¡Feliz día, Mamá!

mothersday2013_TBD

Todos los que colaboramos en TheBeerDaily.com les mandamos un gran abrazo a todas las mamás en su día -este 10 de mayo se celebra el día de las madres en México- y brindamos por ellas que nos trajeron a este mundo.

¡Salud por las mamás!
The Beer Daily Dudes

Carta Blanca y su innovación en los 60’s: Quitapón

cb_quitapon_TBD_2

La gente que tenga ya algunas décadas a cuestas, entenderá el título de este artículo, los que nacieron después de la segunda mitad de los ochentas les será casi casi desconocido; hablamos hoy de la presentación “Quitapón” de Carta Blanca, botella que marcó toda una época en la historia cervecera mexicana y que en su momento fue una gran innovación a mundial en el tema de empaque.

Y es que nos remontamos a la década de los sesentas, 1967 para ser exactos, época turbulenta en términos sociales en México y el mundo,donde por un lado se vivía una era de búsqueda de”amor y paz” con el movimiento hippie y por otro lado el planeta veía violentas represiones de carácter político y racial, ésto además de vivir en constante temor por la llamada guerra fría que enfrentaba a las dos súperpotencias de ese entonces: la URSS y los Estados Unidos.

La tapa "twist off" de Carta Blanca Quitapón, la primera de su tipo en México.

La tapa “twist off” de Carta Blanca Quitapón, la primera de su tipo en México.

En ese año, mientras la carrera espacial estaba en su apogeo, México vivía uno de los últimos periodos del famoso “Milagro Mexicano” y se preparaba para ser sede de los Juegos Olímpicos de 1968, los cuales se llevarían a cabo por vez primera en una de las llamadas “naciones en vías de desarrollo”.  Y paralelo a todos estos sucesos, en el área de mercadotecnia de Cervecería Cuauhtémoc estaban bastante ocupados lanzando un innovador envase desarrollado y patentado en México, que sería el referente de toda una generación cervecera, hablamos de la cerveza Carta Blanca en su versión “Quitapón”, la cual fue de los primeros productos en vidrio de la categoría “no retornables”.

Este empaque creado por la empresa cervecera de Monterrey fue el primero de su tipo en el mundo, introduciendo el ahora bastante conocido concepto “twist off” al mercado de la cerveza, con la peculiaridad de que la botella de Carta Blanca contaba con un destapador integrado en su base (la cual era de un grosor considerable), lo cual hacía más fácil abrir la botella, al juntar dos de estas Carta Blancas. Cierto, ahora se nos puede hacer algo simple y habitual, pero en su momento este desarrollo de la Cervecería Cuauhtémoc fue todo un suceso, tanto que hasta la fecha en México mucha gente aun se refiere a los empaques de twist off como “Quitapón”.

La gruesa base de la Carta Blanca Quitapón con su destapador incluido.

La gruesa base de la Carta Blanca Quitapón con su destapador incluido.
Acá pueden ver un comercial de TV de este producto en los 90’s

Y es que este desarrollo tenía un objetivo claro, que la gente pudiera llevar su cerveza Carta Blanca a todos lados, sin necesidad de cargar con el cartón de cerveza con ellos. Y es que aunque ya la cerveza de lata existía, este tipo de empaque (lata) era en costo muy superior al vidrio por lo tanto no muy accesible para la gran masa de consumidores de cerveza; así, la Quitapón, impulsada por su innovación en empaque y precio accesible, en poco tiempo se convirtió en un éxito en ventas literalmente “agarrando calle” a lo largo y ancho de México.

Este anuncio de revista data de 1968 y presenta a la "moderna" Quitapón

Este anuncio de revista data de 1968 y presenta a la “moderna” Quitapón

Carta Blanca Quitapón existió muchísimos años en México, cubriendo varias generaciones durante finales de los 60’s, 70’s, 80’s y 90’s para finalmente ser retirada del mercado en esa década, pues con la baja en los precios de la cerveza de lata, así como nuevas tecnologías en materia de empaques no retornables de vidrio, esta botella fue poco a poco convirtiéndose en un producto no muy rentable para la cervecería de Monterrey.

Ahora, algunas botellas de esta presentación, que la gente cariñosamente apodaba “Quitapenas”,  quedan por ahí para el recuerdo, afortunadamente en TheBeerDaily.com contamos con una que es la de las imágenes que acá les compartimos.

