La Birra di Sardegna

Con la novedad de que después de unas semanas de ausencia, regresamos para presentarles otra cerveza que no es muy conocida en México pero que para una región de Italia es orgullo cervecero. Hablamos de la Ichnusa, producida en la región de Cerdeña, concretamente en su planta de Assemini, pequeña población que se se ubica a escasos kilómetros de Cagliari (la capital y ciudad más poblada de Cerdeña).

Producida desde 1912 por la cervecería del mismo nombre (ahora Ichnusa es propiedad de Heineken), la Ichnusa es una Pale Lager de 4.7% ABV muy del estilo de las eurolagers que elabora Heineken en varios países: ligera de cuerpo, con aromas muy poco perceptibles y sabores poco intrusivos al paladar. En cierto sentido, esta Ichnusa (cuyo nombre proviene de la palabra Hyknusa que significa Cerdeña en latín) nos recordó a otras cervezas italianas más mainstream como la Birra Moretti, cuya composición no busca comprometerse a mucho en temas de complejidad de notas, siendo una opción digamos que algo genérica para la mayoría de los bebedores ocasionales de cerveza.

Pero ojo, no se nos vayan con la finta, esta Ichnusa no nos pareció mala, de hecho la disfrutamos bastante acompañando una pasta con salsa Amatriciana  y unos buenos trozos de Pecorino fresco (de Cerdeña, of course), es solo que nos habían hablado mucho de esta cerveza por allá, que nuestra expectativa era de algo sobresaliente. Al ver nuestra reacción en torno a esta cervecita, uno de  nuestros amigos italianos nos sugirió probar la versión no filtrada de esta marca, cosa que por no tener ya tiempo disponible, dejamos para otra ocasión.

En resumidas cuentas, esta cerveza fue una digna acompañante de nuestra cena y aunque no ofrece nada del otro mundo, si la consideramos una opción dentro de las lagers italianas, si laven, denle una oportunidad.

Salute!
The Beer Daily Dudes

.

fotografías © Carlos Leal Jiménez

Signore e Signori: Birra Moretti

moretti_TBD_1

Hace poco les hablamos en este espacio sobre una cerveza basada en uno de los platillos italianos por excelencia -La Pizza Beer- y a raíz de ello, alguien por ahí nos reclamó que hace mucho que no les presentamos por acá una cerveza de origen Italiano (sí, la Pizza Beer no cuenta) por ello, acá les traemos hoy una de las más conocidas Birras d’ Italia, hablamos de la Moretti.

Birra Moretti es la más conocida cerveza de la compañía que lleva el mismo nombre y que fue fundada en 1859 en la ciudad norestense de Udine por Luigi Moretti, y que en 1996  fue vendida a Heineken, lo cual le dio a esta cerveza mayor presencia en mercados fuera de Italia, haciendo que las ventas de Moretti crecieran bastantito, y es que  Italia es uno de los países de Europa que tiene los consumos de cerveza per cápita más bajos, por ende las ventas de esta marca eran pequeñas en comparación de otros primos europeos suyos.

El aspecto típico de una Eurolager, en esta Birra Moretti

El aspecto típico de una Eurolager, en esta Birra Moretti

La Birra Moretti es una cerveza Lager de 4.6% ABV, de cuerpo ligero y carbonatación media, muy al estilo de las cervezas europeas de su tipo. La apariencia de esta italiana es también la típica de las eurolager: de color dorado promedio, esta cerveza genera un buen nivel  de espuma, la cual se disipa rápido dejando pocas trazas en el vaso, nada sobresaliente aquí. Su aroma es digamos que a una mezcla de granos y algo de notas maltosas, pero nada fuerte, el cual es muy similar al sabor de esta birra, donde sobresalen de entrada ciertas notas a malta para cerrar con algo de presencia amarga, pero sin llegar a ser muy intenso. En la Birra Moretti que probamos notamos un after medio metálico, que quizás pudo ser por el lote de la cerveza (no era muy fresca que digamos, la fecha de caducidad que marcaba en su botella estaba ya cerca), pero no nos resultó molesto, quizás a los puristas les pueda poco agradable, pero hey, finalmente esta cerveza italiana es una eurolager de producción masiva y ello hay que tenerlo en cuenta.

Birra Moretti, una de las cervezas más vendidas en Italia.

Birra Moretti, una de las cervezas más vendidas en Italia.

En general, esta Birra Moretti se nos hizo una cerveza promedio para su estilo, no mala, pero tampoco sobresaliente, muy del tipo de gran parte del portafolio de Heineken.  Seguramente esta cerveza se lleva bien con una buena focaccia al horno y un plato de quesos semi-maduros y aceitunas, además de una dotación de arugula con aceite de oliva y pimienta, por ello ya compramos otro par de Birras Moretti, para ahora sí hacer el daño completo y tener una velada un poco más a la italiana. Luego les platicamos qué tal nos va.

