Ich Bin Ein Berliner!

Aunque el titulo de este post les pueda referir al famoso discurso de Kennedy en 1963 (bueno, la neta solo a los que les gusta la historia, al resto no), la realidad es que acá hablamos de una cheve que les quisimos presentar hoy y que tiene un alma media mezclada, con esencias danesas, alemanas (obvio), belga y hasta un poquito latinoamericana; hablamos de la Hallo Ich Bin Berliner Weisse, Passion Fruit, cerveza creación de la venerada casa danesa Mikkeller, famosa por sus inusuales mezclas y por aventurarse en la cultura gastronómica en varios mercados, esto a través de pubs y restaurantes medio temáticos.

Como su nombre lo indica, esta cerveza es una del tipo Berliner Weisse, cervezas de trigo, cuyo origen son en Berlin y que tienen como característica su bajo contenido alcohólico y respetable nivel de acidez, a las cuales tradicionalmente se les añade algún jarabe de fruta, como frambuesa, durazno y así. Pues bien, esta de Mikkeller viene aderezada con jarabe de Maracuyá (por ello les decíamos que también tiene un poco de alma latinoamericana)  y presenta un tono amarillo pálido, con la consistencia “lechosa” de este tipo de cervezas. De un ligerito 3.7% ABV, la cerveza en cuestión presenta notas cítricas y por supuesto a Maracuyá (también conocida como passion fruit, por si no saben cual es). En cuestión del gusto, a esta cerveza hecha en Bélgica,  se le nota bastante claro su sabor diferenciador, aunque a nivel personal sentimos un poco artificial el sabor a la fruta, quizás se deba a un tema de oxidación de la misma, le daremos el beneficio de la duda.

Esta Hallo Ich Bin Berliner Weisse, Passion Fruit no la hemos visto a la venta en México, nosotros la conseguimos en una tienda de vinos en Texas, pero si les gustan las Berliner Weiss y el sabor de la Maracuyá, pruébenla, igual y si les gusta. Y si no es lo suyo, mejor déjenla pasar y concéntrense en otras cheves de los Mikkeller, al cabo tienen muchas opciones para elegir.

¡Salud!
The Beer Daily Dudes

.

fotografías © Carlos Leal Jiménez 

Lúpulo, malta…y QR’s

Aunque los procesos cerveceros son en esencia los mismos que hace cientos de años, el mundo de la cerveza no está ajeno al impacto de la tecnología, ya sea para su producción  o comercialización, y muestra de ello es la adopción de nuevas tecnologías en cuestiones de empaques por casas cerveceras independientes.

Las Berliner Weisse Ale de Crabtree con su QR

Una de estas cervecerías es la Crabtree Brewing Co. de Greeley Colorado,  que cuenta dentro de su portafolio con  la línea Digital Age Series, que es un grupo de cervezas cuyo diseño de etiqueta es un gran código QR (Quick Response). Al leer este código con tu smarthphone, eres dirigido  a un sitio web especialmente diseñado para esta línea, donde Jeff Crabtree, dueño de esta cervecería así como su maestro cervecero, te da las gracias por haber elegido estas cervezas, así como una breve descripción de lo que estás tomando o estás por tomar.

La primer cerveza de la “Digital Age Series” es la Berliner Weisse Ale, la cual es una deliciosa cerveza blanca, la cual se hizo acreedora de la medalla de oro el año pasado en el Great American Beer Festival; a esta cerveza, le seguirán otras variedades dentro de la misma línea digital, las cuales están siendo sugeridas por los fanáticos de Crabtree en su página de Facebook.

QR’s para el mundo cervecero

Y aunque su producto es muy bueno, algunos fanáticos de la cerveza  han expresado su malestar con respecto al diseño de estas etiquetas, ya que según ellos, rompe con el clasicismo de lo que la imagen de una cerveza de clase mundial debe de presentar; “uno espera ver una etiqueta acorde a un  producto que se nota que fue  hecho con dedicación y cuidando los detalles, no un simple y frío códigos de barras” como lo menciona un usuario del Facebook de esta cervecera de Colorado.

¿Y a ustedes qué les parece esta iniciativa digital de Crabtree?

@thebeerdaily