¿Alguien de ustedes probó estas Quitapón de Carta Blanca? ¿Qué opinan de estas cervezas?

¡Salud!
The Beer Daily Dudes

fotos ©Carlos Leal Jiménez

The Last Barfighter: Juegos de Video y Cerveza de Barril

beercade_1_TBDLa cerveza es una cosa tan noble que se lleva bien con casi todo, y acá no hablamos sólamente de alimentos, sino con muchas actividades recreativas, por ejemplo ¿quién no ha pasado buen tiempo jugando videojuegos y bebiendo unas heladas? Por ello, Muestra de ello es el juego “The Last Barfighter” que junta las dos disciplinas (porque hay que tener disciplina para tomar cerveza y andar en eso de los juegos de video, ¿no?) en una misma máquina muy al estilo de los clásicos juegos de arcade de los años ochenta.

Todo el proyecto de este juego corrió a cargo de la agencia McKinney

Todo el proyecto de este juego corrió a cargo de la agencia McKinney

Basados en populares juego de video que aún se encuentran en muchos bares de Estados Unidos, este proyecto fue desarrollado por la agencia de publicidad McKinney y es usado por la Cervecería Big Boss, ambos situados en  el estado de Carolina del Norte; A primera vista, el juego parece ser una máquina más de Pac Man, Donkey Kong o Galaga, pero al acercarse a éste nos damos cuenta que el gabinete de madera contiene además del monitor, controles y cerebro del juego, dos dispensadores de cerveza de barril.

Los clásicos controles de una máquina de Arcade

Los clásicos controles de una máquina de Arcade

¿Y esto para qué? Sencillo, el juego está planteado para que dos personas se enfrenten muy al estilo de StreetFighter,  eligiendo diferentes personajes -los cuales fueron creados basados en los estilos de cerveza que elabora la Big Boss– y quien resulte ganador de esta pelea que se lleva a cabo teniendo un bar como escenario, es recompensado con un vaso de cerveza de barril que se sirve en la parte donde tradicionalmente se insertan las monedas en la máquina de juegos. Idea simple, pero poderosa, ¿no?

De aquí sale la cerveza del gaandor. Haz click aquí para ver un video.

De aquí sale la cerveza del ganador. Haz click aquí para ver un video.

Y aunque este proyecto de Big Boss y McKinney ha llamado mucho la atención en la comunidad cervecera y de mercadotecnia, por ahora sólo existe una máquina The Last Barfighter que se encuentra en las instalaciones de la cervecería siendo usada esporádicamente en actividades de promoción de los productos que elabora la cervecera de Carolina. Sin embargo, debido al éxito de este proyecto, no sería extraño que de pronto lo veamos en algunos otros lugares, ya sea con la marca Big Boss, o alguna otra. Ojalá que sea con Big Boss.

.

Imágenes cortesía de McKinney

Salitos, una de esas extrañas mezclas

salitos_tbd_3

Seguro, el mundo se ha hecho más pequeño, y eso ha causado muchísimas fusiones culturales y comerciales, algunas de muy buena manfufactura y otras simplemente bizarras, por no decir malas. Pues bien, la cerveza no ha sido escenario ajeno a esta tendencia, y con la globalización a todo lo que da, de pronto nos topamos con cervezas de marca holandesa hechas en Brasil, de marcas australianas producidas en Bélgica o ya de plano cervezas con marcas de nombres mexicanos hechas en Vietnam.

Bonito empaque, no tan buen producto.

Bonito empaque, no tan buen producto.

Uno de esos casos extraños es el de los productos llamados “Salitos”, peculiares bebidas  a base de cerveza (esto lo decimos porque no son cerveza al 100%) que tienen una imagen Tex-Mex, pero que son hechos en Alemania pero de origen panameño, sí, leyeron bien, su marca origen se remonta a Panamá, y que ya se pueden conseguir en México en algunas cadenas de súpermercados.