Salute!
The Beer Daily Dudes

fotografías ©Carlos Leal Jiménez

La cerveza como alimento.

Monjes, a ellos les debemos mucho de la actual cerveza.

La cerveza en sus orígenes fue elaborada para acompañar otros alimentos en lugar de preparar pan por una simple razón, con la misma cantidad de grano se hacía menos pan y más cerveza.

Monje Franciscano.

En determinado momento de la historia, la cerveza también fue hecha con pan ya fermentado, no comestible, cocido en agua con otros ingredientes y dejándose fermentar nuevamente para conseguir el ‘pan líquido’, término que se le dio en la edad media por los monjes europeos encargados de refinar el proceso de elaboración de esta nutritiva bebida durante los ayunos de cuaresma, posteriormente como parte de la dieta diaria de estos hombres religiosos y finalmente, con el paso del tiempo y muchos procesos de ‘control de calidad’ haciéndose más preciada en las altas esferas religiosas; es decir, ahora no cualquier monje por más autoflagelación propinada o penitencia purgada, tenía derecho a beber cerveza (les hablo del siglo XIII).

En estos tiempos, diferentes casas cerveceras ofrecen ancestrales recetas provenientes de las abadías europeas, reconociendo a los monjes Paulinos de Alemania, los Franciscanos de la orden de San Francisco en Italia y hasta los monjes Trepenses de Bélgica, a quienes les debemos el placer de disfrutar las Abbey Ale o la muy obscura Doppelbock alemana.

Hoy en día en ciertos países, como en Irlanda, la cerveza aún es considerada parte de la alimentación diaria e incluso algunos trabajadores optan por llevar cerveza en lugar de pan u otros complementos para la hora de comida o como un tentempié.

¿Qué dicen, nos vamos a Irlanda?

Sir Playmo de Yorkshire

Signore e Signori: Birra Moretti

moretti_TBD_1

Hace poco les hablamos en este espacio sobre una cerveza basada en uno de los platillos italianos por excelencia -La Pizza Beer- y a raíz de ello, alguien por ahí nos reclamó que hace mucho que no les presentamos por acá una cerveza de origen Italiano (sí, la Pizza Beer no cuenta) por ello, acá les traemos hoy una de las más conocidas Birras d’ Italia, hablamos de la Moretti.

Birra Moretti es la más conocida cerveza de la compañía que lleva el mismo nombre y que fue fundada en 1859 en la ciudad norestense de Udine por Luigi Moretti, y que en 1996  fue vendida a Heineken, lo cual le dio a esta cerveza mayor presencia en mercados fuera de Italia, haciendo que las ventas de Moretti crecieran bastantito, y es que  Italia es uno de los países de Europa que tiene los consumos de cerveza per cápita más bajos, por ende las ventas de esta marca eran pequeñas en comparación de otros primos europeos suyos.

El aspecto típico de una Eurolager, en esta Birra Moretti

El aspecto típico de una Eurolager, en esta Birra Moretti

La Birra Moretti es una cerveza Lager de 4.6% ABV, de cuerpo ligero y carbonatación media, muy al estilo de las cervezas europeas de su tipo. La apariencia de esta italiana es también la típica de las eurolager: de color dorado promedio, esta cerveza genera un buen nivel  de espuma, la cual se disipa rápido dejando pocas trazas en el vaso, nada sobresaliente aquí. Su aroma es digamos que a una mezcla de granos y algo de notas maltosas, pero nada fuerte, el cual es muy similar al sabor de esta birra, donde sobresalen de entrada ciertas notas a malta para cerrar con algo de presencia amarga, pero sin llegar a ser muy intenso. En la Birra Moretti que probamos notamos un after medio metálico, que quizás pudo ser por el lote de la cerveza (no era muy fresca que digamos, la fecha de caducidad que marcaba en su botella estaba ya cerca), pero no nos resultó molesto, quizás a los puristas les pueda poco agradable, pero hey, finalmente esta cerveza italiana es una eurolager de producción masiva y ello hay que tenerlo en cuenta.

Birra Moretti, una de las cervezas más vendidas en Italia.

Birra Moretti, una de las cervezas más vendidas en Italia.

En general, esta Birra Moretti se nos hizo una cerveza promedio para su estilo, no mala, pero tampoco sobresaliente, muy del tipo de gran parte del portafolio de Heineken.  Seguramente esta cerveza se lleva bien con una buena focaccia al horno y un plato de quesos semi-maduros y aceitunas, además de una dotación de arugula con aceite de oliva y pimienta, por ello ya compramos otro par de Birras Moretti, para ahora sí hacer el daño completo y tener una velada un poco más a la italiana. Luego les platicamos qué tal nos va.

