$36,000 dólares por una lata de cerveza. (Hielera no incluida).

Estas tres latas valen $93,600 dólares. Que bueno que no encontraron el six pack completo.

Este mundo está cada vez más loco, mientras por un lado la crisis económica sigue haciendo de las suyas en muchos países, en otros lugares la gente paga altísimas cantidades de billetes por hacerse de un objeto de colección, ya sea antiguas tarjetas de béisbol con los rostros de Babe Ruth o Jackie Robinson, monedas de hace algunos siglos, obras de arte de grandes maestros como Picasso, Dalí o Van Gogh, vestuarios de legendarias estrellas de Hollywood o latas de cerveza…esperen un momento, ¿dijimos latas de cerveza?

Sí, aunque pudiera sonar extraño, hay estrafalarios coleccionistas que pagan miles de dólares por hacerse de latas, botellas, corcholatas y otro tipo de memorabilia cervecera, como fue el caso hace pocos días en el estado de Pennsylvania, en al casa de Subastas “Morphy Auctions”, donde se subastaron 10 antiguas latas de cerveza en buen estado, con un precio de puja inicial de $10,000 USD por cada una. Algunos de estos viejos empaques por lo que pagaron más,  fueron la lata de la Apache Export Beer LP, cuyo precio final fue de $28,800 USD, cantidad similar por la que también se vendió la lata de la cerveza National Bohemian Bock. 

Pero la que se llevó las palmas fue la lata de la Gibbons Bock LP, cerveza estilo Bock producida hace ya algunos ayeres; por este artículo, el ganador de la subasta desembolsó  la sensible cantidad de $36,000 USD. Si la cantidad no les hace click, para que se den una idea de que tan rentable fue para el dueño de estas latas mantenerlas en buen estado y mandarlas a la subasta, el día de hoy el precio de la libra de oro, es de $28,160 USD, o sea que si tienes en tu poder una libra del metal áureo, tendrías que pedir prestado por ahí para poder pagar por esa lata de Gibbons Bock, por eso les decimos que el mundo está medio de cabeza estos días.
Ojalá y algún día nuestra colección de botellas y latas de cervezas mexicanas desparecidas la podamos mandar a esas subastas, así podríamos mantener vivo por muchos años a TheBeerDaily.com, ¿no?

¡Salud!
TBD Staff

La enigmática Simpático.

La dorada etiqueta de Simpático, sobre botellas de vidrio negro le da una imagen bastante elegante a esta cerveza mexicana de exportación.

En años recientes la oferta cervecera en todos lados se ha incrementado, topándonos con  cualquier cantidad de marcas en los anaqueles, unas bastante conocidas por medio mundo y otras que navegan en la oscuridad comercial, pero que de pronto nos sorprenden con su buena calidad. Debido a este excedente de oferta en marcas, ya es difícil que nos sorprendan las compañías cerveceras con lanzamientos de productos o submarcas, dicho de otra manera, como consumidores ya tenemos el radar encendido como para que nos impacten, comercialmente hablando;  pero hace algunos años la cantidad de marcas de cerveza que teníamos a la mano no era tan extensa, por ello cada lanzamiento de producto era casi casi motivo de celebración de la comunidad cervecera, y esto sucedía no sólo en México sino también en mercados más maduros, como el de los Estados Unidos.

Una de las pocas imágenes de Simpático que encuentras en la red. Esto ha hecho que el mito de esta cerveza haya crecido.

Uno de esos lanzamientos fue el de “Simpático”, cerveza estilo pilsner producida por Cuauhtémoc Moctezuma a finales de la década de los 80’s y principios de los 90’s, que sólo se producía para exportación a los vecinos que tiene México al norte del Río Bravo. Esta marca de elegante botella de vidrio negro y hermosa etiqueta con tonos dorados, fue totalmente desconocida para los bebedores de cerveza de México (para muchos esta marca es como un mito, una leyenda urbana de la cervecera ubicada en la Avenida Alfonso Reyes en Monterrey) , ya que fue concebida por el área de mercadotecnia de esta cervecera como una marca premium dirigida a ciertos mercados en Estados Unidos y Canadá (y por ahí hasta Australia llegó)  y por lo tanto su distribución se limitó a algunas zonas geográficas de estos países angloparlantes, principalmente en centros de consumo.

Quizás algunos cuarentones de Monterrey y la zona noreste de México recuerden esta cerveza, ya que durante algunos Spring Breaks en la Isla del Padre en Texas, se promocionó bastante con activaciones en bares y antros,  destacando sus concursos de wet shirts. Sí, aunque su imagen era la de una cerveza sofisticada y elegante,  así la promovían en esta playa texana, quizás por esa disonancia entre su imagen y su manera de mercadearla, aunado a su limitada distribución, esta marca nunca terminó de despegar en términos de ventas (aunque en 1987, su primer año, sí hizo bastante ruido en el segmento de importadas) en el difícil mercado estadounidense; digamos que la gente no entendía si esta marca era más apegada a cervezas premium europeas, o bien una derivación del “party beer” mexicana.

Las corcholatas de Simpático, y su elegante “S” .

Después de pocos años de existencia, Simpático desapareció, dejando muy poco rastro de su existencia; para mediados de los 90’s pocos se acordaban de este proyecto, incluso dentro de la compañía que la creó. Hace poco tiempo, la marca quiso tener un revival  producida ahora en Tecate B.C., al parecer bajo licencia de los creadores de esta marca, sin embargo, y a pesar  de tener actualmente página web y fanpage en Facebook, esta marca no se ha visto mucho, lo cual hace aún más grande el mito de Simpático para muchos consumidores, esto acrecentado por la poca cantidad de información de la marca en internet, lo cual hace pensar a mucha gente que esta cerveza no existió en realidad. La verdad es que esta cerveza está viva, y aunque no se encuentra fácil, por ahí conocemos gente que afirma haberla visto y probado en fechas recientes.

¿Alguno de ustedes ha degustado la Simpático o tiene más información de esta cerveza? Si es así, compártanos sus experiencias para publicarlas en este blog. Y si tienen por ahí imágenes de su botella, estaremos gustosos de recibirlas por acá para ir aclarando el mito de esta cerveza dorada en elegante botella negra, que sí, sí existe, no es como Sasquatch o el Chupacabras.
Bueno, ese sí existe, y lo produce Cucapá, también en Baja California…

¡Salud!
TBD Staff