Salitos ofrece cuatro diferentes versiones de su producto, tres con cerveza (Salitos Cerveza, Salitos Mojito y Salitos Tequila)  y una limonada con alcohol llamada simplemente ICE. En esta ocasión nos tocó probar dos (cerveza sola y cerveza con tequila) de las cuatro versiones, de las cuales no hablaremos mucho, pues la verdad no podemos decir grandes cosas sobre este producto, el cual, a pesar de su buena apariencia, es de no muy buen sabor. Y aunque la versión “cerveza” (4.9%ABV) es pasable (si la comparas con algunas cervezas mexicanas de las macrocervecerías), la versiòn “Tequila”(4.9%ABV) es simplemente desafortunada, difícil de pasar el trago, y no por que tenga kick, sino por su nada grato sabor, que es una mezcla de refresco genérico de limón y cerveza azorrillada, con un aftertaste azucarado que resulta terrible al paladar.

Acá un comercial de TV de esta cerveza alemana

Acá un comercial de TV de esta cerveza alemana

Y esto es porque efectivamente este Salitos Tequila tiene un 58% de cerveza y un 42% de “refresco sabor tequila con limón”  en su composición. Vaya, por acá nunca nos hemos topado con un “refresco sabor tequila con limón”, pero no se nos antoja mucho que digamos, esto es algo así como faltarle el respeto a la sabrosa y venerable bebida mexicana de agave, pero bueno, cada quien.

La imagen Tex Mex de estas Salitos

La imagen Tex-Mex de estas Salitos

En resumen, aunque estas botellas de Salitos lucen bien, lo que traen dentro no nos gustaron para nada, quizás en otras partes del mundo estas bebidas les puedan dar una idea de mar, sol y arena latinas (medio erróneas, eso sí), pero teniendo su origen en Alemania, uno de los pilares del mundo cervecero, como que algo no nos cuadra. Si son de paladares aventureros y no les duele dejar una bebida a medias, compren una de estas bebidas, pónganla a enfriar y traten de convencer a sus sentidos que están relajándose en una playa, quizás eso ayude a que no les vaya tan mal.

fotografías ©Carlos Leal Jiménez

La lata 360º de SlyFox

360canTBD

Una de las cosas maravillosas de la cerveza es poder disfrutarla con todos los sentidos, y uno de los más importantes en este tema es el olfato, por ello, los que saben del tema sugieren que este delicioso líquido se sirva en un vaso, copa o tarro para dejar que “respire” y se desprendan los aromas particulares de cada mezcla, lo cual nos da un indicador del carácter de la misma. Sin embargo, cuando adquirimos cervezas enlatadas esto casi nunca lo hacemos, por la práctica naturaleza de este envase, el cual dicho sea de paso ha ido ganando terreno en la categoría de las cervezas artesanales, las cuales a menudo ofrecen mezclas muy interesantes, que no se gozan del todo por estar en lata.

La tapa totalmente desprendible de esta lata 360º de SlyFox

La tapa totalmente desprendible de esta lata 360º de SlyFox

Basados en esta idea, la cervecería SlyFox lanzó recientemente su lata 360º, que tiene la característica de que su tapa se desprende totalmente, a diferencia de la mayoría de las latas de bebidas que solo se abren de una pestaña. Esto hace que la lata se convierta instántaneamente en un vaso, dejando respirar el líquido y desprendiendo los aromas que los fanáticos cerveceros tanto aprecian. El primer producto de esta cervecera de Pennsylvania que hace uso de esta variante de lata es la Helles Golden Lager, una cerveza estilo Pilsner.

Brian O’Reilly, maestro cervecero de Sly Fox comentó sobre esta lata 360º  “Los fanáticos de la cerveza artesanal quieren disfrutar de su cerveza con todos los sentidos, y esto -consumir cerveza artesanal- quieren hacerlo ya sea en casa, un bar o en un evento informal y la tapa 360 hace que la bebida puede el recipiente perfecto para hacer precisamente eso, disfrutar buena cerveza donde quiera que estés, sin necesidad de tener un vaso o tarro a la mano.”

Aunque Sly Fox es la primera cervecería en Norteamérica que ofrece este tipo de empaque, una lata similar se usó durante la Copa Mundial de Fútbol 2010 en Sudáfrica, proyecto que fue desarrollado originalmente por Crown Beverage Packaging  en colaboración con SABMiller, así que no nos soprendería que muy pronto algunas de las marcas de las macrocervecerías comiencen a ofrecer sus productos en esta lata 360º.