque me siguen haciendo soñar con que las podré probar y, a la vez, me hacen agitar mi puño en el aire con dirección a Boston, sabiendo que lo más probable es que no lleguen aquí o que se acaban mientras terminan los trámites de la Visa. (No niños, no se crucen por el río, como dijo Juanga, ‘No vale la pena (8)’)

Sam Adams Utopias

Pero bueno, para ya no hacerla tanto de emoción, les diré que según la página, a pesar de no ser una macro empresa, actualmente tienen casi 60 etiquetas diferentes… ¡Sesenta! Entre ediciones especiales, mezclas de temporada, especialidades de sus maestros cerveceros y más; de todo y para todos, de todo y para mi, haha. ): Hay unas que sí digo ‘No maaaa…’, porque estoy tan sorprendido que ni siquiera puedo terminar de decir la palabra ‘manches’ (majaderos), como la Samuel Adams Utopias o la Millennium.

La Black Lager *-*

Hay de donde escoger, hasta ahora mi favorita, como ya lo mencioné, es la Black Lager, como muchos saben me gustan las cervezas chocolatosas cafesosas y esa es una de ellas. Pruébenlas, la que se encuentren, seguramente les sabrá rico. Tienen un exquisito toque en todas sus presentaciones, aunque a algunos no les gustarán, como le pasó a Transylvana, un día que le di a probar la Black. Dense una vuelta por la página de Sam y vean toda su variedad e historia, tal vez como yo se enamoren de esta marca, como alguna vez me enamoré de Jack Daniel’s.

– Sir Playmo de Yorkshire.

@capitanudillos

PS: Nos vemos el fin, mi querido Sam.

¡Salucita!

Bastarda con gloria.

Hoy me dijeron: ‘¡Ps escríbete algo mi Play!’, y yo dije: ‘¡Ps bueeeno!’.

Y para ser honestos habíamos planeado que este artículo fuera sobre la Honey Dew de Fuller’s pero no la encontré por ningún lado… Bueno, sólo la busqué en el Beer Box que quedaba de pasada pero no estaba y ¡Oh, sorpresa! Me dice mi amigo Isaac ‘¡Ándele!’, apuntando a la Oaked Arrogant Bastard Ale, hermanita de la Arrogant Bastard y me decidí a comprarla… Pero como no está fría, la meteré a la nevera un rato y ahorita le sigo, porque pienso probarla mientras escribo.

[Más tarde, el mismo día…]

Ahora sí, después de algunas actividades, como ver el partido y comer un poco de cereal según mi dieta… Heme aquí, frente a la Oaked Arrogant Bastard Ale (coro celestial).

La verdad, desde que vi esa marca he tenido curiosidad por probarla, por el empaque, por lo que dice la gente y pues, la neta por el demonio ese que tiene serigrafiado en la botella.

Ya la serví en un vaso, la espuma tarda bastante en disolverse y el color está bien padre, es cobrizo, rojo cafesón y nada turbio. Huele delicioso. Según la botella tiene lúpulo, cebada y mucha arrogancia… La verdad, aun no la pruebo, sigo viéndola y leyendo todo lo que dice su etiqueta, una verborrea bastante arrogante por cierto.

¡El primer trago fue bastante fuerte! Pero sabe bien, es realmente fuerte. Tiene unos toques frutales, salta el sabor agregado por las virutas de roble durante la fermentación y hasta sabe un poco a tabaco, de repente.

[Después de un rato, ese mismo día…]

El segundo trago también es rudo, queda el sabor a malta y algo de vainilla bien impregnado en la boca, es muy buena realmente, pero sí está bien ruda… Su etiqueta dice, en mi personal traducción al español, ‘Esta cerveza es agresiva. Lo más probable es que no te vaya a gustar’; descubrirlo se los dejo de tarea, mis queridos lectores.

Si son amantes de las IPA, esta cerveza es un capítulo aparte, superará sus expectativas porque va mucho más allá de lo amargo y lo fuerte, porque es MUY amarga y MUY fuerte, han de disculpar que he dicho mil veces fuerte pero… realmente lo es, como cuando comemos una cereza con chocolate y licor o un chocolate envinado, pero a la 50a potencia.

Por estas características que he notado, dudo de enamorarme de esta 7.2%, porque yo le tiro más al charco de las oscuras y esas cosas chocolatosas-cafesosas, pero no descarto volver a tomarla y probar toda la familia de la casa Stone Brew.

Ya para los 4 tragos, estoy viendo zombies montando mi vaso… y la verdad no me arrepiento de no haber encontrado la Honey Dew, ya ni me acordaba de ella, después escribiré su artículo ya que un amigo le ha tomado fotos bastante buenas a su botella.

Si ustedes quieren probar algo realmente fuera de lo convencional, pues denle un llegue a la Oaked Arrogant Bastard Ale, las demás no las he probado pero sigo sobre la idea, al tener esta me despertó aun más la curiosidad de saber que se traen las otras en el morral.

¡Ah, maldita bastarda arrogante! No me has decepcionado en lo absoluto… Ya hasta se me antojó otra. u_u

– Herr Playmo von Freuschland

@capitanudillos