Cerveceando y pedaleando, Große Idea!

beerbikescover_TBD

Dicen que una de las mejores maneras de conocer una ciudad es caminándola o bien recorriéndola en bicicleta, y bueno, acá le añadiríamos, tomando una cerveza. Vaya, ¿a poco no se antoja ir descubriendo ciertos rincones de la ciudad, acompañados de una cerveza fría? (¡Si dijeron que no, seguramente están en el blog equivocado!)  Pues bien, esa idea, ya nos la ganaron , ya que en Alemania existe un servicio cerve-turístico que mezcla ambas actividades -la bici y la cheve- al cual atinadamente le pusieron BierBike, y en el cual literalmente le vas dando al pedal, y también vas pedaleando la bici (chiste local acá).

Mejor medio de transporte -cervecero- no hay

Mejor medio de transporte -cervecero- no hay

El concepto es sencillo pero divertido, la BierBike es un vehículo con capacidad de 16 personas, las cuales mientras van sentadas cómodamente en una barra disfrutando de unas sabrosas cebadillas, pedalean para impulsar el vehículo, el cual es conducido por un chofer de BierBike, el cual obviamente no participa en el sabroso proceso de libar cerveza (seguro debe cobrar bien ese chato por hacer ese trabajo) y por un guía turístico que va dando indicaciones durante todo el recorrido. esta BierBike cuenta además con un barril de cheve, así como su sistema de servido, con vasos y copas desechables, servilletas, ceniceros, botana seca y hasta bolsas para el mareo, por aquello de que alguien tenga un problema “digestivo” durante el recorrido. Además, el vehículo lleno de pedales (vaya, impulsado por pedaleo, no se confundan de términos) viene con un sistema de audio que permite conectar iPods y similares, por aquello de andarle dando al pedal de manera rítmica. El contenido del barril de cerveza que se incluye en el tour de una hora, es de 10 litros y dentro del tour se programan paradas a baños específicamente designados para BierBike, para no andar con accidentes, pues.

"Siguiente parada: ¡una cruda marca chamuco!"

“Siguiente parada: ¡una cruda marca chamuco!”

Este BierBike opera en varias ciudades de Alemania como Munich, Berlin, Hannover y Hamburgo, así como en otras poblaciones europeas como Belgrado y Budapest. Y aunque el concepto es innovador -al menos para este lado del Atlántico- existen otras compañías además de BierBike que ofrecen servicios similares tanto en Alemania como en países vecinos, tales como Holanda, Polonia y Austria, por lo que actualmente existe un tema de debate en aquel rincón del mundo, sobre quién es el pionero en este negocio de la pedaleada cervecera. Pero bueno, que importa quien sea el pionero en esto, siempre y cuando los tours estén buenos y la cerveza en su punto.  A ver si pronto tenemos uno de estos BierBike de este lado del mundo, creemos que sería un hitazo.

Prost!
Das Beer Daily Dudes

¿Conoces las cervezas híbridas?

hibridascoverTBD

Como bien sabemos, existen dos grandes categorías de cervezas , que son las Ales y las Lagers, de las cuales se desprenden todos los estilos posibles que hay en el mundo hoy en día y si no acá les damos una recordadita:  Las Ales son las cervezas que primero hicieron su aparición en el planeta y son conocidas como cervezas de alta fermentación, ya que se fermentan a temperaturas cálidas (entre 12º y 21ºC) y  en su preparación usan levaduras que “flotan” en la mezcla, mientras que las Lagers son conocidas como cervezas de baja fermentación, ya que las temperaturas de fermentación oscilan entre los 3º y los 10ºC, además de que su levadura se asienta en el fondo del tanque.

Pues bien, como casi todo en esta vida que a la larga termina mezclándose, estos dos tipos básicos de cerveza en algún momento fueron fusionados por algunos maestros cerveceros, para dar pie a nuevos estilos que hoy en día son consumidos en varios rincones del planeta y acá les presentamos algunos de los más conocidos:

anchorsteamTBD

La Anchor Steam Beer, un clásico de San Francisco.

Fermentación en caliente usando levaduras de Lager
En esta categoría no hay muchas cervezas disponibles comercialmente hablando, sino mas bien son productos más del tipo experimental, sin embargo uno de los tipos de esta cerveza híbrida sí es bien conocida y apreciada, sobre todo en los Estados Unidos, se trata de la “cerveza de vapor” o “cerveza al vapor”. Aunque no hay una descripción oficial  del lugar de su nacimiento, este tipo de cerveza se asocia a la ciudad de San Francisco, donde la Anchor Brewing Co. incluso registró a su nombre el término “Steam Beer”, siendo esta marca, la cerveza que la mayoría de la gente asocia en esta categoría.