Salute!
The Beer Daily Dudes

fotografías ©Carlos Leal Jiménez

Peroni Nastro Azzurro: el listón azul de los italianos.

Las clásicas líneas de diseño, en la etiqueta de la italiana Peroni Nastro Azzurro

Sin duda, Italia es reconocida mundialmente por su gastronomía, la cual es difícil de que no te guste; ya sea por sus pastas, quesos o cárnicos, el país de la bota se caracteriza por el buen comer y el buen vivir, así como por su buen gusto en cuestiones de moda y diseño (¿qué tal las marcas de autos de esta península europea?),sin embargo cuando pensamos en Italia es difícil que nos brinque en la mente el nombre de alguna marca de cerveza (los italianos tienen una relación muy ’emocional’ con el vino), a diferencia de algunos otros países europeos como Bélgica, El Reino Unido y por supuesto Alemania.

En el mercado de este país donde el fútbol es pasión y Silvio Berlusconi anda de lío en lío, existen varias marcas importantes que poco a poco se han dado a conocer en otras latitudes del planeta, tales como Birra Moretti y Peroni Nastro Azzurro, que es la que tuvimos la oportunidad de probar en días recientes. La Peroni Nastro Azzurro -que significa “Listón Azul”- es la cerveza más vendida en el mercado doméstico italiano y es una marca producida en Roma por la cervecera Birra Peroni, firma fundada en 1846, que a su vez es propiedad del grupo transnacional SAB Miller.

Esta cerveza con una elegante imagen en su etiqueta, es una típica Lager europea de 5.1% ABV, de cuerpo ligero y baja carbonatación, con un agradable color dorado, el cual luce bastante bien sirviéndola en un vaso Pilsen, como el que usamos para degustarla. El nivel de espuma de esta bebida italiana resultó muy bajo, además de que se disipó en menos de un minuto, sin dejar muchas trazas en el vidrio. El aroma de la Peroni Nastro Azzurro es un poco más fuerte que lo que uno se esperaría al ver el clarísimo tono dorado de ésta, pero siendo agradable, para nada lo definiríamos como duro, aunque si un poco genérico o poco distintivo. Ahora bien, su sabor se siente un poco amargo de entrada, pero al pasar el trago deja una sensación dulzona, con un pequeño dejo a miel, que creemos que balancea bien a esta birra, al menos para el estándar de las eurolagers producidas en serie.

En conclusión, esta italiana es buena a secas, digamos que es cumplidora en esos días calurosos que estás buscando una cerveza que sea ligera al paladar sin dejar mucho aftertaste, pero sin llegar a ser sólo agua pintada de dorado. Si lo tuyo son este tipo de bebidas, la “Listón Azul” de Peroni es una buena opción para cambiarle de vez en cuando a tus hábitos cerveceros. Ahora que si la acompañas de una sabrosa focaccia, creemos que te sabrá aún mejor.

Salute!
>>Chuck

fotos ©Carlos Leal Jiménez 

La cerveza como alimento.

Monjes, a ellos les debemos mucho de la actual cerveza.

La cerveza en sus orígenes fue elaborada para acompañar otros alimentos en lugar de preparar pan por una simple razón, con la misma cantidad de grano se hacía menos pan y más cerveza.

Monje Franciscano.

En determinado momento de la historia, la cerveza también fue hecha con pan ya fermentado, no comestible, cocido en agua con otros ingredientes y dejándose fermentar nuevamente para conseguir el ‘pan líquido’, término que se le dio en la edad media por los monjes europeos encargados de refinar el proceso de elaboración de esta nutritiva bebida durante los ayunos de cuaresma, posteriormente como parte de la dieta diaria de estos hombres religiosos y finalmente, con el paso del tiempo y muchos procesos de ‘control de calidad’ haciéndose más preciada en las altas esferas religiosas; es decir, ahora no cualquier monje por más autoflagelación propinada o penitencia purgada, tenía derecho a beber cerveza (les hablo del siglo XIII).

En estos tiempos, diferentes casas cerveceras ofrecen ancestrales recetas provenientes de las abadías europeas, reconociendo a los monjes Paulinos de Alemania, los Franciscanos de la orden de San Francisco en Italia y hasta los monjes Trepenses de Bélgica, a quienes les debemos el placer de disfrutar las Abbey Ale o la muy obscura Doppelbock alemana.

Hoy en día en ciertos países, como en Irlanda, la cerveza aún es considerada parte de la alimentación diaria e incluso algunos trabajadores optan por llevar cerveza en lugar de pan u otros complementos para la hora de comida o como un tentempié.

¿Qué dicen, nos vamos a Irlanda?

Sir Playmo de Yorkshire