Una Steam, conocida como Califormia Common, por cuestiones legales

Una Steam, conocida como Califormia Common, por cuestiones legales

Por ello, este tipo de cervezas también son conocidas como “California Common”, entre las que destacan la “Cali Common” de la casa Lucky Hand.  Este tipo de cerveza se conoce en Europa como Dampfbier, sobre todo en Alemania.
Otra cerveza que usa levaduras lagers con temperaturas altas en su fermentación es la Altbier, normalmente asociada a la ciudad de Dusseldorf en Alemania.

Fermentación en frío, usando levaduras Ale
Otra manera de hacer cervezas híbridas es utilizando levaduras Ale, pero a temperaturas frías, del estilo de las Lagers. Esto hace que los sabores normalmente predominantemente florales y frutales de las Ale se vean reducidos, brindándole a estas cervezas aromas y matices de sabor más ligeros, parecidos al estilo de las cervezas de la familia Lager.

La Schlüssel, una de las más apreciadas Altibier alemanas.

La Schlüssel, una de las más apreciadas Altbier alemanas.

Los tres estilos más comunes de esta mezcla son las Kölsch (acá pueden leer un poco más de este estilo), las Altbier, y las Cream Ales. Tanto la Kölsch y la Altbier son de orígenes alemán mientras que la Cream Ale es de origen americano. Las Altbiers son cervezas con mucha malta y un nivel regular de lúpulo y son asociadas a la ciudad alemana de Dusseldorf, ya que ahí nacieron; una de las más famosas Altbier es la Schlüssel Alt. Las Cream Ales son cervezas nacidas en los Estados Unidos, de cuerpo ligero y alta carbonatación, de color claro y con sabor muy parecido a las típicas Lagers americanas. Una cerveza de este tipo que es muy apreciada es la Honey Cream Ale, de la casa Rogue.

Bueno, pues ahora los amantes de la cerveza tenemos tarea, ir a probar alguna de estas híbridas y ver que tan bien les quedaron las mezclas a sus creadores.

¡Salud!
TBD Staff

La misma alemana desde 1753: Warsteiner Premium Verum

Aunque no es una de la marcas alemanas de cerveza más conocidas de este lado del Océano Atlántico, Warsteiner es una de las que permanecen virtualmente sin cambio desde su fundación hace ya muchos años, desde 1753 concretamente, que es oficialmente el año en el que comenzó a elaborarse en la población de Warstein, en el estado de Renania del Norte-Westfalia. Y bueno, ahora nos tocó conocer y probar uno de los productos de esta cervecería que tiene como detalle curioso, el que permaneció de pie durante los bombardeos en la segunda guerra mundial, virtualmente sin ser tocada por la artillería de los aliados durante las batallas que se libraron en ese conflicto.

La sobria imagen alemana de esta Warsteiner Premium Verum

La casa Warsteiner produce varias cervezas, siendo las más populares dentro y fuera de tierras germanas, la Premium Verum y la Premium Dunkel, siendo la primera la que nos tocó disfrutar el pasado fin de semana. Esta Premium Verum es una cerveza pilsner de 4.8% ABV que según datos oficiales de sus productores, se comercializa en más de 60 países del globo terráqueo, entre ellos México, por supuesto.

La cerveza que viene en una botella ámbar de 330ml, es de un color dorado claro, que te da la apariencia de ser una cerveza ligerita -y lo es- ,y genera un buen nivel de blanquísima espuma, en nuestro caso, al servirla en un vaso pilsner, apreciamos unas tres pulgadas de esta blanca nata, que le da a esta Pilsner alemana una apariencia aún más apetecible. El aroma de esta Premium Verum es muy suave, aunque sí  llegamos a apreciar por ahí esencias de lúpulo mezclado con ciertas notas de limón y algo de malta.

Dorado+Blanco: bastante antojable esta cerveza, servida en un vaso Pilsner

Al probarla, de entrada sientes un sabor semi dulce con un cierto saborcito a plátano y clavo, para luego dar paso a un sabor más amargo, notándose ahí la presencia del lúpulo característico de las Pilsners alemanas, lo único fue que nos tocó un poco de amargor extra (léase “azorrilamiento”), quizás producto de cierto mal manejo por los importadores o distribuidores de esta cerveza, pero nada exagerado . De cuerpo, esta cerveza es muy suave, con buen nivel de carbonatación, lo cual hace que esta bebida te la pases como agua, vaya en pocas palabras esta Warsteiner es muy bebible.

A nivel general, podemos decir que esta Warsteiner Premium Verum es la típica cerveza Pilsner alemana, a nuestro juicio, no es sobresaliente, pero tampoco te queda a deber, sino simplemente es una cerveza que cumple con su cometido, observándola a través del cristal de lo que una Pilsner debe ser. Si lo tuyo son este tipo de cervezas, seguramente la Warsteiner Premium Verum se va a llevar muy bien contigo, pruébala y luego nos cuentas como te fue, ¿va?

Prost!
@thebeerdaily

Pretzels, los siempre fieles acompañantes de la cerveza

Como bien menciona un viejo dicho popular, “Cerveza sin botana, no es cerveza”, y en eso no podemos estar más de acuerdo acá en The Beer Daily, ya que somos fanáticos de la cerveza, pero si está bien acompañada con algo de comer, mucho mejor. Y bueno, en nuestro país el tema de botanas+cerveza es muy extenso, si no, basta darse una vuelta a cualquier cantina o bar en las ciudades mexicanas para ver que al parroquiano nacional le gusta acompañar sabrosamente sus cervezas; de hecho, este tema da para un artículo exclusivo sobre las botanas mexicanas, que prometemos traerles pronto a esta página cervecera.

Pero ahora les queremos platicar un poco más sobre lo que quizás sea la botana más popular en todo el mundo para acompañar la cerveza, nos referimos a los pretzels, ese producto horneado con sal de grano encima que tan bien va con unos tarros y tarros de cerveza helada, seguro ya los han probado por ahí, ¿no?

La variedad más consumida de Pretzels en América, los estilo galleta salada

Pues bien, el Pretzel nació en Alemania hace ya muchos siglos, y desde sus inicios se le relacionó al consumo de cerveza, costumbre que se exportó del país bávaro al mundo entero, junto con su manera de hacer este líquido que tanto nos gusta. A grandes rasgos, hay dos tipos de pretzels, los suaves estilo pan, -normalmente grandes, del tamaño de una mano-  y los crujientes, estilo galleta, que son los más conocidos y consumidos en los bares, sobre todo en América del Norte y Australia (y con los que una vez estuvo a punto de ahogarse George W. Bush mientras veía un juego de fútbol americano). El nombre de Pretzel es una derivación de la palabra alemana Brezel que a su vez viene del latin “Bracellus” que significa  “pequeño brazo”, esto por la peculiar forma de este bocadillo que asemeja dos brazos cruzados (a nosotros nos parece más un moño o algo por el estilo, pero en fin). De hecho, en la época del Imperio Romano, monjes Benedictinos de Borgoña  los horneaban y daban a los niños como premio  llamándoles brachiola y decían que la figura del pretzel era de los brazos de un niño rezando, en fin, cada quien su historia.

Muy populares en Alemania, los Pretzels suaves de gran tamaño

Lo que si no ha variado mucho desde aquellos años es la manera de elaborar esta salada botana -aunque en los malls estadounidenses ya los venden hasta de chocolate y rellenos de crema pastelera, así son en ese país, a casi todo le ponen azúcar – usando sólo harina de trigo, levadura , leche y un poco de mantequilla. Una vez formados los listones o “brazos” que darán vida al pretzel, estos se remojan en una solución preparada con agua y bicarbonato de sodio para darle la textura ta particular de esta botana. Además, hay algunos lugares que a la receta le añaden un poco de cerveza, normalmente del tipo Ale, para darle un mejor sabor y textura al producto final.

Aunque los principales consumidores del mundo en materia de pretzels son los países europeos con gran influencia germana, además de los Estados Unidos y Canadá, este económico bocadillo cervecero poco a poco ha ido ganando adeptos en otras partes del mundo, incluido México, sobre todo después de la llegada de los Clubs de Precios  (Sam’s, Costco) en la década de los noventa, ya que en estas tiendas casi siempre encuentras bolsas de esta botana a muy bien precio y al tener un sabor seco y salado, se llevan bien con otro tipo de botanas, además de con la cerveza por supuesto, habrá que ir por unos y acompañarlos con algunas buenas cervezas mexicanas.

¡Salud!
The Beer Daily dudes

Comenzó el Oktoberfest 2012 rompiendo récords

En Alemania hay buenas señales, como esta que nos da la bienvenida al Oktoberfest de Munich

Tal parece que el mundo ama cada día más la cerveza, al menos así lo indican las cifras de la primer semana del Oktoberfest de este año en Munich, Alemania: más de 3.5 millones de personas han visitado el Munich Oktoberfest en su primer semana.

Este año el Oktoberfest, tradicional festival alemán de la cerveza que dura oficialmente 16 días -aunque mucho lo agarran como festival mensual-, pinta para que romperá los récords de asistencia, consumo y por supuesto negocio, ya que no sólo cerveza es lo que se está moviendo estos días, la gente que asiste también es gran consumidora de comida como la amplia variedad de salchichas, Sauerkraut y prétzels bávaros, además de comprar souvenirs y hasta trajes típicos alemanes que se ponen los visitantes para estar a tono con el festival… las cosas que la gente hace cuando trae ya algunas cervezas encima ¿no?.

Con estas rubias alemanas, ¿cómo no se va a llenar Munich? Hablamos de la cerveza, por supuesto.

Pero además de la obvia saturación del lugar donde se llava a cabo el Oktoberfest (en las afueras de Munich) el tráfico se torna denso en el centro de la ciudad y en sus sistemas de transporte público. Los miles de visitantes que llegan a celebrar a la cerveza, saturan el sistema de metro de Munich,  lo que lleva al gobierno de la ciudad-en conjunto con las firmas cerveceras- a contratar  guías turísticos temporales, los cuales son identificados por sus chalecos amarillos. Estos guías llevan a los sedientos parroquianos camino a alguna de las numerosas tiendas de la cerveza creadas expresamente para el festival, por las compañías cerveceras de Bavaria, ¡que chulada!.

No sólo de cerveza vive el hombre en Octubre, también de Weisswurst y Pretzels.

Tan sólo en su primer semana, el Oktoberfest 2012 ha tenido un incremento de más de 100,000 personas con respecto a la primer semana del Oktoberfest 2011, lo cual lleva a los organizadores a calcular que el total de visitantes este año será superior a los 6 millones de personas ¡vaya que la cerveza ha crecido en popularidad!
Pero no solo a ver llegan estos visitantes, los parroquianos del Oktoberfest han bebido al asombrosa cifra de 3 millones de litros de cerveza bávara hasta ahora, con una derrama económica muy buena;  En promedio, la jarra de un litro de cerveza bávara cuesta entre €9.60 euros ($ 12.30 USD) y €10 euros. De acuerdo con datos de los organizadores, cada visitante gasta en promedio unos €60 euros durante su estancia.

Este año el Oktoberfest ha tenido una creciente ola de visitantes de fuera de Alemania, contando con un gran flujo de turistas italianos y rusos, además de franceses, británicos chinos y estadounidenses, principalmente, aunque llega gente de casi todas las latitudes.

Si quieren darse una vuelta a Munich, aún tienen tiempo, el festival estará activo durante unas semanas más, nadamás recuerden llevarse bien llena su cartera, porque barato no es. ¿Cómo ven, se animan?

@thebeerdaily

¡Santa Cheve Alemana, Herr Batman!

Con motivo del  pasado Oktoberfest (sí, ya se que han pasado meses desde esa fecha, pero para en materia cervecera, nunca es tarde), me decidí hablar un poco sobre el país de la bandera roja, amarilla y negra que le ha dado al mundo grandes futbolistas como Beckenbauer y marcas de autos de excelencia como BMW, Mercedes Benz y Audi, además de Claudia Schiffer y otras tantas hermosuras germanas más.

Una antiquísima imagen de la abadía de Weihenstephan, situada en Baviera, cuna de la cultura cervecera alemana.

Y sí, es un estereotipo terrible que los alemanes son los mas grandes bebedores de cerveza (de hecho percápita no lo son, sino sus vecinos los Checos, acá pueden leer un poco de eso). Sin embargo, este país de 80 millones de personas lo hizo hasta hace unos años:  tiene más cervecerías establecidas que los EE.UU., esto por kilómetro cuadrado. También reclaman la creación de la más antigua fábrica de cerveza en la historia de la humanidad. Hablamos de una casa cervecera situada en Baviera, la abadía de Weihenstephan. Este lugar ha sido uno donde se ha elaborado  cerveza desde el año 1040. Si el dato es correcto, eso es cerca de 1000 años de producción continua de cerveza, suficiente tiempo como para perfeccionar este delicioso líquido, ¿no creen?.

Si bien no ha sido una casa religiosa en 200 años la cervecería se encuentra todavía en operación, lo cual me lleva a pensar que sí, en Alemania la cerveza es casi una religión, y por eso disfrutan sus cervezas como toda una experiencia religiosa. Habrá que darnos la vuelta a ese país del viejo continente.

Prost!

Jorge Ávila
The Beer Team

¡Vamos por unas frías! (¿O no tan frías?)

¡Aguzados con la enfriada!

En estos tiempos de calor y también en los de frío, ¿A quién no se le antoja una cerveza? Sobre todo para el calor, una heladita, a veces con limón y sal, otras con botana o hasta con un platillo bien elaborado. Cualquier día, en cualquier parte del planeta tierra, es el momento ideal para pedir una cerveza.

En muchos países, incluyéndonos, la cerveza se acostumbra bien helada, por eso en México les decimos Elodias o Heladias; ‘Unas Chelas bien Elodias’, diría mi padre, quien no toma cerveza por lo menos desde hace 19 años (cofcof contrario a su hijo favorito coooof).

Pero, ¿Qué tal en la antigua Alemania?; donde solía tomarse al tiempo, no tan caliente porque el clima suele ser… no tan caluroso en aquel país, la mayor parte del año. O en Inglaterra, ahora de moda por los Olímpicos, donde en varios pubs tradicionales aun se acostumbra beberla tibia, no tan fría pues, o por lo menos tomándose el tiempo ‘pa’ que se le quite lo frío edá’; vaya, mareándola, como decimos aquí.

Comprendo que las ciudades europeas son más frías que las texanas o el mismísimo Acapulco, pero ¿A quién se le antoja una cheve azorrillada? (Como diría mi compadre el Goyo).

Por lo regular una cerveza se disfruta fría, pero nadie podría decirle a Robert Smith o a Lukas Podolski que no se tomen la cerveza tibia… y ellos, o cualquier británico o alemán en este caso, nunca nos preguntarían ‘¿Bien muerta o al tiempo, chato?’, asumiendo sus propias costumbres; así como tal vez nosotros se las daríamos recién salidita de la hielera (suponiendo que esté llena de hielos), sin preguntar. Costumbres son costumbres así que cuidado, porque podrían tomarse una cerveza con ese saborcito raro, por no decir desagradable, si es que así suele tomarla nuestro acompañante.

Si nos remontamos a la historia de la cerveza, podríamos decir que eso de tomarla bien fría es una ‘modita’ de hace poco más de un siglo tal vez, pues el refrigerador se inventó mucho después que los barriles de cerveza.

Pero ¿Quién decide si se toma fría o al tiempo? La Altísima Sociedad de Cerveceros Internacionales, con sede en Fresnillo, Zacatecas… Bueno no, eso realmente no existe, pero sí un stadard en cuanto por el estilo de cada cerveza o el gusto de quien la beberá. Por ejemplo, generalizando un poco, sin tomar en cuenta tiempos de conservación o los variados estilos de cerveza que hay, la temperatura adecuada para una cerveza clara al momento de servirla sería entre los 4 y 8ºC, mientras que una cerveza obscura sería recomendable tomarla entre los 9 y 12ºC, osea no taaaaan fría.

Mientras que los refris en los depósitos dicen a veces -7ºC para cualquier cerveza que puedan contener, los de los supermercados dicen 2 ó 3.

En temperaturas muy altas o muy bajas, sería difícil poder probar una cerveza, una temperatura extrema las haría intomables. Sin embargo, algunos expertos dicen que una Pale Ale, como la deliciosa Minerva Pale Ale por ejemplo, sería excelente a una temperatura de más de 15 grados (más bien fresca), la mayoría de los mortales la preferimos fría y si el último traguito que queda en el vaso ya no está tan helado, como sea tratamos de disfrutarlo.

¿Entonces cuál es el secreto o la temperatura ideal? Tal vez nunca lo sabremos con exactitud, pero bien podríamos tantear las temperaturas mencionadas para ir descubriendo el verdadero sabor de nuestras cervezas o la frescura perfecta para nosotros mismos al momento de tomarla. Ahora sí que el gusto se rompe en géneros y yo las prefiero bien frías, aunque no tan muertotas porque luego me da hipo.

¡Salud!

 – Herr Playmo von Freuschland

@capitanudillos

¿Quiénes tomaron más cerveza en el 2010?

En esta ocasión les traemos otra infografía creada en TheBeerDaily.com, con los 9 países que más consumieron cerveza en 2010, per cápita. En este listado sobresalen países europeos, algunos de ello que quizás no se hubieran imaginado, y la razón es simple, muchos de éstos tienen una población mucho menor en comparación a países como Brasil, Estados Unidos, China o México, que normalmente aparecen en el top 10 de países consumidores de cerveza por volumen total. En fin, como sea nos da un buen indicador de que tanto les gusta la cerveza en esa parte del mundo…

¡Salud!
>>TBD Staff 

Los países europeos dominan en esta lista...habrá que ir a visitarlos. ¡Salud!